Edición Impresa

También trasplantaron el hígado de la niña donante del corazón a Renzo

Salvar vidas. Evangelina falleció en Corrientes tras un accidente: dos de sus órganos se les implantaron a dos chicos. Lo recibió una nena venezolana de dos años con cirrosis hepática de nacimiento, en el hospital Italiano de Buenos Aires.  

Miércoles 05 de Junio de 2013

Una niña venezolana de dos años que padece cirrosis hepática recibió el hígado de Evangelina, la nena correntina fallecida el sábado pasado tras un accidente que protagonizó junto a sus padres en Itatí, localidad de esa provincia. La muerte de Evangelina había trascendido desde el momento que su corazón sirvió para darle mayor esperanza de vida a Renzo Salvatore, un bebé que lo recibió en una ablación en el sanatorio Garrahan de Buenos Aires.

La mamá de la nena venezolana, Aína Chacín, confirmó que su hija recibió el hígado, en un trasplante que tuvo lugar en el hospital Italiano también de Capital Federal.

"Ella (por Evangelina) está duplicada en mi hija", dijo emocionada Chacín al diario El Litoral de Corrientes.

Madre e hija habían llegado hace un tiempo a Buenos Aires con la expectativa de poder recibir un órgano, ya que Argentina es uno de los países con mayor porcentaje de donaciones. La enfermedad severa de su hija, que la arrastra desde nacimiento, le amenaza la vida.

"Cuando me enteré que llegó el órgano para mi hija no lo podía creer, después de tanta espera. Me emocioné mucho e inmediatamente quise tomar contacto con la familia donante", declaró Chacín.

"Sólo supe que el donante era un niño de dos años oriundo de Corrientes, pero no me especificaron el sexo. Me contaron que había fallecido hacía pocas horas a raíz de un accidente", contó.

En efecto, el Centro Unico Coordinador de Ablaciones e Implantes de Corrientes (Cucaicor), había informado que tres equipos de trasplantes habían arribado a Corrientes el sábado pasado: uno del Hospital Italiano de Buenos Aires, otro del Hospital Garrahan y el tercero de la Fundación Favaloro. Y que la coordinación del operativo habían estado a cargo de los médicos correntinos Angel Piacenza, Mirta Galván y Jorge Ojeda.

"El operativo de ablación comenzó el sábado y el domingo le trasplantaron el órgano a mi hija", apuntó Chacín. "Después, ese día (domingo) cuando me enteré que llegó el corazón para Renzo estaba casi un 100 por ciento segura que la donante era la misma niña", manifestó la mamá.

"Ahora quiero tomar contacto con la mamá de la niña donante y agradecerle infinitamente por la esperanza de vida que le dio completamente a mi hija", relató con un dejo de emoción.

Ayer la mamá de Evangelina habló desde la sala donde se encuentra internada en un hospital de Corrientes (ver aparte), pero al momento de hacerlo aún desconocía que el hígado de su hija había sido trasplantado también. Se refirió a Renzo y sus padres:

Aína Chacín dijo ayer con relación a la mamá de Evangelina: "Quiero darle mi palabra de aliento y rezar por la pequeña ya que con su donación no sólo pudo salvar a mi niña sino también a otros chicos que están en lista de espera", expresó.

"Ella se está duplicando en otro niño; son dos vidas que vuelven al mundo", enfatizó Aína, quien se encuentra en Buenos Aires en compañía de su hermano.

Asimismo, contó que su hija se recupera satisfactoriamente del trasplante.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario