Series

Crítica de la serie de Netflix "Atlanta": Humor negro

Creada por Donald Glover, la serie "Atlanta", que acaba de sumar Netflix a su catálogo, explora con una mirada impiadosa los bajos fondos de una de las grandes ciudades de Estados Unidos, expone sus diferencias raciales y lo hace en clave de comedia.

Viernes 29 de Junio de 2018

"Atlanta" rompe el molde. No es el típico producto de "algoritmo" de Netflix, tampoco una ganga, un título que tuvo éxito aquí o allá y que después de que lo vio todo el mundo lo comprás por monedas y lo que de está bien. Nada que ver. Es una serie de culto, hecha a imagen y semejanza de uno de esos artistas que muy de tanto en tanto irrumpen en la industria y, sin resignar ni un poquito su libertad creativa triunfan. Una de esas raras avis que logran con un producto de calidad sumar rating y dólares.
Trailer serie Atlanta

Se llama Donald Glover o Ghildish Gambino y desborda talento. Fue contratado para hacer una comedia inspirada en la escena del rap de Estados Unidos y creó una historia de época que retrata, como pocas veces pasa en la televisión, las grandes diferencias sociales del gran país del norte y que están a años luz de las fantasías de princesas y caballeros a los que acostumbraron al mundo Disney, Coca-Cola, CNN, Apple y tantas otras grandes factorías de la mentira que arrasan el mundo moderno.
atlanta02.jpg

De qué se trata:
Para retratar la vida de la población de color en las grandes ciudades de Estados Unidos, "Atlanta" sigue las desventuras de Earn, un joven desempleado que tiene una hija con Van y está empeñado en ser el representante de su primo Alfred, un delincuente de poca monta que se hace conocido en el ambiente del rap con el apodo de Paper Boi, y que tiene un ladero inseparable, Darius, que no queda claro si es un profeta o simplemente un desquiciado. Sus historias trazan un retrato social descarnado de la sociedad de consumo actual.
atlanta03.jpg

Por qué hay que verla: La pintura de época que esboza Donald Glover, creador, guionista y protagonista de la serie, es impiadosa. Muestra las cosas tal como son y eso, en un mundo en el que la televisión, los comerciales y, sobre todo, las redes sociales nos acostumbraron a ver gente linda, sonriente, ganadora, lo que se ve es doloroso. Lo extraordinario es que, como la narración se propone en clave de "comedia", la crueldad de las desgracias que a las que son sometidos los protagonistas aparece atenuada, digerible, y hasta, una que otra vez, arranca una carcajada.
atlanta04.jpg

Historia de fondo: A primera vista las tribulaciones de estos cuatro jóvenes negro que luchan por sobrevivir en los suburbios de una de las ciudades estadounidenses donde las diferencias raciales son más profundas, pueden parecer lejanas, extraña, sin punto de contacto con nuestra realidad. Pero no es así. Si se cambia la música de rap por la cumbia, los barrio bajos de Atlanta por la Matanza o Las Flores y la cadena de televisión Black American Network (BAN) por TN las coincidencias saltan a la vista. Las penurias de los pobres son las mismas acá y allá.
atlanta05.jpg

Para que sepas: El cerebro detrás de "Atlanta" es Donald Glover o Ghildish Gambino, como más les guste, porque son la misma persona, sí, cuesta entenderlo estando afuera del mundo del rap, pero que un mismo artista tenga más de un nombre es de lo más común. Fue la mismísima Tilda Fay quién le dio el primer empujón a su carrera al contratarlo para que escribiera varios episodios de la sitcom "30 Rock", pero fue su exitosa carrera musical la que le valió el contrato con la cadena FX para que realizara una comedia televisiva con absoluta libertad creativa, así nació "Atlanta".
Video This is America

La verdad desnuda: Glover es un artista revulsivo, inquieto, imposible de encasillar, hace lo que le viene en ganas cuando le viene en ganas y eso es lo que lo hace único, irrepetible. Su última creación, el video de "This is America", que fue dirigido por Hiro Murai su socio en "Atlanta", sacudió las redes sociales como un tsunami imparable. Crítica social, arte urbano, música de la calle, es todo eso y más, su estética, despojada y salvaje, lleva al límite del gore los contrastes de la actualidad que acorrala a los unos y a los otros empujándolos al abismo.
atlanta06.jpg

Entrelíneas: Como un spin off de "Atlanta", la compleja coreografía de "This is America" juega en dos planos -al frente lo que muestran las pantallas, atrás la cruda verdad- la construcción de la realidad que hacen los medios y la realidad misma, que no son lo mismo. Earn y su novia, Van, y sus amigos, Paper Boi y Darius viven en el mundo real, empeñan el celular para pagar la renta, venden droga, andan armados, sueñan con el éxito y con engañar al sistema. ¡Qué ingenuos! Caminan por la cornisa y se caen y se vuelven a levantar y, aunque la muerte les pisa los talones, nunca dejan de ser buena gente.
atlanta08.jpg

Lo que importa: Netflix estrenó la primera temporada de "Atlanta", diez capítulos de media hora cada uno, irresistiblemente"maratoneables". Se convirtió en una serie de culto, por el carisma y el talento de Donald Glover pero también porque la crítica la convirtió en su hija mimada. Ganó dos premios Golden Globe y cuatro Emmys, el Oscar de la televisión norteamericana. La segunda entrega se estrenó en marzo en Estados Unidos y en junio se firmó el contrato para una tercera. No hay dudas que el éxito artístico viene acompañado del éxito de público. La industria televisiva no regala nada. Nadie lo sabe mejor que los chicos de Atlanta.
atlanta07.png

Alerta spoilers: Earn tiene una hija, no tiene trabajo y, para colmo, es negro. Hace lo que puede para sobrevivir, y aunque la tentación es grande, evita el camino del crimen, que en su barrio es cosa de todos los días. Su situación es desesperada, lo sabe y lo dice claramente cuando Derius usa el dinero que sacó de la venta del celular para comprar un perro que en siete meses tendrá cría y les multiplicará las ganancias. "Necesitaba ese dinero hoy, mi hija necesitaba ese dinero hoy, no en septiembre, hoy. Soy pobre y los pobres no tenemos tiempos para inversiones, los pobres estamos ocupados en no ser pobres. Tengo que comer hoy, no en septiembre", la expliación de Earn es inapelable. La verdad desnuda.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario