Información Gral

Recuperan tres meses más tarde a su bebé, cambiado al nacer

Lo que se cree fue una confusión tuvo lugar en una reputada maternidad de la capital de El Salvador. El caso conmocionó al país.

Miércoles 09 de Septiembre de 2015

Un británico y su esposa salvadoreña que denunciaron que su hijo había sido cambiado por otro tras el parto en un hospital privado de El Salvador se reencontraron con el pequeño, que había sido entregado a otra pareja.

Pruebas de ADN ordenadas por la Fiscalía General de la República posibilitaron la localización del hijo del británico Richard Cushworth y la salvadoreña Mercedes Casanellas, que la noche del lunes les fue entregado en una audiencia especial en la sede central del Ministerio Público.

"Estamos hablando de dos niños que fueron intercambiados", dijo el Fiscal General Luis Martínez luego de la audiencia privada donde los bebés fueron entregados a sus verdaderos padres. Se investiga si hubo dolo en el intercambio de los niños.

No se reveló el nombre de la otra familia que tenía uno de los niños intercambiados porque el Fiscal General dijo que hay reserva total del caso para garantizar la privacidad de los implicados.

El niño de los misioneros cristianos que residen en Estados Unidos, llamado Jacob, fue encontrado a través de las pruebas genéticas ordenadas por la Fiscalía que se realizaron a los otros bebés varones que nacieron en el hospital Centro Ginecológico el 21 de mayo de la ciudad de San Salvador.

Las pruebas fueron realizadas por el estatal Instituto de Medicina Legal y según la información oficial se hicieron análisis de ADN a cuatro familias y en dos hubo un resultado de compatibilidad total.

El hijo de los Cushworth debió nacer en junio pero su ginecólogo, el médico salvadoreño Antonio Alejandro Guidos, procesado por el caso, le dijo que necesitaba una cesárea de emergencia.

Casanellas dijo que sus dudas comenzaron las primeras horas después del nacimiento al notar diferencia entre los niños que le habían presentado: el primero que le mostraron era de tez blanca y el que le llevaron después un poco moreno, pero le dijeron que con el paso de los días cambiaría, lo que nunca ocurrió. Más tarde notó diferencia en las huellas de los pies tomadas al niño.

En una foto tomada por un amigo de la familia poco después del nacimiento se ve a un bebé de piel clara. Tras la cesárea, cuando la madre despertó luego de un breve descanso, notó diferencias con el primer niño que ella había visto. El médico dijo a la mujer que esos cambios en las características faciales eran "comunes en las primeras horas después del nacimiento".

"También habíamos hecho una huella de los pies del bebé. Pero luego me di cuenta de que el bebé que me llevé a casa tenía huellas diferentes, más pequeñas y con una forma distinta", dijo Casanellas.

Dijo que jamás había sospechado de Guidos, con quien realizó los controles médicos durante seis meses de embarazo. Sin embargo, recordó que él había sido inusualmente atento. "Una noche en enero en que se temió que perdiera al bebé, el médico se quedó conmigo durante toda la noche", recordó.

Sospechoso. "Me pareció algo muy profesional y no fue sino hasta después de la denuncia que los investigadores me dijeron que eso no era nada común". "El doctor Guidos era además la única persona que sabía que mi esposo era británico y que estaría fuera del país durante un mes", aseguró.

La Fiscalía allanó el hospital para incautar documentación y detuvo al ginecólogo. El médico fue presentado el lunes ante un tribunal de justicia de la capital que decretó que será procesado en libertad por el delito de suplantación y alteración de estado familiar, contemplado en el artículo 196 del Código Penal.

El hospital, que desde un principio rechazó la posibilidad de que se hubieran intercambiado los niños, ha dicho que está dispuesto "a seguir cooperando para que se diluciden con mayor amplitud los detalles sobre el caso y se lleve a feliz término".

El Colegio Médico y asociaciones gremiales han respaldado al ginecólogo, que ha rechazado las acusaciones. Sostienen que el ginecólogo realiza todo el procedimiento del parto, saca al niño, espera que llore y lo entrega al pediatra y a las enfermeras que se encargan del procedimiento rutinario para identificar al niño y su atención en la sección del hospital donde son llevados todos los recién nacidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS