docentes

La agenda docente para pensar la escuela de la poscuarentena

Los sindicatos proponen una serie de temas a tener en cuenta para planificar la anunciada vuelta gradual a las aulas.

Sábado 23 de Mayo de 2020

Si bien aún restan definiciones sobre una posible fecha del regreso a las aulas, funcionarios, especialistas y docentes ya comienzan a hablar de la escuela de la poscuarentena. El propio ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, adelantó días atrás que se prevé un retorno "escalonado y dual" de la educación presencial. Esto es, estudiantes yendo solo algunos días de la semana a la escuela y el resto de los días siguiendo los aprendizajes como hasta ahora, desde sus casas. Pero más allá de los protocolos de higiene y seguridad que necesariamente deberán adoptarse, son varios los interrogantes que surgen a partir de este nuevo escenario que, se estima, podría comenzar a transitarse después de las vacaciones de invierno. Y son los gremios docentes los que ya anticipan algunos ejes que no deberían estar ausentes en la planificación de la nueva escuela.

En la última reunión del Consejo Federal, espacio que reúne a los ministros de Educación de las distintas provincias del país y representantes de los distintos actores del sistema, se acordó que mientras dure el aislamiento social las escuelas no pondrán calificaciones numéricas en las evaluaciones. "No es momento de evaluar, sino de aprender y cuidarnos", había dicho el ministro Nicolás Trotta en una entrevista con La Capital a fines de abril, donde también alertó de una continuidad educativa atravesada por la desigualdad. Por ejemplo, en el acceso a la conectividad. En la reunión del Consejo Federal también estuvieron presentes los sindicatos docentes, quienes entre otros temas plantearon la necesidad de un marco normativo y paritario nacional que permita garantizar condiciones de trabajo tanto para este período de cuarentena como para la futura vuelta a las aulas.

"Nosotros planteamos una regulación del trabajo online realizado en casa, que significa una sobrecarga laboral muy grande y que está generando mucho malestar en los docentes, porque vemos que compañeros y compañeras comparten una computadora con varios miembros de la familia, usando datos personales de sus propios teléfonos y en un contexto donde no tuvimos acuerdo en la paritaria salarial", advierte Sonia Alesso, titular de Amsafé provincial y secretaria general de Ctera.

Planteamos regular el trabajo online realizado en casa, que significa una sobrecarga labor al muy grande y que genera mucho malestar

Para Alesso, "la presencialidad es irreemplazable" y ante la emergencia surgida por la pandemia del nuevo coronavirus, los docentes encontraron diversas formas de llegar a sus alumnos y alumnas, ya sea desde plataformas online, por grupos de WhatsApp, los cuadernillos que entregan los Ministerios de Educación (provinciales o nacional) o con materiales elaborados por los propios educadores. "Hay un esfuerzo verdaderamente muy grande, porque eso significa muchas más horas de trabajo, por eso entendemos que esto tiene que tener una regulación en el marco de la paritaria", subraya.

De cara a una nueva reunión con las autoridades del Ministerio de Educación de la Nación, la titular de Ctera adelanta que el sindicato docente trabaja en la elaboración de un documento donde estén plasmados los puntos en común de cada una de las provincias, desde la regulación del teletrabajo hasta la carga horaria de maestros y profesores. "Hay veces que mandan una normativa a las once de la noche para que sea cumplida al otro día a las 9 de la mañana. Por eso sostenemos que cualquier cuestión que sea planteada desde los ministerios de las provincias tiene que ser en el marco de la carga horaria del docente y no fuera del horario trabajo", remarca.

>> Leer más: Cómo fue el regreso a las clases presenciales en los países europeos

Nueva normalidad

"Nos negamos a la expresión que hoy se habla de nueva normalidad —aclara Alesso—, porque es una contradicción en sí misma. No hay una nueva normalidad y cuando volvamos la escuela no va a ser la que dejamos antes de la cuarentena". En este sentido, propone pensar en cómo será la gradualidad del regreso al aula, sobre todo cuando hay cursos con más de 30 alumnos. "Eso —dice— supone también la distribución del trabajo docente. Entonces vamos a necesitar más docentes y también tutores para los que necesitan más acompañamiento, ya sea porque tuvieron poco o muy poco contacto con los docentes por no tener conectividad o por estar estar en zonas en las que no son accesibles". Reclama además que el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) llegue a los docentes reemplazantes de todo el país, "que están en situaciones desesperantes". Y agrega: "Por supuesto que también estamos reclamando un aumento para activos y jubilados, ya que no se ha continuado con la paritaria en Santa Fe, lo cual es vergonzoso y requiere una decisión del gobierno de que nos convoque a discutir".

Un punto que entiende central en la planificación de la escuela de la poscuarentena es que "no puede tomarse ninguna decisión de vuelta a las escuelas sin la participación de los gremios docentes, sobre todo en la definición de las condiciones de trabajo". En el caso de Santa Fe, propone convocar a los comités mixtos y evaluar, entre otras cosas, la situación edilicia y de infraestructura escolar, porque hay establecimientos "con problemas en los baños y con el tamaño de los patios o de las aulas". Y "condiciones de bioseguridad" necesarias para pensar en el retorno. El traslado de estudiantes y docentes que para llegar a las aulas usualmente utilizan el transporte público —hoy desaconsejado en el marco de la pandemia— es otro punto a poner sobre la agenda de discusiones a resolver.

Nos negamos a hablar de nueva normalidad porque cuando volvamos la escuela no va a ser la que dejamos antes de la cuarentena

La dirigente sindical plantea también que para hablar de igualdad todos los chicos y chicas tienen que tener computadoras, al igual que sus docentes. "La otra preocupación diría de América Latina —continúa Alesso— es que no se profundice la desigualdad, que no salgamos de la pandemia con una situación peor de la que entramos, por eso proponemos un impuesto a las grandes fortunas para paliar la situación de desigualdad". Según datos de la Cumbre Sindical Internacional (CSI), la crisis de 2008, una de las más importantes de los últimos veinte años, dejó 22 millones de desocupados; y se prevé que luego del Covid-19 en el mundo va a haber 195 millones de desocupados.

Alesso alerta que tanto a nivel de la Cámara de Diputados provincial como nacional hay iniciativas que proponen modificar artículos de la ley nacional de educación. "Nosotros —afirma— sostenemos incluso antes de la pandemia que la tecnología es un instrumento pedagógico, pero no es una modalidad de enseñanza. La modalidad de la educación es presencial para todos los niveles del sistema. La computadora y las nuevas tecnologías son una herramienta más muy valiosa y útil pero no reemplazan al maestro, la maestra y a la profesor".

sindis.jpg

Reinventar el sistema

"Del trabajo docente lo que hay que decir es que la docencia argentina reinventó el sistema educativo en 72 horas, se lo puso al hombro, lo hizo con las herramientas que tenía a mano y en contexto, porque cada escuela inventó una modalidad educativa para su comunidad y en la mayoría de los casos sin la asistencia del Estado". Quien así resume la labor docente en lo que va de la cuarentena es Martín Lucero, secretario general de Sadop Rosario. Para el representante de la docencia de los colegios privados, en este tiempo cobró mucho sentido la palabra comunidad educativa, con docentes que sostuvieron el vínculo pedagógico con sus alumnos "con recursos propios, desde sus casas, siendo creativos e innovadores". Y que por tanto "el vínculo pedagógico se sostuvo porque los maestros y maestras trabajaron el triple".

Más que "tareas", el titular de Sadop Rosario prefiere hablar de "contenidos" que se dieron de manera no presencial, en un contexto de crisis y que se armaron en pocos días. "Todo esto —agrega— no se podría haber llevado adelante sin que los docentes tripliquen su laburo. Es bueno que recordemos esto cuando en días de paro se habla de vocación, sacrificio y amor por la docencia. Bueno, creo que si hay algo que nos tiene que dejar este tiempo es que el debate de la vocación y el compromiso docente es un debate saldado a favor del maestro y la maestra".

El espacio del retorno

El espacio escolar del retorno es otro de los interrogantes de estos tiempos. Para Lucero, el nuevo contexto va a cambiar las relaciones de trabajo, y afirma que "la virtualidad llegó para quedarse": "Después está en nosotros cómo nos posicionamos frente a esa virtualidad. No tenemos que negar eso, sino dar la discusión de como queremos entrar a ese espacio digital. Por eso lo primero que hay que hacer es democratizar el acceso a la tecnología y a los elementos tecnológicos, porque no podemos seguir ampliando la brecha de exclusión social tecnológica".

Junto a la necesidad de avanzar en una real democratización en el acceso a la tecnología, el titular de Sadop Rosario propone discutir mecanismos populares y cooperativos de acceso a la conectividad en todo el país, "para no depender de Google o de la empresa que te presta el servicio de internet". En este sentido, invita a discutir que de la misma forma que hay empresas que fabrican armamentos para la defensa, por qué no pensar en empresas tecnológicas estatales que fabriquen computadoras y generen conectividad "para que las chicas y chicos aprendan" . Por eso, entiende que "la gran disputa de lo que viene es la democratización en el acceso a la tecnología, a la conectividad digital y a la libertad dentro de esos esquemas".

Dentro de esta agenda de la escuela de la pospandemia, propone también repensar la formación docente en esta perspectiva. Y asegura: "Si vamos a repensar la escuela no podemos no repensar la formación docente y la vinculación con los chicos, porque vamos a tener alumnos y alumnas que a los 7 u 8 años ya aprendieron a usar Zoom o Meet y eso no lo van a desaprender". De esta forma, dice que la escuela se enfrenta entonces a nuevos desafíos que emergen con el actual contexto. "Por eso —dice— es clave que en la formación docente tengan acceso a estas herramientas para formar a otros y formarse a ellos mismos".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario