La ciudad

Proponen "Plazas de bolsillo" en terrenos en desuso

Es una iniciativa del concejal Pablo Javkin que busca valorizar el espacio urbano a través de la reconversión de los baldíos.

Jueves 06 de Diciembre de 2018

Valorizar un espacio en común sin uso, potenciar el suelo urbano y ponerlo a disposición de los ciudadanos: esa es la filosofía de un proyecto para que los baldíos o terrenos en desuso de Rosario (estén en el centro o en los barrios) puedan reconvertirse en un lugar de juegos, deporte o encuentro en común.

Las "Plazas de bolsillo" son una tendencia en ciudades de muchas partes del mundo y la idea es que Rosario sea la primera urbe del país en sumarse a esta movida para hacer más vivible y segura la trama urbana.

Según datos catastrales, el 22,4 por ciento del suelo urbano local pertenece a terrenos en desuso que por alguna razón no han podido ser destinado a otros usos.

El proyecto tiene forma de ordenanza y fue presentado hace pocos días por el concejal del Frente Progresista, Pablo Javkin, quien destacó que la iniciativa busca aprovechar los espacios urbanos que quedan abandonados temporalmente por cuestiones jurídicas o económicas para convertirlos en un lugar limpio y seguro.

"Tiene que ver con una situación que se da en muchos casos en la ciudad y que trae trastornos no sólo en términos de limpieza o presencia de basurales, sino también en materia de seguridad, porque, según la ubicación del terreno, muchas veces constituye un lugar oscuro que genera una barrera urbana y eso alimenta situaciones de inseguridad" aseguró el concejal.

La ordenanza, que todavía no fue tratada, establece el mecanismo bajo el cual funcionaría la idea basada en una cesión temporal del terreno que se haría de común acuerdo entre el propietario y el municipio a cambio de algún beneficio fiscal como la exención de la sobretasa de baldíos mientras esté funcionando el espacio verde.

Para presentar en sociedad el proyecto ayer desde el espacio político de ese concejal "montaron" un ejemplo de "Plaza de bolsillo" en Rodríguez al 1000, en un predio industrial abandonado desde hace un tiempo.

La idea era poder hacer visible la propuesta para darle así más fuerza al proyecto en papel: para eso amenizaron el espacio con plantas, mesas y sillas, un espacio para jugar al ping pong y al sapo y hasta intervenciones artísticas tanto bajo la forma de mural urbano, como con un grupo de música.

"Tuvimos una muy buena recepción de los vecinos y de la gente que pasa, si el espacio se revaloriza todo el mundo sale ganando" señaló Javkin, quien agregó que, según las características y las dimensiones de los terrenos, podrán usarse como espacios verdes, paseos y plazas o espacios para el desarrollo de actividades deportivas o culturales.

Para eso será importante la figura del "socio activador", quien sería la contraparte civil a cargo de dotar de sentido el nuevo espacio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});