Opinión

Una mañana fría, soleada y colorida frente al Concejo

Mañana fría y desangelada en la ciudad. Pandemia, crisis económica, incertidumbre.

Domingo 28 de Junio de 2020

Mañana fría y desangelada en la ciudad. Pandemia, crisis económica, incertidumbre. Así y todo, muy temprano, acaso demasiado para algunos que pegaron el faltazo, los concejales cumplieron el rito de pintar la senda peatonal que conduce al Palacio Vasallo por 1º de Mayo con los colores que identifican a la comunidad LGBTIQ+. Invitaba Fernanda Gigliani, aunque no fue la primera en llegar. Esa medalla la lució la presidenta del cuerpo, María Eugenia Schmuck, que llegó al alba, emponchada como para un “happy hour” en la Base Marambio y acompañada por su peor es nada, Franco Bartolacci, a la sazón el rector de la UNR. Para evitar las aglomeraciones, algo expresamente desaconsejado por la amenaza del Covid-19, se pintó por turnos y con gran entusiasmo. Pero es sabido que a veces el empeño no suple el talento o, como en este caso, la experiencia. Pintar no es para improvisados: por muchas ganas que se le ponga para hacerlo bien, como Dios manda, hay que conocer la técnica y, lo más importante, tener el pulso firme. Quedó claro al final de la jornada cuando personal especializado de la Municipalidad tuvo que corregir el desaguisado que algunos de los ediles habían hecho pincel en mano. Es que algunos políticos tiene más experiencia vendiendo café y pastelitos en el hall de la facultad que haciendo pintadas de madrugada en los murallones de Las Flores. Y ni que hablar de los muchachos de la nueva generación, a quienes si los sacan del Zoom o del móvil del canal no saben para adónde agarrar. Igual, la iniciativa y el esfuerzo es valorable (aunque a algunos les costó el horario y ni aparecieron) y la senda peatonal quedó pipí cucú.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario