Edición Impresa

Un buen clima para los bonos y acciones

Los bonos volvieron a subir en el mercado: el Boden 2015 cotizó a $ 1.167, y en dólares a u$s 98,70. Si alguien desea comprar dólares en la Bolsa se puede comprar en pesos el Boden 2015 y lo vende en dólares y le queda un dólar a $12.

Domingo 26 de Abril de 2015

El gobierno argentino consiguió 1.415 millones de dólares en la colocación de Bonar 2024; YPF tomó otros 1.500 millones de dólares, y el gobierno se prepara para colocar el Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (Baade). Este último se inscribe en un programa de blanqueo oficial, se suscribe un bono en dólares, a un año de plazo y se paga una renta del 4 por ciento anual. Es el complemento del Cedin.

Con este escenario, luce posible que el gobierno se disponga a realizar nuevas colocaciones de bonos en los próximos meses. Esto aseguraría que el Boden 2015 se terminaría pagando sin ningún tipo de problemas.

Los bonos volvieron a subir en el mercado: el Boden 2015 cotizó a $ 1.167, y en dólares a u$s 98,70. Si alguien desea comprar dólares en la Bolsa se puede comprar en pesos el Boden 2015 y lo vende en dólares y le queda un dólar a $12.

En el mercado del dólar blue, la cotización está en $12,70 para la compra y $13 para la venta. Con un mercado más fluido y perspectiva de suba.

Los Boden 2015, el Bonar 2017 y Bonar 2024 han mostrado una fuerte baja en sus rendimientos, cotizan muy cerca de su valor nominal, y la renta llega al 8 por ciento en promedio. Para los que desean tomar riesgos, hay que arbitrar estos bonos por títulos de más largo plazo, como es el caso del Bono con Descuento bajo legislación argentina, denominado con la sigla DICA. Este último vale en bolsa $1.624, si se lo convierte a dólares bajo la cotización del dólar blue, hay que invertir u$s125. Este título paga una renta anual de u$s11,60. Lo hace 30 de junio y 30 de diciembre. Por ende si se invierte ahora, en 14 meses se recupera u$s17,40, lo que implica una renta del 13,9 por ciento en 14 meses.

Como se puede apreciar, resulta complejo ganar una tasa de dos dígitos en dólares con los bonos locales. A nivel internacional, las tasas están en niveles muy deprimidos. Alemania a 10 años paga el 0,11 por ciento anual, Japón el 0,3 por ciento anual, España el 1,4 por ciento anual y Estados Unidos el 1,8 por ciento anual.

Las acciones han mostrado una mejora sustancial. Hace una semana atrás venció el mercado de futuros y opciones, lo que deja al mercado limpio de vencimientos.

Petrobras presentó su balance auditado que no esclareció demasiado, pero le permitió darle un respiro a las finanzas cariocas. El real cotizó por debajo de 3 por dólar, y esto le da más previsibilidad al mercado. Sin embargo, al balanza comercial de Brasil fue deficitaria en u$s240 millones en lo que va de abril, y en el año por u$s5.700 millones. La inversión extranjera cayó el 38 por ciento anual. Todo esto hace pensar que no tardará en volver a devaluarse el real.

El petróleo sigue sin poder superar los u$s58, si finalmente ello ocurre, la suba de Petrobras, YPF y Tenaris está asegurada. Hay que operar con un ojo mirando los precios internacionales, otro mirando la colocación de deuda argentina, y con los dos los balances de las empresas.

Los bancos se ven beneficiados por una mejora en el precio de los títulos públicos, y por ende, recuperan el sendero alcista. Papeles como Siderar y Aluar recuperan la tendencia alcista.

El jueves último Brasil volvió a mostrar complicaciones con su logística, dado el paro de camioneros que está cortando muchas rutas e impide la llegada de soja a los puertos. En Argentina se nota una mejora en los precios de la oleaginosa a 30 días, en el corto plazo se paga menos dada la gran afluencia de mercadería a puertos. La habilitación de ROE para el maíz, mejoró tímidamente su precio. Todo esto beneficia a Cresud, empresa ligada al campo, y el sector construcción, que ve mejorar su precio notablemente.

CONCLUSIóN. Los bonos argentinos rinden un dígito, les falta mucho para tener rendimientos del 5 por ciento anual como tienen Colombia o Brasil, pero es una mejora importante.

• Los bonos con rendimientos del 8 por ciento anual deberían arbitrarse por el bono con descuento que paga mayor renta y un rendimiento más elevado.

• La colocación de deuda hará que las reservas crezcan, se paguen más importaciones, y mejore la actividad económica. El gobierno debería esmerarse para que se cierren paritarias, y la mejora de actividad está asegurada.

• El problema es que los empresarios no desean convalidar subas de salarios superiores al 30 por ciento anual y pagar el impuesto a las ganancias. Esto genera negociaciones muy complejas que de no resolverse, demorarán la reactivación.

• En acciones, desde esta columna seguimos recomendando un mix de papeles que tengan acciones bancarias, exportadoras y empresas ligadas a la construcción.

• El dólar blue se irá estacionando en un nivel de $13/ $14 y esto empujará el precio en pesos de los bonos y acciones.

• En el exterior, la devaluación del dólar y revaluación del real descomprimen el escenario internacional. Se necesitaría una suba en el precio del petróleo y la soja para etiquetar una suba sostenida de los activos financieros.

• El mercado ingresa en la última semana de abril, y se va dibujando una sonrisa en el rostro. Suben bonos y acciones, ingresan dólares al país, y la soja se muestra con expectativas alcista. Si el gobierno libera más importaciones, y salen las paritarias, los argentinos deberíamos tener un mayo mucho mejor que abril.

• El gobierno que llega financia al que se retira. El mundo mira más la sucesión (que puede ser Scioli, Macri o Massa), y flexibiliza su posición financiera. Ojalá esto continúe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario