Información Gral

Un nuevo sismo volvió a sembrar el pánico entre los haitianos

El temblor ocurrió ayer al amanecer y derrumbó siete edificios en Petit-Goave. Se oyeron alaridos de terror por todo Puerto Príncipe, que remecieron los pocos edificios en pie.

Jueves 21 de Enero de 2010

Un fuerte sismo sacudió Haití ayer, provocando que la gente corriera por las calles dando alaridos de pavor, remeciendo los pocos edificios que quedan en pie, tirando algunas construcciones y agravando el trauma de una nación que todavía no se recupera del apocalíptico terremoto de hace ocho días.

El nuevo temblor, al amanecer, "derrumbó siete edificios en Petit-Goave, la población costera más cercana al epicentro", dijo Mike Gordon, de la agencia de Evaluación de Desastres y Coordinación de la ONU.

No obstante, no hubo reportes de personas muertas o atrapadas, quizá porque mucha gente prefiere dormir a la intemperie como consecuencia del primer terremoto.

El sismo de ayer fue de 5,9, la misma magnitud de la réplica más poderosa que han seguido al terremoto del 12 de enero último, que devastó la capital.

Se escucharon alaridos de terror por todo Puerto Príncipe, donde la réplica obligó a detener las tareas de rescate entre los escombros de cemento de los edificios caídos. Médicos y pacientes huyeron del Hospital Universitario.

Cientos de miles de haitianos siguen desamparados, hambrientos y en duelo, la mayoría aún a la espera de los beneficios de una campaña global que ha reunido unos 1.000 millones de dólares en ayuda y que ha llevado centenares de médicos y miles de soldados a la nación caribeña, la más pobre del continente.

El director humanitario de la ONU, John Holmes, dijo a reporteros en Nueva York que probablemente dos millones de haitianos necesitarán ayuda alimentaria durante los próximos seis meses, mientras el Programa Mundial de Alimentos y otros donadores sólo han alcanzado hasta ahora a medio millón "con cantidades razonables de comida".

El barco hospital del ejército estadounidense Comfort, llegó ayer a Puerto Príncipe con 550 efectivos médicos, uniéndose a equipos de unos 30 países que intentan atender a los heridos. El terremoto de la semana pasada dejó unos 200 mil muertos, 250 mil heridos y unos dos millones desamparados, según la Comisión de Unión Europea.

El Pentágono anunció que 2.000 soldados estadounidenses más serían enviados a Haití, sumándose a los 11.500 militares que ya se encuentran en el país o en barcos en la costa. Se espera que la cifra llegue a los 16 mil para el fin de la semana.

Cuando empezó el temblor de por la mañana, soldados y miles de víctimas del terremoto que estaban en un campo de golf acondicionado como refugio provisional corrieron hacia zonas al aire libre. Los soldados en el lugar estaban atendiendo a unas 25 mil personas que viven bajo carpas de plástico o tela.

"Fue como estar parado sobre una tabla colocada encima de una pelota", dijo el sargento estadounidense Steven Payne, de 27 años, quien se preparaba para repartir comida en el campo.

Al menos una mujer murió de un ataque al corazón, según Eddy Thomas, un encargado médico quien transportaba su cuerpo en una camilla por una calle de Puerto Príncipe. "Tenía problemas de corazón y el nuevo sismo acabó con ella", agregó.

El Instituto Geológico de Estados Unidos situó el epicentro a unos 60 kilómetros al oeste-suroeste de Puerto Príncipe, a una profundidad de 10 kilómetros. El geofísico Bruce Pressgrave, del Servicio Geológico estadounidense, dijo que nadie sabe si puede haber una nueva réplica aún más fuerte. "Barrios enteros están desiertos", dijo Vincent Houver, jefe de la OIM en Haití. "Los más pobres entre los pobres permanecen en la ciudad, pero mucha gente se ha ido de Puerto Príncipe". (AP)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS