Escenario

Solcito Fijo: "Espero que las nuevas generaciones crezcan siendo protagonistas de sus vidas"

La artista dijo que en su show intenta "transmitir un mensaje positivo y reflexivo respecto al maravilloso mundo de las infancias". Por primera vez sin la compañía de su padre, Piñón Fijo, actúa este sábado en el Broadway

Sábado 25 de Septiembre de 2021

Solcito subió por primera vez al escenario a los 15 años con su padre, Piñón Fijo. Hace dos años hizo una pausa para dedicarle tiempo completo a su primera hija y allí surgió su necesidad de hacer su propio camino sin olvidar el legado familiar. Con dos discos, “Yo puedo volar” y “Soy Solcito”, Ana Sol Gómez Suárez, ya tiene nombre propio y ahora llega a Rosario por primera vez al frente de su propio espectáculo. Sol aprovechó la pausa de la pandemia y la maternidad para trabajar y, de hecho, parte de esos nuevos hábitos, como la virtualidad, fueron incorporados al show que se podrá ver hoy, a las 15, en el teatro Broadway (San Lorenzo 1223).

“Se trata de un espectáculo pensado para que toda la familia disfrute por igual, un show donde integramos la virtualidad y la presencialidad, como una forma de contextualizar la realidad actual”, explicó la artista a Escenario. La adaptación a esa realidad incluye los shows por streaming que dio durante toda la pandemia, que uno de los personajes interactúe con ella desde su Córdoba natal y su adhesión a las transformaciones y formas de comunicarse con las infancias.

sol2.jpg
Piñón Fijo y Solcito, que encaró su proyecto personal.

Piñón Fijo y Solcito, que encaró su proyecto personal.

¿Cómo es el show que traés a Rosario?

El show para Rosario lo venimos preparando y trabajando con mucho amor y entusiasmo. Se trata de un espectáculo pensado para que toda la familia disfrute por igual, un show donde integramos la virtualidad y la presencialidad, como una forma de contextualizar la realidad actual. Durante el 2020 hicimos decenas de shows virtuales y aprendimos mucho de ese nuevo mundo, aunque nunca dejamos de extrañar el vivo en el teatro. Por eso tratamos de integrar todo a esta propuesta presencial. ¡Durante todo el espectáculo me acompaña Picasso!, un ave de dudosa procedencia que se autodenomina el productor del espectáculo. Curiosamente, el productor, lejos de tener las cosas claras, se encuentra en una nebulosa respecto de si se trata de un show virtual o presencial. Tal es así que comienza el show desde Córdoba por streaming, y al enterarse que se trata de un show presencial emprende un viaje con destino al Broadway, manteniendo comunicaciones a través de videollamada con el público, el cual lo ayuda a encontrar el teatro. La pregunta que todos nos hacemos es: ¿llegará a tiempo? En el medio de esta divertida aventura, hacemos un recorrido por mis canciones las cuales ilustran cuestiones cotidianas y, que de alguna manera, intentan transmitir un mensaje positivo y reflexivo respecto al maravilloso mundo de las infancias y la familia. En pocas palabras, esta es una opción familiar con mucha música, aventura, juego, baile, diversión y sobre todo, mucha emoción compartida.

¿Cómo fueron tus inicios en el teatro y la música para chicos?

Creo que mis inicios datan de mi nacimiento (risas). Nací en una familia dedicada a las infancias. Mi mama es docente, con gran vocación desde joven en la educación de los más pequeños y pequeñas, y mi papá, un payaso que se las ingenió para transmitir lo mismo, pero a través de la música. Desde que tengo uso de razón convivo con la música, los shows y las infancias. En una primera etapa recorriendo plazas junto a mi papá, donde allí armaba sus espectáculos a la gorra. Luego, esos shows callejeros pasaron al teatro, y fue a mis quince años cuando me subí por primera vez a un escenario. En aquel momento lo tomaba como un juego, pero luego, con el paso del tiempo se fue transformando en mi vida profesional. Mi papá me hizo parte de sus espectáculos y tuve el gran privilegio de conocer todos los teatros del país gracias a las giras con él. Fueron muchos años de grandes aprendizajes.

Solcito - A Jugar Cantando - Video Oficial

¿En qué momento y por qué decidiste emprender un camino independiente?

Creo que ese momento fue cuando quedé embarazada de mi hija Luna. Allí empecé a analizar la posibilidad de crear mi propia agenda. Con Piñón viajábamos muchísimo, y a pesar que se disfrutaba mucho, se empezó hacer más complejo con una bebé. No era fácil seguir ese ritmo y a su vez vivir la maternidad a pleno como yo deseaba. Entonces decidí hacer una pausa indefinida de esos viajes para estar en casa y entregarme al ciento por ciento a mi hija. En esos días de pura maternidad comenzaron a nacer canciones, primero una, después otra, y así, de a poco, fui dándole forma a este vuelo propio. Todas estas canciones que nacieron con el nacimiento de Luna, dieron origen a mi primer álbum, al que justamente llamé “Yo puedo volar”.

¿Cuánto influyó en tu decisión la figura de tu padre?

Para responder a esta pregunta, te cuento una anécdota. Yo siempre fui mi reservada con mis creaciones musicales. Nunca se las mostraba a mi papá. Era muy difícil para mí, que veía en mi papá la excelencia artística, musical y poética, mostrarle algo que había escrito yo. Quizá era muy insegura, entonces me las guardaba. Una vez dije, creo que llegó el momento... Ibamos juntos en el auto, y le digo papi, ¿te puedo mostrar algo?, a lo que obviamente asintió. Entonces puse a sonar en el bluetooth, la primera canción del disco “Yo puedo volar”. Se llamaba “A jugar cantando”. Imaginate los nervios que tenía... Mi papá la iba escuchando, y a mitad de canción detuvo el auto, se estacionó a un costado y terminó de escucharla atentamente. Yo no daba más de la incertidumbre. Cuando terminó la canción, emocionado me miró y me abrazó. Lo tomé como una aprobación, entonces sentí que debía intentarlo. Así que a tu pregunta respondo… influyó de gran manera.

Mi papá hizo cosas maravillosas con la música y las infancias que hoy tomo de guía, es mi GPS en ese sentido. Desde mi caminito propio, trato de tomar todo lo que aprendí, y darle también mi impronta, la cual está determinada en gran medida por mi experiencia como madre y como generación inmersa en una revolución en todos los sentidos Mi papá hizo cosas maravillosas con la música y las infancias que hoy tomo de guía, es mi GPS en ese sentido. Desde mi caminito propio, trato de tomar todo lo que aprendí, y darle también mi impronta, la cual está determinada en gran medida por mi experiencia como madre y como generación inmersa en una revolución en todos los sentidos

¿Fue un desafío superar la imagen de Piñón Fijo?

Creo que no fue, ni es un desafío. En primer lugar porque no se puede superar lo insuperable (risas), y en segundo lugar, porque no va por ahí. Mi papá hizo cosas maravillosas con la música y las infancias que hoy tomo de guía, es mi GPS en ese sentido. Desde mi caminito propio, trato de tomar todo lo que aprendí, y darle también mi impronta, la cual está determinada en gran medida por mi experiencia como madre y como generación inmersa en una revolución en todos los sentidos. Por eso creo que no se trata de superar, sino de aprehender, adaptar y dar valor agregado a lo que ya se hizo.

¿Qué diferencias encontrás entre la forma de comunicarse con las infancias a través de espectáculos o canciones hace 30 años y la forma en que se lo hace ahora, con una generación familiarizada con temas que antes no se trataban abiertamente o habituados a tecnologías que no existían?

Se relaciona con lo que charlábamos recién. Personalmente estoy muy entusiasmada y esperanzada con este cambio. Creo que poner en duda lo que antes se daba por cierto, válido o correcto, nos hace movernos, y el movimiento siempre es bueno. Estancarnos en paradigmas antiguos o desprovistos de contemporaneidad, creo que no nos hace bien. Hay una realidad que no podemos evadir. El mundo cambió y lo sigue haciendo cada día que pasa, entonces creo que adaptar las formas de educar o las formas de comunicarse con las infancias es un cambio positivo. En casa hacemos un constante ejercicio para educar a Luna con respeto y convicción. Siempre que vamos a tomar una decisión pensamos: ¿Esta decisión la estoy tomando yo porque pienso que es la mejor forma o estoy influenciada por lo que nuestros padres y abuelos pensaban que era lo mejor?. Es difícil apartarse y decidir por si mismos, pero creo que a la larga, vale la pena el esfuerzo. Estoy convencida que vamos hacia un mundo mejor. Tengo la esperanza de que estas nuevas generaciones crezcan siendo protagonistas de sus vidas, siendo escuchadas y atendidas emocionalmente a tiempo. Es el mensaje que transmito día a día en mi entorno y redes sociales.

sol3.jpg

¿Qué pensás del lenguaje inclusivo para dirigirse a las infancias?

Pienso que es parte de un proceso positivo de cambio. A su vez creo que el lenguaje inclusivo es mas abarcativo que escribir de tal o cual manera, creo que es un llamado a la reflexión, una invitación a cuestionarnos lo que ya existe. En ese proceso de reflexión y cuestionamiento es muy probable que lleguemos a conclusiones que quiten sustento a la construcción del lenguaje tradicional. No voy a negar que en este proceso de cambio a veces cuesta emplearlo o que resulta incómodo, pero de a poco creo que todos y todas, o todes, podremos ir normalizando una nueva realidad. Una nueva realidad que lo único que intenta es evitar el sufrimiento y la exclusión. Cuando se trata de inclusión apoyo cualquier cambio, salir de la lupa juzgadora sólo para escuchar y empatizar con el otro por más que a mi no me afecte, es la transformación que sueño para un mundo más justo y amoroso.

¿Qué te inspira a la hora de escribir y componer canciones?

Creo que el 98 por ciento de mis canciones están inspiradas en mi hija Luna, en mi rol de madre, y la cotidianeidad de mi familia. En esos tres ítems te aseguro que hay mucha tela para cortar... (risas). Me encanta poner en canciones la experiencia de la crianza. Se que muchas familias están viviendo exactamente lo mismo que yo, ¡y que no estoy sola! Me da mucha intriga saber qué ocurre en las otras familias, cómo son las experiencias de vida de cada infancia, maternidad o paternidad. Cuando publico una canción y me escriben familias contándome que se sienten identificadas o que gracias a esa canción pudieron superar o sobrellevar alguna etapa en la crianza me da mucha satisfacción y me invita a seguir escribiendo.

Cuando se trata de inclusión apoyo cualquier cambio, salir de la lupa juzgadora sólo para escuchar y empatizar con el otro por más que a mi no me afecte, es la transformación que sueño para un mundo más justo y amoroso Cuando se trata de inclusión apoyo cualquier cambio, salir de la lupa juzgadora sólo para escuchar y empatizar con el otro por más que a mi no me afecte, es la transformación que sueño para un mundo más justo y amoroso

¿Qué impacto tuvo o cómo pensás que afectó o podría afectar de cara al futuro el año y medio de aislamiento que se vivió en Argentina?

El impacto en términos generales es negativo. Muchas familias han sufrido demasiado con toda esta situación, y no solo desde el punto de vista económico, sino también emocional. La falta de trabajo, la imposibilidad de generar ingresos puso en jaque a la armonía dentro de los hogares. Entonces creo que todos esos factores afectaron a las familias de manera negativa. No obstante, hago un esfuerzo para ver la situación con cierto optimismo. Creo que la pandemia y el aislamiento se convirtieron en una gran oportunidad para parar la pelota y ver donde estamos parados, como individuos, como familia y como sociedad. El estar en casa sin poder hacer mucho, nos dio ese cachito de tiempo que en la dinámica diaria escasea para sentarnos a pensar. Ese espacio de tiempo obligado que tuvimos creo que, a la larga, traerá cosas positivas. Desde el punto de vista tecnológico, la pandemia aceleró exponencialmente la forma en que podemos comunicarnos y eso creo que es bueno. Nos abrió la posibilidad de reinventar las actividades y poder volvernos productivos sin estar fuera de casa tantas horas, y así poder tener más tiempo con la familia. Creo que va costar volver a la conocida normalidad, pero como siempre, encontraremos la forma de adaptarnos a esta nueva realidad.

sol4.jpg

¿Qué canción escribirías o cómo reflejarías ese aislamiento en una canción o un espectáculo?

Hay una canción que quiero mucho, porque habla de nuestra casa, como ese lugar donde la familia convive y está segura. El aislamiento fue eso, quedarnos en casa para estar seguros. La canción se llama “En mi casa”, y también toca temas que fueron de gran importancia en la dinámica dentro del hogar, como la paciencia, el diálogo y sobre todo las palabras mágicas “por favor”, “perdón” y “gracias”. En lo que respecta a la higiene preventiva, ¡escribí una canción muy divertida para el lavado de manos para que ese hábito sea divertido de incorporar!.

¿Cuál es el próximo desafío o proyecto?

Traer al mundo a un nuevo integrante que se está gestando felizmente dentro de mi pancita. Hoy tengo las antenas puestas en este nuevo regalo de la vida. Aunque soy medio inquieta y seguro que junto a mi equipo, emprendemos algún nuevo proyecto artístico. Espero inspirarme con esta nueva etapa y poder escribir nuevas canciones. Quiero mantener activo y renovado mi canal de YouTube, así que también la idea es trabajar en la grabación de nuevos videos para que las familias puedan disfrutar en casa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario