Newell's

Emigraron y se potenciaron

Tres jugadores que no pudieron destacarse en Newell's, en el proceso que arrancó la pasada Superliga y sigue sin despegar, hacen historia en Atlético Tucumán, próximo rival.

Sábado 01 de Septiembre de 2018

Si a algún desinformado, desprevenido, se le diera a adivinar cuál es el equipo que disputa Copa Libertadores y cuál sólo el torneo local, seguramente elegiría a Newell's en el primer caso y a Atlético Tucumán en el segundo. Pero la realidad es opuesta en muchos sentidos. Cuando el lunes se enfrenten en el Coloso (19, Fox Premium), serán los rojinegros los urgidos por el triunfo, necesitados de engrosar el promedio antes de que se vuelva amenazante, y el Decano el que muestre la chapa de cuartofinalista del torneo continental más importante, eso sí, con el promedio también haciéndole cosquillas. Y el dato más llamativo de este partido que aparece como bisagra para el status del ciclo que comanda Omar De Felippe es que hay tres jugadores del equipo tucumano que formaron parte del leproso que hace un año no puede despegar, que ahora hacen historia en el Decano.

El proceso de De Felippe arrancó el 12 de marzo con victoria en el parque Independencia, 2 a 0 frente a San Martín de San Juan por la 19ª fecha de la Superliga pasada. Suplantó a Juan Manuel Llop, que había traído las riendas desde el inicio de ese torneo hasta la fecha 15ª, cuando Newell's perdió en casa con Colón 1 a 0. Fabián Garfagnoli hizo el pasamanos en los tres partidos que dirigió sin suceso. En realidad, el equipo rojinegro, desde el Chocho hasta acá, con todos los problemas del club a cuestas, limitado económicamente, impedido de traer refuerzos de jerarquía, nunca dio un salto de calidad. Nunca pareció jugar distinto siquiera, hasta con esquemas tácticos similares.

La visión general del hincha leproso sobre el plantel que tiene Newell's hoy seguramente no diferirá demasiado al del torneo pasado. Ya traía en sus retinas las imágenes de un equipo con chispazos de protagonismo y pozos pronunciados, tendencia que no se debe haber modificado en este inicio de la Superliga, aún con los numerosas incorporaciones que realizó, de las cuales por supuesto se destaca por lejos la de Mauro Formica.

Pero más allá de esa impresión, que apunta solamente a los jugadores, por supuesto que no hay que descuidar la que le corresponde a los entrenadores. Para eso están, si no un equipo no los necesitaría. Y en la previa del compromiso del lunes, una simple comparación denota su incidencia o la asocia a ella. Es que hay tres futbolistas que formaron parte de ese Newell's vacilante de la última Superliga, que por cierto habrán cambiado muy poco en los últimos meses, que sin embargo alimentan el sueño de Atlético Tucumán de coronarse en la Copa Libertadores. ¡Ah! Además están invictos en el arranque del campeonato doméstico.

Es más, el zaguero Bruno Bianchi y el lateral José San Román fueron titulares en Medellín, en la histórica clasificación a cuartos ante Atlético Nacional del martes, mientras que terminó en cancha Nery Leyes, que también fue parte de este proceso leproso que no despegó, aunque se bajó del barco en enero y no fue dirigido por Omar De Felippe. Entre los once que desataron un loco festejo en Colombia estuvieron además Mauro Matos, Ricardo Noir y Luis Rodríguez, otros que pasaron por Newell's en los últimos tiempos sin mayor suceso.

Por supuesto los momentos de los clubes cuentan. Siempre es mejor llegar a uno que pelea por objetivos importantes que a otro como Newell's con tantas dificultades y desentendido de esas metas superadoras. Tampoco la presión no es la misma. Pero a veces un técnico aprovecha mejor a un jugador que otro. En este caso, ahora en este momento, Ricardo Zielinski les ha sacado más jugo sin dudas.

El fútbol es dinámico y las impresiones de hoy pueden darse vuelta mañana. En todo caso, el choque del lunes ofrecerá ese condimento desde dónde analizarlo también. Por supuesto que De Felippe tiene que estar preocupado en hacer funcionar colectivamente a los jugadores que tiene, sin importar los que se fueron. Su obligación es la misma que desde que llegó hace seis meses y el tiempo transcurrido sin lograr un equipo confiable, apuntala la idea que le juega en contra.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario