Newell's

De Felippe: "Hay cuestiones psicológicas que tienen mucho que ver con el equipo"

El técnico dijo que está en un proceso de "convencer a los jugadores" para que su rendimiento mejore, y aclaró que a partir de la respuesta de los futbolistas dirá si sigue o no.

Martes 16 de Octubre de 2018

Los resultados en la Superliga marcan que están atravesando un período crítico, ¿creyó que iba a ser tan difícil esta segunda parte de la temporada?

Pensaba que íbamos a estar mejor, porque cuando uno arranca cree que los malos momentos van a pasar rápido, que el jugador no perdería la confianza y que lograr resultados positivos no sería tan difícil. Sabíamos que el fixture nos podía traer algunas complicaciones, que son las que estamos viendo. Estamos en un proceso de convencer más a los jugadores de que pueden, hoy no somos un equipo regular como me gustaría, tenemos momentos en los que el equipo es vulnerable y en esa vulnerabilidad es cuando nos convierten, recién ahí nos damos cuenta de que podemos buscar el partido y dar más.

¿Por qué?

Hay cuestiones psicológicas que tienen mucho que ver con el equipo. Desde que estamos nos convierten rápido o el rival tiene situaciones de goles de manera muy rápida, caso el partido con Lanús, cuando tuvimos 10' o 15' que no nos plantamos bien y ellos tuvieron cuatro opciones de gol con las que podrían haber definido el partido (las evitó Alan Aguerre con sus atajadas), lo que pasó también en otros cotejos. Pareciera que el rival nos conociera, nos aprietan, nos convierten y después esperan, recién ahí el equipo sale a jugar el partido. Son cuestiones psicológicas que estamos analizando con los chicos y los psicólogos, tratando de solucionar esto que es determinante para los resultados de cada partido.

Entonces si tienen que intervenir psicólogos, el mal momento del equipo no es meramente futbolístico.

Ya creo que no. Somos un equipo que hace mucho tiempo, creo que desde que estoy, casi siempre nos convirtieron, excepto algunos partidos (este torneo sólo con Belgrano y Lanús, y el anterior con Defensa y San Martín), y veo que nos cuesta dar vuelta un resultado. No hice el análisis de lo que pasaba antes pero entiendo que sucedía también (el 3-1 a River en el Monumental llegó también tras una larga racha negativa, sobre todo de visitante). Esto no se cambia de hoy para mañana y hoy ya jugaron todos, porque sacamos a Juan y ponemos a Pedro o a José y es lo mismo, a los inconvenientes los seguimos teniendo.

Debe lograr que crean más en ellos, que salgan decididos a que el rival no los golpee primero para reaccionar

Tal cual, cuando uno habla de tener un grupo convencido tiene que ver con eso. Decir vos hoy no me pasás y no me pasás. Después a la forma de jugar, a la idea sobre lo que estés convencido tenés que imponerla y es en lo que estamos trabajando.

Se nota cuando un suplente entra y marca la diferencia y después juega de titular y no rinde de la misma forma.

Eso me está diciendo algo. Es una cuestión psicológica del porqué un entrenador te da la camiseta o no. Es algo que ya empezamos a atacar. Quizás tenga que ver con el exceso de responsabilidad, son cosas que tienen que ver con lo psicológico, además de lo físico, lo técnico y lo táctico, es todo uno en el jugador.

Lo extraño es que también les pasa a los jugadores de mayor experiencia.

Sí, llama la atención la irregularidad en ciertos jugadores. Un entrenador se apoya en los jugadores grandes porque son los que tienen más batallas, conocen el club, saben cómo se piensa en la ciudad, y ellos son los que pueden darles más tranquilidad a los más chicos, pero hoy estamos en un proceso en el que ellos tampoco están bien.

Esto tiene algún límite?

El día a día marca el límite, con los resultados y el funcionamiento. Todos los días les decimos a los 34 jugadores (4 arqueros, un lesionado que es Grimi y 29 jugadores de campo) que se preparen porque les va a tocar jugar. La idea es generar el espacio y el momento para que el jugador al que le toque ingrese con confianza. No hay que generar la desconfianza de cuando uno juega mal sale y entra otro y así... porque si la generamos no va a rendir nadie. Nosotros les damos partidos, después se evalúa y se toman las decisiones que corresponden.

También es cierto que Newell's no tiene un plantel de gran calidad y cantidad para pelear más arriba, ni siquiera un 5º puesto, sino mitad de tabla.

Creo que a la realidad la conocemos todos y es bueno darse cuenta de dónde estás parado. Si alguien pensaba que estaríamos para pelear el torneo yo ya no estaría acá, está claro. Y esto viene de arrastre

Por eso el promedio bajo.

Claro, hay que ver la realidad en la que uno está trabajando y desde ahí empezar a sumar pequeñas cosas, el funcionamiento, la confianza de los jugadores para encontrar un equipo sólido.

Dentro de este pobre momento futbolístico algunas de las quejas es por qué no rompe algunos de los esquemas, ya sea el doble cinco, la línea de cuatro o pone más delanteros. ¿Es porque está convencido de que el 4-2-3-1 de hoy es el mejor sistema que puede presentar o porque no se atreve a cambiar?

Hoy no lo rompemos, pero estamos trabajando durante todas las semanas en distintas variantes.

Pero el hincha leproso hoy se preocupa porque se viene el clásico por Copa Argentina y el equipo no cambia. Insisto, por ejemplo, en no romper el doble cinco.

Siempre aparece en mi cabeza romper eso. Mis equipos (en otros clubes) en algunos partidos han jugado con un solo 5, con dos interiores, con línea de tres..., estamos viendo. Hoy no, no sé lo que viene. Y digo hoy lunes, el sábado (frente a Tigre, a las 20 en el Coloso) veremos. Nosotros practicamos siempre otros esquemas, muchísimas semanas ensayamos con línea de tres, no es que se me va a ocurrir jugar así de un día para otro. Ese, como otras cuestiones tácticas, es un proceso que se viene preparando y en algún momento seguramente lo haremos. Quizás hoy sea el momento. Hasta ahora no pasó porque cuando practicamos con línea de tres no me gustó lo que vi, pero cuando lo crea conveniente o necesario lo haremos.

Parecería arriesgado jugar con tres atrás porque de centrales sólo tiene a Fontanini, al juvenil Callegari y al paraguayo Paredes.

Paredes vino para jugar de zaguero central, se lesionó y tiene que volver a agarrar esa forma del fútbol argentino que es distinta; Callegari empezó con muchas dudas y mejoró mucho; Grimi también vino para cumplir esa función y sufrió una lesión de menisco de la que recién lo operaron; Sills también jugó ahí; Luque aunque jugó de lateral es central y lo tenemos en cuenta, también está el pibe Freytes, que tiene buena altura, en reserva y lo tenemos en cuenta pese a que no deja de ser un chico que debe cumplir un proceso para que pueda rendir y no ponerlo cuando las cosas no están bien.

Entonces, ¿cuesta poner chicos en primera?

Hay que entender que muchas veces cuando uno habla de chicos se refiere a los que tienen dos o tres años con el plantel de primera y ya tienen que estar preparados para jugar. Les manifestamos que deben estar preparados para jugar. Newell's siempre se nutrió de las inferiores, pero cuesta hacer la transición, es lo más complicado. Para hacerla es necesario que los jugadores de experiencia estén bien para que los juveniles no asuman una mayor responsabilidad. Igual, todo tiene que ver con la personalidad y todos van a tener la oportunidad. El que esté bien de la cabeza irá para adentro.

Nadalín y Ferroni perdieron su lugar por la llegada de los experimentados Piris y Bíttolo.

No lo perdieron, es parte de un proceso. Nadalín sufrió una lesión importante que lo dejó afuera tres semanas y le costó recuperarse. Mientras que Bíttolo hoy le ganó el lugar a Ferroni, pero Leo es un tipo que entrena al 200 por ciento y está preparado para jugar, más allá de que lo haga bien o mal. Tiene una de las mejores cabezas del plantel, nunca lo dejé de tener en cuenta.

¿Pueden llegar a jugar juntos?, porque Bíttolo se mueve muy bien más arriba.

Sí, y ya lo hicieron por Copa Argentina ante Defensores Unidos. Bíttolo está más acostumbrado a jugar con línea de tres y también pueden jugar juntos porque también se mueve bien como interior.

Un nombre que sorprende por sus altibajos es el de Héctor Fértoli, el jugador más "vendible", sorprende cuando no aparece como titular.

Es que yo busco jugadores que jueguen de la mejor forma, de que ganemos y a veces no lo veo bien. A partir de ello, si el equipo juega mejor y gana, Newell's podrá tener a muchos jugadores vendibles. Si esperamos que sólo él juegue bien y el equipo no gana, Ñuls lo va a regalar y no a vender. Mi misión es hacer que el equipo funcione y que Fértoli le dé el salto de calidad. Lo mismo que Torres, que Cabrera y que un montón de chicos que individualmente son buenos jugadores pero si no armamos un buen equipo lo venderán por necesidad y por dos pesos. Nadie debe pensar que tiene que jugar porque lo tienen que vender.

Otro que perdió terreno es Braian Rivero.

Justamente le expliqué el otro día que siempre tuve en mis equipos un jugador como él y todos fueron titulares. El tiene unas condiciones impresionantes, por eso le dije "decime por qué no te pongo", no puedo entenderlo, porque me gusta como jugador, como me pasó con Rolle en Olimpo, Caneo en Quilmes, Montenegro e Insúa en Independiente, tipos que da gusto verlos jugar y no pueden faltar. Estamos buscando generarle el espacio porque sabemos que puede ser importante.

¿Y apostar por más delanteros?

Es que con Torres y Fértoli pegados a las líneas y en el área uno solo (Leal o Cabrera) no tenemos presencia en el área rival. De los de afuera, uno tiene que ser el segundo delantero, y probamos pero no sale. Pasa lo mismo con Amoroso. Además, cuando tocás acá y quedás mal allá aparecen un montón de cuestiones que tienen que ver con lo táctico que hay que tener en cuenta.

Figueroa y Formica también tienen altibajos pronunciados de un partido a otro.

Ya nombraste a casi todos los grandes y es cierto que no están en su nivel. Leal con la lesión, Fontanini, Bernardello, Figueroa y Formica, cinco tipos que deben ser la columna del equipo y hoy no les toca andar bien. Cuando empiecen a andar y a tener la confianza que buscamos, el equipo va a cambiar a un buen funcionamiento y con ello llegarán los buenos resultados.

Un resultado positivo fue la clasificación a 4º de final de la Copa Argentina, de no haberla conseguido, ¿hoy estarías acá?

Obviamente, no lo sé. Veo mucho respeto de la gente de Newell's. Claro que están los que entienden y los que no y putean. Pero en la calle me muestran apoyo y respeto. Y en cuanto a las críticas de ustedes, los periodistas, no leo nada, porque ganás dos partidos y sos el mejor del mundo y cuando perdés dos sos el peor.

Entonces criticamos sin problemas, total no se enojará.

No pasa nada, mientras sean opiniones futbolísticas está todo bien. Yo me apoyo en el laburo del día a día, en que el jugador trate de mejorar y entender lo que se pretende. Es difícil estar en un club grande como Newell's. Y no es que tomo decisiones por lo que pueda pasar sino por lo que veo.

Seguramente el tema de la continuidad volverá a escena con el clásico, todo marca que el DT que quede eliminado dejará el equipo.

Si debe ser, así será. Un colega, no importa el nombre y no quiero que lo digas, una vez perdió el clásico y dijo que no importaba si después salía campeón y lo defenestraron, lo insultaron tras el clásico de arriba a abajo. Y después fue campeón. Sabemos dónde estamos, cómo es el medio y en este fútbol todo es posible. No me asusta nada, a la realidad la vemos, me enfoco en el trabajo y no en hacerme problemas porque si gano me quedo y si pierdo me echan. Vengo y laburo, trato de convencer a los jugadores, tomo decisiones y el sábado se verá. Por ejemplo, me hablás del clásico y hay que ver si yo decido llegar al clásico si no veo respuestas del plantel, como ya lo dije en otro momento. Si busqué y no encontré, no me quedo a cobrar el sueldo y pasar el tiempo, eso no me interesa. Yo vine a lograr cosas importantes, a estabilizar al equipo, que se olvide del promedio del descenso y entrar entre los 10 para poder clasificar a una copa. Si no lo logro no hace falta que la gente me putee o me echen, yo solo voy a tomar la decisión. Tiene que ver con algo personal.

No asuste al hincha.

Noooo, no soy de irme así nomás. No me enfoco en una puteada de afuera sino en mis jugadores y en encontrar la vuelta para los buenos rendimientos y los resultados. Tengo claro que estoy en Newell's, que es un grande de gran historia y debo pensar en al menos igualar a los que estuvieron en los mejores momentos.

Igual, por más que es lo más importante para el hincha, hoy no se sabe cuándo se juega.

Exacto, capaz que pasan estos tres partidos que ya están programados y son 9 puntos que todos saben lo que sirven hoy esos puntos, son necesarios como el agua. Por eso pienso en lo programado, Tigre, Estudiantes y Argentinos Juniors, antes no lo van a poner.

¿Seguro?

Espero que no. A no ser que cambien con Estudiantes. Si lo hacen, después de Tigre pensaré en el clásico. No creo que le haga falta a un jugador o a un técnico enfocarse en ese partido.

Entonces, no lo complica la fecha que se disponga, no necesita un tiempo de preparación extra para el gran partido de la ciudad.

Para nada. Si me toca, me preparo en 24 horas. Es cierto que es distinto a todo, y sobre todo por cómo se vive en Rosario, pero ni yo ni el jugador necesitamos nada especial. Eso sí, de nuestra parte sólo tratamos de que el futbolista no lo juegue antes (señala la cabeza) porque si no llega muerto al partido. Cuando esté la fecha apuntaremos a ese encuentro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario