Newell's

Dos caras antagónicas en juego y efectividad

En lo que va de la era De Felippe, Newell's mostró dos versiones opuestas. En el Coloso fue agresivo y ganó casi todo lo que jugó. Pero de visitante se acostumbró a perder. El desafío del DT es encontrar una identidad estable.

Miércoles 15 de Agosto de 2018

Omar De Felippe tiene un enorme desafío por delante para este semestre futbolístico que recién arranca. Y cuyas señales positivas no pueden demorarse en el tiempo. Newell's necesita cuanto antes convertirse en un equipo que tenga un andar regular y confiable en el juego y los resultados. Más allá de que está claro que todo plantel puede perder partidos, lo que los rojinegros deben cortar de cuajo son los marcados desniveles en el rendimiento individual y colectivo que reflejan entre partidos consecutivos. La Lepra en los diez cotejos de la era De Felippe en la Superliga jamás pudo abrochar dos victorias al hilo, un dato que atenta considerablemente con las posibilidades de un equipo de ser protagonista de un certamen. Esto también evidencia las dos caras marcadas que tiene la formación del Parque, que se hace fuerte en el Coloso y es una sombra de visitante. Por eso Newell's necesita encontrar una fisonomía de juego y sostenerla en el tiempo. Caso contrario seguirá siendo un equipo que encadenará sucesivamente sonrisas y decepciones.

Números que contrastan

Es obvio que el más preocupado por la disparidad notable en el rendimiento y productividad del equipo leproso, entre lo que sucede en el suelo ajeno y el propio, es Omar De Felippe. El ciclo del DT lleva disputados 12 partidos entre Superliga y Sudamericana y la diferencia en el juego y el resultado actuando en el Coloso o afuera es abismal. En el parque Independencia, Newell's jugó 6 encuentros: ganó cinco y perdió apenas uno, justamente ante Independiente en el torneo pasado, con un gol de Gastón Silva. El equipo de Ariel Holan ahora lo visitará el viernes por la segunda fecha de la actual temporada. Es el único rival que pudo vulnerar a los de don Omar en su casa.

Y de visitante los números son diametralmente opuestos. La foja de servicios es flojísima. De los 6 partidos que fue a la cancha del rival en la era De Felippe, Newell's perdió en cinco ocasiones y apenas rescató un punto en la visita a Atlético de Tucumán, adversario que tendrá en los octavos de final de la actual Copa Argentina.

Pero más allá de cómo fue el resultado final de cada uno de los partidos, lo que Newell's necesita es encontrar una identidad de juego estable que no se ate al escenario en el que le toque jugar. Porque si bien la efectividad en la cosecha total de puntos es aceptable en la actual gestión (crece porque ganó las dos llaves de Copa Argentina en terreno neutral), en el análisis táctico del equipo aún no se avizora un perfil de funcionamiento consolidado que lo ubique entre los equipos "confiables y aceitados" del fútbol argentino. Y tampoco arrancó bien la actual Superliga, en la que cayó 2 a 0 en la reciente visita a Vélez.

Sin el once de memoria

Por ello se puede decir sin exagerar que los jugadores más regulares de la gestión de De Felippe son el arquero Nelson Ibáñez y el portugués Luis Leal. En el segundo lote estarían con luces y sombras Hernán Bernardello y Héctor Fértoli, ya que el resto fue demasiado irregular. Esto también refleja que Newell's aún no tiene un once titular que salga de memoria ni un esquema táctico inalterable.

De local Newell's presiona alto, busca manejar la pelota y suele imponerse en las pelotas divididas. Pero afuera se repliega demasiado, entrega el control del balón al rival y la sensación es que ante la primera adversidad ya no tiene respuestas.

Tal vez la vuelta de Mauro Formica puede empezar a acomodar las piezas, si es que el Gato logra hacerse el eje futbolístico del equipo. Por ello, Newell's debe sostener afuera la agresividad que presenta de local. Porque perder siempre de visitante lo obliga a ganar todo en casa para mantener la línea de flotación. Y esta mochila la tendrá el viernes cuando reciba a los rojos. Es el precio de ser un equipo con dos caras.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario