El Mundo

Los yihadistas consolidan el control de una vasta zona de Siria e Irak

El Estado Islámico controla ya la mitad del territorio de Siria, una nación presa de una guerra civil desde hace cuatro años, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). 

Sábado 23 de Mayo de 2015

Los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) arrebataron ayer al régimen de Siria el último puesto fronterizo con Irak, y consolidaron su control sobre una extensa zona transfronteriza con la conquista de Palmira, cuyos tesoros arqueológicos están amenazados. El EI controla ya la mitad del territorio de Siria, una nación presa de una guerra civil desde hace cuatro años, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Activistas civiles reportaron que el EI avanza hacia Damasco, la capital siria.

En ocho días, la organización consiguió conquistar Ramadi, capital de la provincia iraquí de Al Anbar, Palmira, en el desierto sirio, y el puesto fronterizo de Al Tanaf, en el sur, tras la retirada de las fuerzas del régimen. Así, el régimen de Bashar Assad perdió el control de los tres pasos fronterizos con Irak, ya que el de Bukamal está también en manos del EI, y el de Al Yaarubia, más al norte, está controlado por las fuerzas kurdas. Desde Irak se reportaron avances en Husaiba, a unos 100 kilómetros al oeste de Bagdad, donde los yihadistas lograron vencer a tropas oficiales y tribus sunitas e izaron sus banderas en los destacamentos oficiales.

Ante estos reportes, el influyente senador estadounidense John McCain, del Partido Republicano, instó a la Casa Blanca a enviar tropas por tierra. "Yo diría: unos 10.000 hombres", surgirió en declaraciones emitidas por CNN. McCain opinó que la estrategia del presidente Barack Obama, cuyo país lidera una coalición que combate el EI desde el aire EI, está totalmente errada. Obama se opone al envío de tropas estadounidenses terrestres a la región. A pesar de la campaña aérea iniciada en 2014 por la coalición internacional dirigida por Estados Unidos en Irak y en Siria, el grupo EI ha seguido avanzando y extendiendo el "califato" que declaró en junio de 2014 en las zonas bajo su control en ambos países. "El hecho de que el EI controle la mitad del territorio sirio (más de 95.000 kilómetros cuadrados), significa que el régimen sirio no domina más que el 22 por ciento de este territorio", quedando el resto en manos de otros grupos rebeldes, según el director del OSDH, Rami Abdel Rahman. Según él, esto le permitirá al EI "amenazar la Siria profunda, como Homs y Damasco", dos bastiones del régimen.

La ciudad de Palmira, punto de convergencia de varias carreteras y situada en la provincia de Homs, fronteriza con Irak, "puede utilizarse para lanzar ataques en dirección de Homs y Damasco", consideró por su parte Matthew Henman, director del IHS Janes Terrorism and Insurgency Centre. Además, Palmira "constituye una nueva vía hacia Irak, Al Anbar y Ramadi", según el geógrafo especialista en Siria Fabrice Balanche.

Patrimonio cultural, en riesgo. Después de que el EI destruyera varios tesoros arqueológicos en Irak, la comunidad internacional teme que suceda lo mismo con Palmira, una ciudad de más de 2.000 años, famosa por sus columnas romanas, sus templos y sus torres funerarias. Desde su inicio el 13 de mayo, la batalla de Palmira ha dejado casi 500 muertos y ha obligado a gran parte de sus habitantes a huir, mientras que decenas de civiles fueron decapitados o fusilados por el EI, según el OSDH. Activistas dijeron que los insurgentes registran Palmira, al tiempo que detienen y asesinan a docenas de personas. El activista Bebars al-Talawy, desde Homs, y una página de la oposición en Facebook dijeron que unos 280 soldados y efectivos de las fuerzas progubernamentales fueron asesinados en Palmira desde que cayó en manos de la milicia radical.

Los yihadistas de Al Qaeda en Siria y sus aliados rebeldes también tomaron ayer un hospital de la ciudad de Jisr al Shughur (noroeste), donde están asediados 150 soldados y sus familias desde hace casi un mes, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Además de esta región, el EI controla la mayor parte de las provincias de Deir Ezor y Raqa (norte), y tiene una fuerte presencia en las provincias de Hasake (noreste), Aleppo (norte), Homs y Hama (centro). También controla prácticamente todos los campos petroleros y de gas de Siria, que le aseguran importantes ingresos.

Duro revés. Del otro lado de la frontera, el EI tomó posiciones gubernamentales al este de Ramadi, mientras que la contraofensiva de las fuerzas de seguridad iraquíes, ayudadas por milicias shiítas, tardaba en llegar. La pérdida de Ramadi supone un duro revés para el gobierno iraquí y su aliado estadounidense, que reconoció que tenía que reexaminar su estrategia en ese país.

En el plano diplomático, el presidente francés, François Hollande, dijo ser partidario de nuevas negociaciones en Ginebra para intentar llegar a una "solución política" en Siria.

Atentado en una mezquita saudita

En plena oración de los días viernes, un atacante suicida se inmoló ayer en una mezquita shiíta ubicada en el este de Arabia Saudita, y causó la muerte de al menos 21 personas y heridas a otro centenar, en un atentado reivindicado por el Estado Islámico (EI). Según el Ministerio del Interior saudita, que no brindó cifras de víctimas, el suicida detonó el cinturón de explosivos que llevaba escondido bajo la ropa en la mezquita del Imán Ali Abi Talib que al momento de la detonación estaba repleta de fieles. Activistas shiítas de la provincia de Al Qatif, donde se encuentra Qadih, cifraron en 21 las víctimas mortales y estimaron que más de un centenar de personas resultó herida.

Tensiones sectarias. El EI se adjudicó la responsabilidad del ataque, uno de los más letales en los últimos años en Arabia Saudita, donde las tensiones sectarias se intensificaron luego de casi dos meses de operaciones militares lideradas por los sauditas contra rebeldes houthis en el vecino Yemen. Más de 150 personas estaban rezando cuando se produjo una enorme explosión. Un video publicado en internet mostró un recinto lleno de humo y polvo, con personas ensangrentadas tendidas en el piso quejándose de dolor y rodeadas de fragmentos de concreto y vidrios. EN_SPACESe trata del primer ataque contra una mezquita shiíta en Arabia Saudita desde que en noviembre hombres armados abrieron fuego durante una celebración religiosa también en el este del país, donde vive la mayor parte de esta minoría en una nación predominantemente sunita.EN_SPACEEI dijo en un comunicado que uno de sus miembros, identificado como Abu 'Ammar al-Najdi, llevó a cabo el ataque usando un cinturón de explosivos con el que mató o dejó heridas a unas 250 personas. Asimismo, el grupo yihadista dijo que "el sol del califato se ha levantado y su luz brilla", en alusión al califato proclamado en junio de 2014 en Irak y Siria. Dirigiéndose a la comunidad shiítas, el EI amenazó con "días negros" y juró que sus soldados "no estarán tranquilos hasta expulsar a todos los infieles de la Península Arábiga".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS