Edición Impresa

Berlusconi hizo un último intento para no ser expulsado del Senado

Presentó miles de documentos que según él prueban su inocencia en el caso de fraude fiscal por el que lo sancionaría la Cámara alta.

Martes 26 de Noviembre de 2013

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi presentó documentos que según él probarían su inocencia en el caso de fraude fiscal por el que fue condenado por la Justicia y que motiva que este miércoles sea casi seguramente expulsado del Senado. En base a esas presuntas pruebas, Berluconi rogó a los senadores que no lo dejen sin su banca. La sesión está prevista para mañana.

En un esfuerzo de última hora para salvarse de una expulsión del Senado que lo alejaría de los cargos públicos durante años, Berlusconi sostuvo que las declaraciones juradas de 12 testigos y 15.000 páginas de documentación procedentes de Hong Kong demuestran que es inocente. La Corte de Casación lo condenó en forma definitiva a cuatro años de prisión en suspenso por fraude fiscal en agosto pasado. Por esta causa, el Congreso activó los mecanismos para expulsarlo. La legislación vigente establece que un funcionario público no puede mantenerse en su cargo si sufre una condena definitiva a más de dos años de prisión, como es el caso de Berlusconi.

Este, además de presentar las pruebas que reunieron sus abogados en una conferencia de prensa, envió una emotiva carta a los senadores del Partido Democrático (centroizquierda) y del contestatario Movimiento Cinco Estrellas, 48 horas antes de que el Senado someta a votación si lo expulsa. El magnate de los medios de 77 años dijo que su expulsión del Parlamento equivaldría a un "golpe al gobierno. Estos son documentos que demuestran en forma incontrovertible que no tengo nada que ver con eso de que me acusan", afirmó a un canal de televisión de su propiedad.

El ex premier fue declarado culpable de urdir un plan para comprar los derechos de transmisión de películas estadounidenses para su emporio Mediaset a través de una serie de compañías ubicadas fuera del país, maniobra que involucraba una falsa declaración de pagos con el fin de evadir impuestos. Su defensa sostuvo que en ese momento él estaba dedicado a la política y ya no estaba involucrado en las actividades diarias de la administración de sus negocios. Pero la Corte de Casación respaldó la sentencia y la pena de cuatro años el el pasado 1º de agosto. La ley prohíbe que los sentenciados a más de dos años ejerzan un cargo público o se postulen para uno durante seis años.

Los abogados de Berlusconi señalan que la ley, de 2012, no puede aplicarse retroactivamente a delitos que presuntamente se cometieron antes. Pero el voto para expulsarlo del Senado parece encaminado, a menos que sus aliados puedan demorar la decisión. Desde que la Casación emitió su fallo, Berlusconi trató en vano de mantener su base de simpatizantes. El 2 de octubre fue humillado en el Parlamento al verse forzado a retractarse de su amenaza de provocar la caída del gobierno de coalición, luego de que todos sus ministros se negaron a respaldarlo. Esta primera rebelión interna dio paso a una ruptura definitiva de su formación. El 15 de noviembre Angelino Alfano, vice premier y ministro de Interior, lideró la división de la formación de Berlusconi al negarse a ingresar a su nuevo formato, Forza Italia, y lanzar su propia organización, Nuevo Centroderecha, con decenas de legisladores opositores a la línea adoptada por Forza Italia. Estos senadores no votarán mañana por la expulsión de Berlusconi, pero tampoco apoyarán el planteo de Forza Italia de retirar su apoyo al Ejecutivo. De esta manera, Berlusconi ha perdido la que fue durante varios años su "bala de plata": la amenaza de hacer caer al gobierno al retirar el apoyo de su partido, ahora fragmentado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS