El Mundo

Alarma al Frente Amplio uruguayo de Tabaré Vázquez por su caída en los sondeos

El FA tiene 39% de intención de voto, mientras el Partido Nacional, que lleva a Luis Lacalle Pou, llega a 30%, y el Partido Colorado de Pedro Bordaberry, 13%  

Domingo 17 de Agosto de 2014

El pasado miércoles 13 de agosto, la encuestadora uruguaya Equipos Mori difundió un estudio que mostró un nuevo retroceso del oficialista Frente Amplio (FA) y su candidato presidencial Tabaré Vázquez. El FA tiene 39% de intención de voto, mientras el Partido Nacional, que lleva a Luis Lacalle Pou, llega a 30%, y el Partido Colorado de Pedro Bordaberry, 13%. Los indecisos suman 13%. Este parorama indica que el FA podría encontrarse con una competencia mucho más difícil de lo esperado hasta ahora, especialmente en caso de ballottage. En comparación con la anterior encuesta de la misma consultora realizada en julio, el FA bajó tres puntos, el Partido Nacional subió tres y el Partido Colorado se mantuvo. Como tanto nacionales como colorados son del mismo cuadrante ideológico de centroderecha, es habitual que en el ballottage los votantes del partido excluido apoyen al candidato que queda en competencia.

El peor momento. Según el estudio de Mori sobre la evolución de la intención de voto, la coalición de izquierda “está en su peor etapa desde el registro de Equipos Mori que comenzó en febrero de 2013. Por el contrario, el Partido Nacional muestra su mejor indicador”. Otro indicador que inquieta al oficialismo es el de las “simpatías” de cada candidato. Tabaré Vázquez bajó siete puntos (de 60 a 53%), Luis Lacalle Pou ascendió 15 (de 31 a 46%), Pedro Bordaberry subió tres (de 34 a 37%) y el independiente Pablo Mieres creció uno (de 17 a 18%).

   Ante estos malos resultados, Vázquez reaccionó durante un acto en el interior asegurando que no cambiará su estrategia de campaña “pese a lo que digan las encuestas”. Es que no se trata solamente de la encuesta de “Equipos”, como se llama en Uruguay a Mori, que sólo ratifica lo que vienen señalando todos los estudios. Estos indican que en el primer turno, en octubre próximo, ningún partido tendrá mayorías parlamentarias y que el próximo presidente se definirá en el ballottage, en noviembre. Pero Vázquez, que junto a Raúl Sendic encabezan la fórmula del Frente Amplio, insiste en que ganará en primera vuelta. “Desde Montevideo hasta acá en el cielo no había una sola nube, como en el camino del Frente Amplio rumbo al tercer gobierno”, dijo en la localidad de Artigas.

   Sobre que de las elecciones de octubre ningún partido saldrá con mayorías parlamentarias, la presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier, dijo que “no hay un estado de alarma” por las encuestas y que aún quedan casi 70 días para luchar por lograr ese objetivo.

   Desde la vereda de enfrente, el candidato a la presidencia por el Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, comentó que a “político que diga que no mira las encuestas no le creas”, en clara alusión a Vázquez. Este reitera en cuanta oportunidad puede que “la única encuesta que vale es la del día de las elecciones”.

Debate interno. Según el diario El País, la caída de tres puntos en la intención de voto del oficialismo, que pasó de 42% a 39% según la última encuesta de Mori conocida el 13 de agosto, es el principal tema de conversación filas adentro del FA, “que mira con preocupación el crecimiento del 27% al 30% que experimenta el Partido Nacional”. La aparición de la figura de Lacalle Pou, quien ganó la interna nacional el 1º de junio en forma sorpresiva, ha cambiado el panorama. El joven dirigente venció a la figura tradicional de los “blancos”, Jorge Larrañaga.

   El presidente José Mujica comentó esta semana que Luis Lacalle Pou no llegará “a ser presidente, ni va a llegar a anciano”. El mandatario hizo este comentario ante la pregunta de cómo le había caído la propuesta del candidato de conformar un “Consejo de Ancianos” integrado por ex presidentes. “El no va a estar en eso, porque ni va a ser presidente ni va a llegar a anciano”, declaró Mujica. El presidente agregó una apelación al pasado para defender a los gobiernos del Frente Amplio. “Hay que comparar con el país donde había «gurises» que comían pasto, donde había colas para sacarse el pasaporte e irse”, expresó. El FA ganó las elecciones presidenciales por primera vez en 2005, cuando el país se recuperaba de la crisis de 2001/02 causada por el contagio del colapso de la Convertibilidad en Argentina, sumada a los bajos precios que tenían entonces las carnes y granos que exporta Uruguay. Desde 2005 el FA se mantiene en el poder.

   En el FA hay dos posiciones sobre la caída en las encuestas: están los optimistas que aseguran que ganarán las elecciones con mayorías parlamentarias (entre ellos Tabaré Vázquez) y aquellos que creen que se pueden perder las elecciones. Para el senador Enrique Rubio las encuestas son un “llamado de atención, pero cuando el «frenteamplismo» se duerme y es desafiado, reacciona”. Vázquez se mostró molesto con la encuestadora Equipos —pese a que el estudio fue encargado por el oficialismo—, y dijo que los datos no coinciden con el recibimiento que ha tenido en el interior del país.

Lacalle Pou, “sin tiempo”. En tanto, Lacalle Pou repite la clave de su campaña en las primarias, el eslogan “por la positiva”. Así, aseguró que “no tiene tiempo” para hablar mal de los demás. “No tenemos tiempo para gritar, ni para insultar. Ni para menospreciar las ideas de los demás. Sería muy triste ganar por ser menos malo”, declaró ahora. Sin nombrar al Frente Amplio, Lacalle Pou agregó que “nos hemos impuesto el desafío de elogiar algunas actitudes del gobierno. Porque solo puede criticar aquel que antes fue capaz de elogiar”. Aunque se presenta como una novedad, Lacalle Pou es hijo del ex presidente Luis Lacalle, un veterano dirigente del Partido Nacional. Sin embargo, su juventud y actitud informal ha calado realmente en un electorado habituado a candidatos más tradicionales.

   En cuanto al tercero en disputa, el candidato colorado Pedro Bordaberry, desafió al presidente Mujica, y lo invitó a “recorrer los cinturones de pobreza”, luego de que el mandatario comparara al Uruguay de hoy con el de 2002, cuando gobernaban los colorados. “En esta época de crecimiento económico aumentó la mortalidad infantil. Tenemos que hablar de eso, y cómo hacemos para que vuelva a bajar, y sobre todo cómo vamos a hacer para que todos los que lograron salir de la pobreza y hoy están en el límite, vulnerables, no vuelvan a caer”, dijo Bordaberry.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS