Opinión

Viajeros del Tiempo

Rosario 1905/1910. Alarmante mortalidad infantil. El Rosario sigue sosteniendo una alarmante mortalidad infantil de los niños de seis meses a dos años.

Miércoles 09 de Enero de 2008

Alarmante mortalidad infantil. El Rosario sigue sosteniendo una alarmante mortalidad infantil de los niños de seis meses a dos años. Para conocer más del tema consultamos a un conocido facultativo local, quien nos dijo que “la estadística de mortalidad infantil que se conoce es exacta, pero el 95 % de esas defunciones provienen de la ignorancia y superstición de las madres. Las madres pobres no consultan a los médicos y están imbuídas de miles de prejuicios heredados de sus padres y abuelos. Oyen decir que tal cosa es buena y la aplican a los niños, los que no tardan en perder la vida. Sé de madres que han llegado a dar sopas de ajo a criaturas de seis meses porque les habían dicho que era buena para ensanchar el pecho y acelerar el desarrollo. Por otro lado, las madres pudientes caen en otra serie de errores, más culpables porque provienen de su inmoderado afán de exhibicionismo: dan sus criaturas a la crianza mercenaria, limitándose se afección de madre a tomarlas bien vestiditas y mostrarlas orgullosas. Atienden a cuidar sus físicos para contornear las morbideces y remarcar las líneas regulares, no obstante que teniendo buena y abundante leche podrían con poco trabajo cumplir con sus deberes de madres. De aquí proviene que las amas de leche, que desempeñan tan sólo una función animal, sin dar el cariño que necesita el pequeñuelo tanto como el alimento, originan males graves a los niños. En realidad, la solución se reduce a que las madres hasta los seis meses no den otro alimento al niño que el pecho; hasta los tres meses debe darse cada dos horas de día y cada cuatro de noche, y después de tres meses, cada tres horas de día y seis de noche. Después de los seis meses, la madre, que siempre debe atender a los consejos médicos, puede ayudarse (sin despechar al niño) con leche de vaca, en mamaderas, alternando una toma de pecho con otra de leche”. (1906)
gzinni@lacapital.com.ar
bienvenidosviajerosdeltiempo.blogspot.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario