Información Gral

Hallan en una cueva huesos de un nuevo antepasado de la especie humana

La criatura fue bautizada como Homo naledi. Los científicos estiman que puede haber sido uno de los primeros miembros del grupo evolutivo de los humanos modernos. Mirá el video.

Jueves 10 de Septiembre de 2015

Los huesos fósiles hallados en las profundidades de una cueva en Sudáfrica revelan la existencia de un nuevo miembro en el árbol genealógico humano, dijeron científicos.

La criatura fue bautizada como Homo naledi, dijo Lee Berger, antropólogo de la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica), que junto a National Geographic y otras instituciones descubrió en Johannesburgo lo que podría ser el ejemplar más antiguo del género homo. El paleoantropólogo John Hawks dijo que el homínido muestra una sorprendente mezcla de características similares a las de los humanos con otras más primitivas. Puede haber sido uno de los primeros miembros del grupo evolutivo en el que están los humanos modernos y nuestros antecesores extintos más cercanos.

Los fósiles proceden de al menos 15 individuos. Los científicos desconocen su edad y expertos apuntan que esto dificulta evaluar la importancia del hallazgo. Otro misterio que rodea al nuevo homínido es cómo lograron llegar los huesos a la cámara de la cueva. Una posibilidad es que la estancia fuese empleada para deshacerse de cuerpos en varias ocasiones.

Según Markus Bastir, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de España y coautor del estudio, el "Homo naledi es un mosaico de caracteres de forma: tiene un tronco con forma de embudo, no en forma de barril como el de los hombres actuales, sino parecido a una pirámide, un rasgo propio del Australopithecus o de los grandes simios actuales como el chimpancé".

Bastir señaló que la nueva especie "tiene un cráneo pequeño, con la forma de los primeros representantes del género Homo, como el hábilis o el erectus, y una capacidad craneal muy pequeña, aproximadamente un tercio de lo que ocupa nuestro cerebro actual". Las extremidades son prácticamente iguales a las de los humanos modernos.

"Sus manos tienen la capacidad de manejo de objetos que tenemos los hombres de ahora pero sus dedos y falanges están curvos, lo que, según los expertos anatómicos, significa que estarían adaptados para vivir en un hábitat arbóreo", detalló el científico.

"Tanto la muñeca como los huesos de la palma de la mano son muy modernos, lo que indica que, pese a que no se han encontrado herramientas en el yacimiento, con esa anatomía podrían utilizarlas perfectamente", explicó el investigador, y agregó: "Los pies también son como los nuestros, salvo que los dedos son ligeramente curvos, lo que significa que estarían adaptados para vivir en los árboles y en la tierra".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS