Edición Impresa

Detroit entró en default y pagará a acreedores con una quita del 90 por ciento

El plan ideado por Orr prevé que los acreedores afectados, más de un centenar en total, recibirían pagos de hasta 10 centavos por dólar de sus tenencias nominales.  

Sábado 15 de Junio de 2013

La ciudad estadounidense de Detroit, que tiene unos 17.000 millones de dólares en deuda pública, decidió suspender los pagos de compromisos previstos por un total de “2.000 millones de dólares de deuda no garantizada”, a partir de una cuota vencida en el día de ayer, se anunció oficialmente.

   La revelación la realizó el interventor de Emergencia designado por el Estado de Michigan, Kevyn Orr, quien pidió un “sacrificio compartido” entre todos los acreedores de la ciudad estadounidense y dijo que se frenarán de inmediato los pagos de determinados bonos en circulación.

Tras los pasos de Cleveland. El impago de ayer, de 39.7 millones de dólares en obligaciones a fondos de pensión, convirtió a Detroit en la ciudad más poblada de Estados Unidos en entrar en default, después que lo hiciera Cleveland, en 1978, según reportó la agencia Bloomberg.

   El plan ideado por Orr prevé que los acreedores afectados, más de un centenar en total, recibirían pagos de hasta 10 centavos por dólar de sus tenencias nominales. “Tenemos que encontrar un equilibrio entre el legado de las obligaciones para con los acreedores, y los empleados y los jubilados, y el deber como una ciudad de 700.000 habitantes para las luces, la policía, incendios, gestión de emergencias, la limpieza de las calles”, dijo Orr en una conferencia de prensa.

Cuna de la industria del auto. Orr fue nombrado por el gobernador republicano Rick Snyder para estar a cargo de la ciudad más grande del Estado de Michigan, donde se encuentra la sede central de la automotriz General Motors, y que a marzo de 2013 presentaba una tasa de desempleo de 17,5%, una de las más importantes de Estados Unidos. De esta forma, Detroit se une a las ciudades de California, Stockton y San Bernardino, que en su momento pidieron una reestructuración de la deuda a los acreedores.

   En tanto, Alabama, el pasado 5 de junio llegó a un acuerdo para poner fin a su quiebra, con un plan que comprendió una quita de 40% de las deudas en poder de los acreedores.

   Después del anuncio de Detroit, Standard & Poors bajó la calificación de deuda de la ciudad a CC desde CCC con perspectiva negativa. Eso es 10 escalones por debajo del “grado de inversión”.

   En tanto, Fitch redujo la nota a C, que indica “default inminente”. “Va a tener un impacto” en los 3,7 billones (millones de millones) en el mercado de bonos municipales estadounidenses, reconoció Bill Nowling, el vocero de Orr. “Pero estamos en una encrucijada”, continuó.

   La administración de Detroit calculó que las negociaciones con los acreedores durarían hasta agosto. Orr recordó que la ciudad puede acogerse al capítulo 9 de ley e quiebras de Estados Unidos, si bien es una decisión que ha dicho quiere evitar. “Creemos que puede haber un cierto margen de negociación, pero no mucho”, sostuvo Orr.

   Los empleados y jubilados municipales también enfrentan recortes en sus pensiones y en la cobertura de salud, “consistentes con el financiamiento que esté disponible”. Se creará una junta de supervisión para Detroit, similar a una que se creó tras las dificultades financieras de la ciudad de Nueva York en 1979, que asegurará que se sostengan las reformas, dijo el interventor Orr.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS