Pandemia

Expertos advierten sobre los cinco errores a evitar al ponerse el barbijo

Las cinco fallas: cubrirse sólo la boca, tocar otras superficies antes de colocarlo, no ajustarlo, no taparse totalmente la nariz y no limpiarlo.

Martes 12 de Mayo de 2020

Los barbijos se convirtieron en parte importante del atuendo en el día a día de mucha gente, pero sólo por llevarlo puesto no significa que uno ya esté protegido ni que esté protegiendo a los demás.

Los cubrebocas están concebidos para evitar que, de forma accidental, uno expulse o entre en contacto con enfermedades infecciosas como el Covid-19, que se propaga principalmente a través de gotitas respiratorias. Dado que el 25 por ciento de los infectados con el nuevo coronavirus no sufren síntomas, según una estimación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), es recomendable llevar barbijo para proteger a otras personas en espacios públicos cuando no se puede mantener los dos metros de distancia de seguridad.

Si alguien quiere frenar la expansión del coronavirus, tiene que aprender a ponerse bien el cubreboca para no cometer los siguientes errores, simples pero con consecuencias importantes:

Error 1: Sólo boca cubierta.

Si uno lleva el barbijo tan bajo que sólo le cubre la boca, lo está haciendo mal. "Respira parcial o totalmente por la nariz, por lo que puede contraer los virus que circulan en las gotículas del aire", advierte Russo. "Del mismo modo, si uno es portador y sólo se tapa la boca con el cubreboca, al estornudar, generará esas gotículas respiratorias por las que viaja el virus". Si no se lleva la nariz cubierta por el barbijo, también se arriesga a contaminar el propio cubreboca, que acumulará gérmenes y gotitas en la cara externa.

"Si las fosas nasales sobresalen y se encuentran sobre el barbijo y la parte superior de este roza el borde de los orificios nasales, puede producirse contaminación cruzada entre el cubreboca y la nariz", expone Lucy Wilson, presidenta del departamento de urgencias sanitarias de la Universidad de Maryland, en los Estados Unidos.

Error 2: El barbijo entra en contacto con el cuerpo y los objetos personales antes de ponérselo.

Si el coronavirus se posa en su ropa, su rostro o su cuerpo y el barbijo toca esas superficies, tendrá un problema.

"La insistencia en llevar bien el cubreboca se debe al riesgo de contaminación", explica Wilson. "Si el interior del barbijo toca una parte de su cuerpo que tiene coronavirus (el pelo, la frente, la barbilla, el cuello, las manos, la ropa) y luego te lo vuelve a poner sobre la nariz y la boca, lo que hace es llevar el virus a las zonas con membranas mucosas vulnerables donde se puede contraer la infección".

Tampoco deber ir en el cuello cuando no se lleva colocado. "Es preferible que el barbijo no esté alrededor del cuello si uno ya lo estuvo llevando porque si está contaminado no le interesará llevar el virus al cuello", advierte Erin Sorrell, profesora asistente de Microbiología e Inmunología en la Universidad de Georgetown, en los Estados Unidos. "El propósito de llevar barbijo es proteger a los demás de sus propias toses y estornudos y proteger su boca y su nariz de las gotículas grandes que puedan expulsar otras personas", recuerda. "Para ponerse y quitarse el cubreboca también debe tener cuidado de no tocar la cara externa con las manos", advierten los CDC. "En vez de tocar el barbijo, hay que quitárselo sosteniendo las gomas o los enganches. Cuando ya no lo lleve puesto, hay que guardarlo en una bolsa sellable u otro lugar de contención", aconseja Sorrell. "La idea es evitar que contamine otras superficies y que uno no juegue con él mientras lo llevas por ahí colgando del cuello". "Recuerde lavarse las manos antes y después de ponerse y quitarse el barbijo", advierten los expertos.

Error 3: No llevarlo ajustado.

Si se llevan debidamente, los barbijos N95 filtradores se ajustan bien a la cara, pero si se utilizancubrebocas quirúrgicos poco ceñidos o un barbijo casero de tela, es probable que uno esté dejando que entre y salga aire por los huecos que quedan sin cerrar.

No conviene que el barbijo le quede holgado. Sorrell recuerda que el objetivo es crear una barrera que bloquee tanto aire como sea posible: "No va a conseguir que cierre perfectamente con un cubreboca quirúrgico o con un barbijo casero, pero conviene que al menos se ajuste bien". "Tiene que ser cómodo al llevarlo, pero suficientemente ceñido para que no se descuelgue solo", advierte.

"Los barbijos quirúrgicos tienden a dejar huecos a los lados", indica Russo. "Hay que hacer lo que se pueda para ajustarlos y cerrar esos huecos".

Russo también señala que las barbas evitan que los barbijos sellen adecuadamente y recomienda que, quien quiera dejarse barba, se la deje corta. "Cuanto más larga y esponjosa sea la barba, menos óptimo será el funcionamiento del cubreboca", asegura.

Error 4: Sólo le llega hasta la punta de la nariz.

Es fundamental que uno se suba el barbijo hasta que le cubra el puente de la nariz, no sólo hasta la punta, para formar una barrera más completa. "Si sólo se cubre la punta de la nariz, dejará huecos grandes por encima del barbijo por donde puede entrar y salir el aire", advierte Sorrell.

Error 5: No limpiar bien el barbijo después de usarlo.

Si su cubreboca es reutilizable, se debe asegurar de que no se convierta en otro foco de contaminación. Uno puede lavar los barbijos de tela en el lavarropas.

Sorrell opta por lavarlos "todos los días". "Así al menos se asegurará de que estén limpios", comenta.

Los expertos indican que los barbijos reutilizables también se pueden poner al vapor sobre una olla de agua durante 10 minutos, pero se deben secar del todo antes de volver a usarlos.

Por último, los expertos en salud recomiendan descartar los barbijos en un lugar seguro, con el objetivo de evitar la propagación del virus.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS