Ovación

Central igualó 1 a 1 con River en un partido vibrante y con emociones en los dos arcos

Dicen que la última imagen es la que guarda la retina para resumir lo vivido. Claro que esto sería muy cruel para calificar la actuación de Rosario Central en el empate 1 a 1 que atesoró anoche en el Monumental.

Domingo 27 de Noviembre de 2011

Dicen que la última imagen es la que guarda la retina para resumir lo vivido. Claro que esto sería muy cruel para calificar la actuación de Rosario Central en el empate 1 a 1 que atesoró anoche en el Monumental. Porque en el suspiro final Andrés Ríos metió el pie ante el cierre imperfecto de Talamonti y la salida a mitad de camino de Jorge Broun. Así la pelota se fue rumbo al arco, pero los ojos de la multitud canalla en la popular alta hicieron fuerza para que el tiro se abra y rebote en el palo, evitando lo que hubiese sido la victoria millonaria. Antes hubo un partidazo desde lo emotivo y las llegadas, con varios momentos favorables a los auriazules, que hasta no estuvieron lejos de quedarse con todo si defendían mejor el golazo de Gonzalo Castillejos. Pero igualó Cavenaghi y la banda sobre el final casi se queda con todo. Central se llevó un punto que más que por el valor que tiene en la tabla, sirve para ratificar que el equipo de Pizzi va por el camino correcto. Porque jugó con autoridad y estuvo a la altura de las circunstancias.

El encuentro no tuvo alto vuelo futbolístico, ni un juego depurado, pero hubo mucho vértigo, adrenalina y el gol rondó los dos arcos. Las más claras las tuvieron los delanteros, de uno y otro equipo. La pelota circuló casi sin filtro por el círculo central y fueron los artilleros Castillejos y Cavenaghi los que decoraron el resultado.

En el primer tiempo el Chori Domínguez le dio desde afuera del área y Broun tuvo reflejos de gato para manotear y enviar la pelota al córner. Central se agrupaba e intentaba salir rápido. La más clara canalla fue el centro de Delgado y la aparición en soledad de Castillejos para amortiguar la pelota y enderezarla hacia el arco, con un tiro alto que dio en el travesaño.

Pared de lujo entre Cavenaghi y Domínguez y volea del Torito bien contenida en dos tiempos por Broun, cuyo único error hasta ese momento había sido tratar de evitar un lateral y arriesgar en exceso ante el Chori.

El arranque del complemento fue a pedir de Central. Despegó Carrizo hecho un demonio hacia adelante, llegó al área, remató cruzado, el arquero Chichizola tapó pero dio rebote, Rivero controló y metió un pase maradoniano para que Castillejos siga demostrando que sus goles no son una mera racha y ya se está graduando como artillero.

Central intentó tenerla, pero River estaba herido y fue para adelante. Pizzi buscó armar el doble cinco con Mozzo y el ingreso de Alderete, pero la apuesta salió a medias. El Chori estuvo otra vez iluminado y la metió para Cavenaghi, que esta vez la picó perfecta ante el achique de Broun para el empate.

River quería más y el canalla ya había hecho el gasto. Por eso se terminó jugando cerca de Broun, quien justamente en la última jugada no llegó a tiempo a cortar un pelotazo largo y Ríos, apareado con Talamonti, pellizcó la pelota, que se fue hacia el arco y dio en el palo.

Central se llevó un punto que termina siendo importante desde lo numérico y lo anímico para seguir en el tren de la ilusión por el ascenso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario