Edición Impresa

Salvan a una mujer que permaneció 42 minutos clínicamente muerta

La reanimaron con un dispositivo de compresión llamado Lucas 2, único en su tipo en el país, para mantener el flujo de sangre. Sufrió un paro cardíaco en su casa y fue llevada al hospital con sus arterias totalmente tapadas. Allí la revivieron y operaron.  

Martes 20 de Agosto de 2013

Una mujer australiana "volvió a nacer" ayer, pero literalmente, después de que los médicos lograran devolverla a la vida tras pasar 42 minutos clínicamente muerta, informaron los médicos que le salvaron la vida en un hospital de la ciudad de Melbourne.

Vanessa Tanasio, de 41 años y madre de dos hijos, fue trasladada al Monash Medical Center de Melbourne la semana pasada tras sufrir un ataque al corazón cuando estaba en su casa y con una de sus arterias completamente bloqueadas.

Tanasio sufrió un paro cardíaco y fue declarada clínicamente muerta poco después de su llegada al hospital.

La expresión "clínicamente muerto" es un término médico que se aplica a una persona que dejó de respirar y su sangre de circular.

Sin embargo, los médicos no tiraron la toalla y usaron un novedoso y ahora providencial dispositivo de compresión llamado Lucas 2, el único de este tipo que hay en Australia, para mantener el flujo de sangre hacia su cerebro, mientras el cardiólogo Wally Ahmar abrió la arteria para desbloquearla.

Una vez desbloqueada la arteria, el corazón de Tanasio volvió a latir a un ritmo normal.

"Utilicé múltiples descargas, muchas medicinas para resucitarla", dijo ayer el médico Wally Ahmar, desde el Monash Medical Center de Melbourne.

"Un milagro". "Ciertamente esto es un milagro. No esperaba que ella estuviera tan bien", advirtió el cardiólogo. Tanasio aseguró que no tenía antecedentes de enfermedades de corazón y declaró estar muy agradecida por estar viva.

"Recuerdo estar en mi sofá, después el suelo, después llegando al hospital y luego dos días desaparecieron", explicó Tanasio.

"Estuve muerta casi una hora y sólo una semana después me siento bien. Es surreal", agregó.

El dispositivo Lucas comprime el pecho, de manera similar a cuando se realiza la maniobra de resucitación cardiopulmonar (CPR), y permite a los médicos trabajar sin parar para colocar un stent (dispositivo cilíndrico) en el interior de una arteria bloqueada. "Es la primera vez que se utiliza con éxito este dispositivo en un paciente", informó ayer el hospital.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS