Ovación

El sueño mundial del Grupo Taekwondo Unido

La escuela GTU participará del torneo que se celebrará en julio en Inglaterra.

Miércoles 08 de Abril de 2015

Eduardo Brizuela tiene 49 años y además de ser instructor de taekwondo y padre de familia es colectivero. Se lo puede ver todos los días en el recorrido de la 126. Hugo Fiore, de 27, es profesor de educación física, mientras que Ezequiel Creciente tiene 26 y trabaja en un bar propiedad de su madre como mozo. Franco Bertedor acusa 24 y es empleado en el Ente de la Movilidad de Rosario, regulador del transporte urbano, y Adrián Martín, en tanto, es taxista.

Más allá de las distintas tareas que realizan, ellos tienen varias cosas en común, como que todos pertenecen al grupo GTU Rosario (Grupo Taekwondo Unido) y todos han sido fieles representantes en distintos torneos, tanto a nivel local como provincial y nacional. Sin embargo lo que más los acerca es el hecho de que buscan cumplir un sueño: participar del 2º Mundial abierto de taekwondo ITF que organiza la Unified, certamen que se celebrará el 10, 11 y 12 de julio, en Inglaterra. Vale aclarar, estos hombres no sólo representarán a su escuela y al club Nueva Era, entidad que los cobija en sus instalaciones, sino también a la ciudad ya que serán los únicos rosarinos en ese torneo. Brizuela, Fiore, Creciente y Bertedor van a competir, mientras que Adrián Martín viaja como maestro representante de la Unified en Rosario.

En formas, Brizuela competirá como 5º dan en senior, mientras que Creciente lo hará como 4º dan, Bertedor como 2º dan y Fiore como 5º dan, todos en adultos y siempre en la categoría de cinturones negros. En cuanto a parte de combate, los cuatro rosarinos entran en distintas categorías por cuestiones de peso. En la parte individual, físicamente cada uno se entrena por su lado. La parte técnica y deportiva está a cargo de Adrián Martín, y se realiza exclusivamente en el club Nueva Era.

En marzo del año pasado tuvieron la noticia de este Mundial y desde entonces se pusieron a trabajar para llegar de la mejor manera a la cita ecuménica. Al ser deportistas amateurs, lo hacen sin descargar en alguien el cuidado o la obligación que tienen en sus actividades particulares, ya sea la familia, los amigos o el trabajo.

En los dos torneos nacionales del 2014, en Rosario y en Corrientes, la escuela GTU presentó equipos de forma y combate, obteniendo el segundo y primer lugar respectivamente. En el certamen correntino, dicha escuela presentó un equipo de formas que culminó primero, por lo que su diagrama de equipo (con cinco integrantes) quedó seleccionado para ser una de las formas que represente a Argentina en el Mundial. "En dicho certamen los danes tienen tres tules (diagramas) para armar y el nuestro es uno de ellos", contó Hugo Fiore. "Cada uno de ellos tiene un cierto posicionamiento de los competidores y desfasajes, que son técnicas que se hacen a destiempo y luego continúan todos iguales", continuó el 5º dan Fiore.

Individualmente y para ganar tiempo, los primeros días de enero de este año comenzaron nuevamente a entrenarse. Y ahora que los tiempos empiezan a acortarse, además de entrenarse lunes, miércoles y viernes, viajan periódicamente a distintos puntos del país para practicar. Y al tratarse de un deporte amateur, los gastos los pagan los propios deportistas. En ese sentido, estos rosarinos hoy por hoy tienen la pelea más dura, que es conseguir auspiciantes para solventar los gastos que demandará el periplo. Mientras tanto, con toda las escuela apoyándolos, van a realizar tres cenas para recaudar fondos (ver aparte).

El compromiso es enorme, tan grande como el esfuerzo. Si para muestra sobra un botón, vale decir que con mucho esfuerzo ya compraron los pasajes "obviamente tarjeteando y en cuotas", como reveló Martín, pero aún les falta conseguir dinero para la estadía (que no es nada barata) y la inscripción al campeonato, un canon que ronda los 150 euros por cabeza. Sin embargo esta realidad a ellos no los asusta, al contrario, los estimula. Mientras tanto se preparan para dar lo mejor de sí y dejar bien parado el honor rosarino.

En primera persona

“Me levanto todos los días a las 4.20 de la mañana para irme a trabajar y a la tarde, después de dormir un rato la siesta, voy a dar clases y de ahí a entrenar. La verdad es que a veces se hace muy duro, pero esto es un sueño y en mi caso es como tocar el cielo con las manos”, dijo Brizuela revelando el sacrificio que hace para poder llegar al Mundial. Creciente cuenta que en su caso abre el bar a las 6 de la mañana. “Le doy casi 12 horas, salgo de ahí y me voy a entrenar... tenés que ser muy disciplinado. Si no lo tomás así, no llegás”. Bertedor, a su turno, destacó que por la tarea que realiza “trabajo los fines de semana y feriados, y durante la semana doy clases de taekwondo. Para mí este deporte es todo, es un estilo de vida”. Finalmente Fiore reseñó que “poder disputar un Mundial es algo que no se da todos los días. Sabemos que no será fácil y nos estamos preparando a conciencia para llegar de la mejor manera posible en lo deportivo. En cuanto a lo económico también sabemos que llegar es difícil y hacemos un sacrifico muy grande, a tal punto que cuando tenemos que gastar un manguito lo pensamos dos o tres veces”.

La primera de las tres cenas para juntar fondos

Los chicos buscan sponsors, pero mientras estos llegan están programando una serie de cenas para recaudar fondos. La primera se realizará el próximo 18 de abril en el club Nueva Era (Pasaje Pettinari 6640). Los interesados en comprar las tarjetas deberán comunicarse al 3416840539 ó 3413139615.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario