Información Gral

Alemania culpó a Rusia y a EEUU del magro avance contra el calentamiento

El ministro del Medio Ambiente alemán, Siegmar Gabriel, acusó a Estados Unidos y a Rusia por los escasos resultados en la conferencia sobre cambio climático de Naciones Unidas, realizada en la isla indonesa de Bali. Gabriel, en una entrevista publicada ayer en el diario germano Bild...

Martes 18 de Diciembre de 2007

El ministro del Medio Ambiente alemán, Siegmar Gabriel, acusó a Estados Unidos y a Rusia por los escasos resultados en la conferencia sobre cambio climático de Naciones Unidas, realizada en la isla indonesa de Bali.
  Gabriel, en una entrevista publicada ayer en el diario germano Bild, señaló a ambos países como responsables de que los resultados científicos sobre el cambio climático hayan sido incorporados de forma incompleta en el protocolo de cierre de la cumbre. “Sólo pudo hacerse de forma indirecta. Fracasó por oposición de Estados Unidos y Rusia”.
  A pesar de esto, el funcionario alemán calificó el resultado de las negociaciones como un “éxito”. Señaló que por primera vez se logró comprometer a todos los países industrializados a negociar sobre la reducción de los gases que causan el efecto invernadero.
  Agregó también que los países en desarrollo aceptaron metas para proteger el clima. Según Gabriel, los próximos dos años deben ser aprovechados en dar vida a estas concesiones.
Tire y afloje. Las conferencias anteriores han sido un tire y afloje entre los científicos y los políticos y entre buena parte de la comunidad mundial, que demanda acción, y gobiernos que se resisten. Hasta en el Congreso de EEUU se avanza en dos leyes que imponen eficiencia ecológica a las automotrices. El presidente Bush ahora apoya la actividad concertada contra el cambio climático. Gobiernos como el de China, donde las plantas de generación de energía con carbón asoman sin interrupción, empiezan a admitir que deben actuar y que el desarrollo no puede ser a cualquier precio.
  Por otra parte, nadie aguarda que las asambleas internacionales provoquen una revolución ecológica, pero sí un fortalecimiento de la conciencia de que la humanidad se está jugando su futuro en el medio ambiente. Lo que parece haberse logrado, pese a las grandes diferencias, es que las naciones se pusieron de acuerdo en llegar en dos años a medidas concretas para enfrentar un fenómeno cuya gravedad no se cuestiona .
Elecciones en EEUU. Según los expertos se deberá esperar hasta que los estadounidenses elijan a un nuevo presidente, hecho que se concretará a finales de 2008, para que el proceso logre avanzar.
  “En las elecciones en ese país el cambio climático ocupa probablemente un lugar relevante en el debate, con la ventaja de que sus ciudadanos tienen cada vez un conocimiento mayor y más responsable sobre el calentamiento”, afirmó Pablo Cotarelo, de la organización española Ecologistas en Acción.
  Los países europeos y en vías de desarrollo, que en Bali se aliaron contra la postura estadounidense, tienen ahora la esperanza de que el próximo inquilino de la Casa Blanca vuelva a poner a la potencia en la vía definida por Bill Clinton e ignorada por el presidente George W. Bush.
  “El conjunto de los ciudadanos estadounidense ha ido variando su posición en una forma notable respecto al cambio climático”, afirmó la ministra española de Medio Ambiente, Cristina Narbona, recordando que 23 estados norteamericanos están comprometidos con las reducciones de carbono, contra la postura del gobierno federal.
Efecto Katrina. En 2005 el huracán Katrina, los gigantescos incendios en California y las pronunciadas sequías en el medio oeste contribuyeron a esta sensibilización. “Estos desastres les mostraron el dolor de ser víctimas del cambio climático afirmó Marcelo Furtado, de Greenpeace Brasil.
  “Cuando Katrina arrasó Nueva Orleans hubo gente que murió, que perdió su casa, tierra, su pasado y futuro. Eso ayudó a que comprendan que el cambio climático es un problema para todo el mundo y que tenemos que trabajar juntos”, advirtió.  (DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario