Ovación

Atalaya derrotó al líder en el Ornati

Mantuvo su invicto en casa con una enorme victoria ante Central Olímpico de Ceres, el puntero de la División Santa Fe.

Domingo 18 de Febrero de 2018

Alcanza con recorrer algunos metros para que se eleve la temperatura. El Ornati cultivó calor durante la jornada del sábado y al momento del duelo entre Atalaya y el líder Central de Ceres estaba en estado de ebullición. Y el partido lo volvería un infierno.

En el rectángulo no hubo ni atisbos de cuidar energías, porque entre las caídas por los resbalones y las pérdidas reiteradas, la única forma de llegar al gol que encontraban los equipos era sacar la contra en superioridad numérica. Y para lograr eso, hay que correr.

En el vértigo fue Atalaya el que sacó ventaja, con Maximiliano Yanson activo en el goleo de larga distancia y Jordi Godoy rompiendo con sus penetraciones. Central, dirigido por el rosarino Enrique Lancellotti, encontró algo de aire con los triples de González, pero recién pudo tener más juego con el ingreso de Franco Benítez, potente y atlético cerca del cesto.

Pero el duelo se emparejaría recién cuando la visita recurrió a una defensa zonal 2-3 que nubló el ataque local. Hubo pérdidas por mover muy lento la bola, otras por apurarse y muchas por querer dar pases ambiciosos que nunca llegaron a destino. Y de cada error del Azul llegó una respuesta con gol de los de Ceres, que pudo pasar al frente por primera vez en el juego.

Obvio, los minutos se acumularon y con ellos las faltas, las protestas, la humedad en el piso (interminable tarea para los pibes héroes que debieron secarlo) y el calor. Si hasta sudaba la pelota, que debió ser reemplazada varias veces.

Tras la charla larga con su DT en el entretiempo, Atalaya salió con la fórmula para superar la zona, ajustó la visión y minimizó el riesgo de error en los pases, apostó a la paciencia y se apoyó en la puntería externa de un Maxi Yanson que cada vez más luce como un alero de proyección nacional si mantiene su evolución. Central debió dar más espacios y Suárez se los hizo pagar con su velocidad y el juego en parejas con Federico Pérez.

Ojo, la visita siempre se mantuvo en juego y Atalaya nunca pudo quebrar el partido de manera definitiva, aunque sí tuvo chances. De la mano de Benítez y Vittar se arrimó una y otra vez, pero fue perdiendo la compostura ante cada fallo adverso. El partido se terminó de caldear (como si faltara calor) desde la impotencia visitante cuando Jordi Godoy amplió la ventaja a puro triple y ahí sí el público local (mucha gente en el Ornati) pudo festejar a pleno mantener el invicto en casa con el 100 a 81 final, superar al puntero y volver a estar en carrera en los primeros puestos de la División Santa Fe del Torneo Federal, con la chance de amplificar la mística de su localía la semana próxima ante Santa Paula de Gálvez. Clima no le va a faltar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario