Educación

Una cita con la historia del ex Nacional 1

El próximo martes 10 de septiembre alumnos y ex alumnos celebrarán los 145 años de la escuela de Necochea y 9 de Julio

Sábado 07 de Septiembre de 2019

El 16 de julio de 1874 el viejo Colegio Nacional Domingo Faustino Sarmiento, el más antiguo de Rosario, comenzó a dar clases a los jóvenes rosarinos de finales del siglo XIX. Existía otro, el Santa Rosa y su responsable era Natalio Ricardone, situado en la esquina de Entre Ríos y una cortada que años después llevaría el nombre del profesor Ricardone. El "Nacional" no tenía ni siquiera terreno y en las actuales 9 de julio y Necochea se desmontó la barranca con un presupuesto de 30 mil pesos. El martes 10 de septiembre sus alumnos, ex alumnos y la ciudad toda celebran los 145 años del "viejo colegio" y todo apunta a los grandes festejos de los 150 años.

El colegio cambio su patricio nombre en 1993 por el de Escuela de Enseñanza Media Nº 430 —ex Colegio Nacional Nº 1— Domingo Faustino Sarmiento y tanto su directora, Sandra Novarese, como el funcionario del colegio e integrante de la comisión para organizar estos eventos; Oscar Martino, comentaron que los festejos se harán el martes 10 de septiembre.

Ese día a partir de las 13 varios colegios públicos y tradicionales de la ciudad llegarán con sus abanderados al acto central en el salón de actos de la escuela. Se va a recordar la historia del colegio, destacando personalidades ilustres que pasaron por sus aulas. "En los discursos destacarán la inclusión educativa de estos tiempos, y los desafíos de la educación en el mundo moderno", anticipó Martino.

En tanto la directora adelantó que "habrá recuerdos emotivos sobre figuras que prestigiar con sólo nombrarlos, como Julio Vanzo, Lisandro de la Torre, David Peña y Alma Maritano, ex docente que situó sus novelas en sus alumnos de la escuela". Por su parte, la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario auspicia un cierre cultural con música y estos primeros actos finalizarán cantando el himno al colegio, que también es una pieza histórica.

La idea de los directivos es que "ex alumnos ingresen con tramos de la bandera más larga del mundo y se cerrará con un gran aplauso en el jardín que fue ornamentado para la ocasión por personal de Parques y Paseos de la Municipalidad, por lo que convocamos a todos los ex alumnos del colegio para ese día".

nacional2.jpg

La escuela, los claustros de siempre, continúan con su espíritu de integración. Actualmente tiene una matrícula de 800 alumnos divididos en tres turnos: mañana, tarde y vespertino; con un plantel de unos 250 docentes. Las terminalidades son ciencias sociales; naturales; económicas y administración; y el título es el de bachiller nacional. Extracurricularmente se desarrollan distintos talleres con los departamentos de Educación Física; Ciencias Exactas; Ciencias Naturales, Sociales y Comunicación. Además, el colegio mantiene contactos fluidos con otras escuelas del país y con la Universidad Nacional de Rosario (UNR) que exceden el marco institucional.

Sandra Novarese, la directora, explicó que "además se implementaron los concejos de convivencia y el centro de estudiantes, lugar en que se debaten las realidades de la escuela y los problemas que afrontamos". Mas tarde saldrán a la luz parte de esos debates y entre ellos el problema de que, en algunos casos, los alumnos no cuentan con los recursos económicos para asistir a la escuela y la misma institución, a partir de la cooperadora, gestiona la manera de que "puedan llegar sin mayores problemas".

La directora, docente del colegio desde hace más de 25 años, recordó que en un acto de graduación de la promoción de 1939, el alumno Raúl Gardelli, periodista y jefe de redacción del diario La Capital; leyó un discurso en el que expresaba: "Los muros de la segregación han caído y se levantaron los muros de la diversidad y la igualdad". Así, la autoridad escolar destacó que "la escuela tiene un baño mixto, que fue solicitado por los mismos alumnos y conserva el espíritu de la integración y la inclusión en todos los ámbitos". Y recordó los múltiples premios obtenidos por alumnos, entre ellos distintos certámenes literarios impulsados por la entonces docente y escritora, ya fallecida, Alma Maritano.

nacional1.jpg

Igualdad e inclusión

El viejo colegio estaba destinado a ser una escuela universitaria, como el Nacional Buenos Aires del Juvenilia de Miguel Cané, o el Superior de Comercio o el Instituto Politécnico de Rosario. No lo fue por cuestiones histórico políticas, no obstante logró un mérito con la inclusión y la igualdad de sus alumnos que se sintetiza en una concepción de hermandad entre sus ex alumnos. Para la directora "cayeron los muros de la marginación y la segregación en pos del espíritu crítico, la innovación y el sentido democrático con una educación de calidad y con muchos desafíos por delante".

Juan Alvarez, en su Historia de Rosario recuerda que hasta 1874 solo existía en la ciudad un colegio secundario, el Santa Rosa. En esa época el presidente Domingo Faustino Sarmiento fundaba colegios nacionales en todo el país pero no incluyó inicialmente al de Rosario; había ciertos rencores políticos. Tan es así que en 1868 el Congreso nacional aprobó fondos para construir un Colegio Nacional en Rosario y Sarmiento los desvió a una escuela de agricultura que jamás se hizo. Rosario y La Rioja fueron los dos últimos distritos que no contaban con colegios secundarios estatales, como sí había en las doce provincias restantes. Recién en 1870 se coloca la piedra fundamental de lo que iba a ser el Colegio Nacional Nº 1. Dos años después la piedra fundamental estaba allí y el colegio no se construía. Una comisión local que integraban personalidades rosarinas arriesgan su pellejo y decide iniciar la construcción con fondos privados y públicos y se fundó en 1874, aunque el edificio actual es de 1934.

nacional3.jpg

Del aula a las calles

Del colegio egresó la primera mujer médica, Francisca Montaut, quien se graduó como médica en la Facultad de Ciencias Médicas, Farmacia y Ramos Menores, en julio de 1929. Un año después de su graduación ingresó al Hospital de Niños y tuvo una inmensa participación en los comienzos de la Sociedad de Pediatría de Rosario, fundada el 2 de abril de 1936. Los apellidos de los antiguos alumnos casi parece una lista de calles y nombres de pueblos cercanos a Rosario: Eudoro Rueda, Lisandro de la Torre, Melitón Carbonell, Joaquín Castellanos, Enrique Rivarola, Amadeo Sabattini. El primer rector, Enrique Corona Martínez, fue discutido hasta en la páginas centenarias del diario La Capital y algunos descendientes de Ovidio Lagos también fueron ex alumnos.

También lo fue Elpidio González, un patriarca de la Unión Cívica Radical que llegó a la vicepresidencia de la Nación con Alvear, entre 1922 y 1928. Otro ex alumno fue el abogado, historiador, dramaturgo y polemista de su época David Peña, quien se desempeñó como docente universitario y diplomático, fundó y colaboró en varios periódicos y formó parte de la Junta de Historia y Numismática Americana, y de la Academia de la Facultad de Filosofía y Letras. También egresó de allí el plástico Antonio Berni y también su par Julio Vanzo, y tantos otros.

Esos otros, los anónimos, los rosarinos sin distinción de género que buscan un trabajo o lo tienen, los abogados, médicos, ingenieros, artistas, empleados de todo tipo y quienes hayan pasado por las puertas del viejo colegio son hijos de esa inclusión, sin la que algunos tal vez no hubieran terminado su ciclo secundario. Ese espíritu lo sintetiza con una frase el ex alumno y médico Sergio Monserrat, cuya familia asistió de generación en generación al colegio: "Haber pasado por ahí es un verdadero orgullo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario