mas

Sorprendente capacidad ecológica del kril

El pequeño molusco "deposita" el carbono atmosférico en las profundidades de los océanos

Domingo 14 de Enero de 2018

El pequeño molusco "deposita" el carbono atmosférico en las profundidades de los océanos

El kril juega un papel importante en el transporte de carbono dentro de los océanos. Según científicos del British Antarctic Survey dicen que estos diminutos crustáceos no son solo son un elemento clave de la pirámide alimenticia del océano, sino que también se mueven a través de las profundidades de tal manera que podrían tener un gran impacto en el clima mundial.

Un estudio reciente muestra que la forma en que el kril se traslada entre diferentes profundidades puede acelerar la forma en que el carbono atmosférico se mueve hacia el océano profundo.

Un kril no impone demasiado respeto. Los adultos crecen entre 2 y 6 centímetros de largo y se asemejan a algo así como camarón semitransparente, aunque también comparten características anatómicas con la langosta y el cangrejo de agua dulce. Pero el kril constituye la mayor concentración de biomasa en los océanos al formar cardúmenes de dos millones de toneladas.

Hay 400 millones de toneladas de ellos nadando en cada océano del mundo. Su lugar en el ecosistema es el segundo nivel de la pirámide alimenticia. El kril se alimenta del fitoplancton y el zooplancton y, a medida que digieren las plantas diminutas y los animales marinos, los convierten en alimentos que los animales más grandes pueden comer.

De hecho, el kril es consumido por muchos peces, focas y pingüinos y constituyen la dieta principal de las ballenas barbadas, incluida la ballena azul, el animal más grande que se haya visto en la Tierra. Además, los pescadores recolectan más de 100.000 toneladas solo en el océano Austral para su uso en alimentos para animales, productos farmacéuticos, suplementos dietéticos y ciertos manjares locales.

Para dar una idea de cuán abundante es el kril, se convirtieron en un importante tema de estudio de las principales potencias navales durante la Guerra Fría porque el tremendo ruido producido por los cardúmenes de estos diminutos animales es tan grande que pueden formar una barrera biológica que esconda al sonar de los submarinos la navegación de embarcaciones similares.

En un estudio reciente, los científicos de BAS, Geraint Tarling y Sally Thorpe, utilizaron tecnología acústica avanzada para seguir los movimientos de unos 2.000 cardúmenes de kril antártico (Euphausia superba). Lo que encontraron fue que el kril, al igual que muchas formas de plancton, migra de los niveles más profundos a otros más someros para alimentarse antes de regresar a las profundidades en un movimento que se llama hundimiento de la saciedad.

Hacen esto en un ciclo continuo con ejemplares bien alimentados que reemplazan a los hambrientos. Según los investigadores, esta traslación significa que cuando el krill saciado se libera en las profundidades, sus diminutos excrementos ricos en carbono se hunden en el océano profundo. Tarling dice que esto podría dar lugar a que 23 millones de toneladas de carbono, o el equivalente a las emisiones de gases de efecto invernadero residenciales anuales del Reino Unido, salgan de circulación cada año gracias al kril.

"Este comportamiento se ha observado previamente en estudios de laboratorio sobre kril individual a bordo de nuestro buque de investigación, el RRS James Clark Ross", dice Thorpe. "Lo que es realmente emocionante en este estudio es que ahora tenemos evidencia que sugiere que el kril realiza la saciedad hundiéndose en enjambres en el océano abierto y no solo en el laboratorio. Este conocimiento del comportamiento del kril nos ayudará a mejorar los modelos de transferencia del kril del carbono a las profundidades del mar", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario