La ciudad

Rosario se aferra al biodiesel para bajar costos del transporte

El 25 por ciento de la flota actual de colectivos ya utiliza ese modo de propulsión, que representa un ahorro de entre 5 y 9 pesos por cada litro de combustible.

Viernes 29 de Marzo de 2019

En el marco de la profunda crisis por el aumento de las naftas y la presión por las paritarias de los choferes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), el sistema de colectivos rosarinos apuesta a mitigar el impacto en la suba de costos de la mano de los biocombustibles. El 25 por ciento de la flota actual ya utiliza este método de propulsión que reduce las emanaciones tóxicas y representa un ahorro de 5 a 9 pesos por cada litro de combustible fósil. En Santa Fe funcionan 18 plantas de biocombustibles, de las 22 que existen en el país.

Desde julio del año pasado, el gobierno santafesino junto al municipio local vienen trabajando en la implementación del biodiesel para las unidades de transporte urbano de pasajeros. Y la experiencia avanzó a pasos agigantados. Según precisó a LaCapital la secretaria de la Movilidad, Mónica Alvarado, en la actualidad de unos 700 ómnibus que circulan por Rosario, 189 tienen propulsión por biocombustible de un corte denominado B25. Se trata del 24 por ciento de la flota y son micros de la empresa Movi, mientras que otros 214 coches se impulsan por B100, de las cuales 200 son de Rosario Bus y el resto de Movi. De parte de El Cacique, (nuevo operador en la ciudad) se invitó a que incorporen esta tecnología en sintonía con el resto.

"Para abril está previsto que se sumen 160 unidades más. Con tecnología B100 llegaremos al 50 por ciento de la flota y con B25 el 24 por ciento, lo que nos llevará a contar con el 75 por ciento de las unidades con propulsión limpia de emanaciones tóxicas", estimó Alvarado.

Además de los beneficios ambientales por la eliminación del dióxido de carbono, del potencial en la creación de puestos de trabajo (se estima que las 18 plantas en Santa Fe funcionando a pleno podrían crear 200 nuevos empleos), al propio sistema local le da algo de alivio.

El sistema de transporte está jaquedo por el aumento de los combustibles, el pedido de paritarias de choferes que buscan un 40 por ciento de suba salarial y de un estudio de costos que si bien no está publicado refiere a un desfasaje del 30 por ciento entre tarifa y gastos operativos. A ello, hay que agregarle la definición política de la intendenta Mónica Fein de no tocar el boleto por encima de los actuales 23,17 pesos. Por todo ello, el biodiesel representa un bálsamo en las variables.

Así lo explicó el subsecretario de Energías Renovables de Santa Fe, Roberto Bisso. "El gasoil grado tres (euro) tiene un valor aproximado de 40 pesos mayorista. El biodiesel está 31 pesos, restando el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles, la diferencia es de unos 7,50 pesos", indicó para agregar : "Como caso testigo, la Movi representa unos 3 millones de pesos al mes, y cuando se implemente en un 100 por ciento se estima que las 800 unidades pueden representar a valores de hoy unos 12 millones de pesos. Es un 15 por ciento de ahorro en combustibles", destacó el funcionario.

El proceso de conversión a combustibles "limpios" no representa un gasto adicional para los empresarios. "A los motores no hay que hacerles nada, simplemente se limpian los tanques de gasoil y nada más. Y lo bueno es que durante esta experiencia no se registraron problemas mecánicos en ninguna de las unidades adaptadas", subrayó Bisso.

Entre los beneficios, se reduce el 75 por ciento en la emanación de gases que provocan el efecto invernadero y el 50 por ciento del material de hollín. Tampoco se desprende el azufre, lo que genera enfermedades respiratorias.

"Santa Fe es el corazón del biodiesel, con 18 plantas de las 22 que existen en el país", destacó por último Bisso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});