Economía

Jubilaciones: otro paso para atrás en 2018

Los jubilados perdieron poder de compra tras la actualización de los haberes y la devaluación terminó de aniquilarlos.

Domingo 02 de Diciembre de 2018

El sector pasivo atraviesa por unos de sus peores momentos por la devaluación de sus haberes, pérdida de poder adquisitivo y el consecuente deterioro de su calidad. Y padece una vulnerabilidad extrema, merced a ajustes a la baja, el riesgo que corre su fondo de garantía, y la proximidad de fallos judiciales trascendentes para su futuro.

El ex director de Ansés y director del Centro Internacional de Estudios de Seguridad Social, Miguel Fernández Pastor, advirtió que desde la aplicación de la última fórmula de movilidad los jubilados que perciben la mínima ya perdieron el equivalente a más de dos haberes en los últimos quince meses. Calculó que entre septiembre de 2017 (cuando se produjo el último aumento antes del cambio de la ley de movilidad) y diciembre de este año, la inflación alcanzará el 59,15%, mientras que en el mismo período la movilidad será del 28,4%, por lo que la pérdida llegará a más del 30% respecto de la inflación. En consecuencia, un jubilado que percibe la mínima en los últimos 15 meses perdió $ 17.791. Entre octubre de 2017 y diciembre de 2018 cobrará un beneficio promedio de $ 8.388, por lo tanto, la pérdida neta es de 2,12 haberes.

Por su parte, el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas comparó la evolución mensual de la inflación con relación a los cuatro aumentos trimestrales de las jubilaciones y demás prestaciones de la Seguridad Social en el curso de este año. En el caso de la jubilación mínima, el haber pasó de $ 7.346,60 a $ 9.309,10 a cobrar durante diciembre, lo que implica un aumento del 28,5%, que contrasta con el casi 50% de inflación prevista para este año.

Si esta comparación se extiende a septiembre de 2017, con el cambio de fórmula, la pérdida se eleva a 26 puntos porque, además, el ajuste semestral pasó a ser trimestral, pero salteando el aumento de un trimestre, el de diciembre de 2017. Esa pérdida se fue produciendo a lo largo del año con la característica que cada ajuste trimestral no logró recuperar lo perdido en el mismo período anterior.

Como los ajustes de las jubilaciones y prestaciones sociales fueron inferiores a la inflación, lo perdido desde 2015 a valores de diciembre de 2018 alcanzaría a $ 29.771,60 a pesos de diciembre de 2018 para el caso de la jubilación mínima, según el instituto. Es que en 2016 la inflación fue del 41% y las jubilaciones aumentaron el 31,68%. Una pérdida de casi 10 puntos. En 2017, las prestaciones subieron el 28%, con una inflación del 24,8%, una recuperación de 3,2 puntos. Así, con el 47% de inflación en 2018, la suba de precios acumulada es del 158,7%, mientras las jubilaciones y prestaciones sociales aumentaron 116,5%.

El último informe del Centro de Economía Política Argentina (Cepa) reveló que "la jubilación mínima habrá retrocedido 7,3% su poder de compra respecto del promedio de 2017 y 13,9% en su poder de compra respecto del promedio de jubilación mínima de 2015". Al tomar en cuenta el último mes del año, indican que "la pérdida es de 12,1% en relación a 2017 y de 17,2% en relación a 2015".

Desde Cepa concluyen que, si se quisiera "equiparar el poder de compra de la jubilación mínima en 2018 al de 2017, habría que adosarle la suma de 9.264 pesos" y para empatar el poder adquisitivo de acuerdo al de 2015 "habría que adosarle la suma de 18.975 pesos. Si se considera el valor a diciembre, la pérdida anualizada ascendería a 14.206 pesos respecto de 2017 y 20.246 pesos respecto de diciembre de 2015, también anualizando la diferencia", concluyen en el estudio. Al analizar el valor final de la jubilación mínima se percibe que, a diciembre de 2018, el poder adquisitivo asciende a 81,7% del valor promedio de 2015. Es decir, que para diciembre de 2018 habrá perdido 18,3% de su poder de compra respecto del promedio de 2015.


Sin bono


La posibilidad de que se extendiera los jubilados el bono de fin de año de 5 mil pesos para los empleados privados y de algunos sectores públicos, se derrumbó días atrás, cuando el titular de la Ansés, Emilio Basavilbaso, lo descartó ante el Congreso. Por más que se lo hubieran otorgado, esa "equiparación" de poder adquisitivo "no revertiría la tendencia descendente que experimentan los haberes desde la actualización de septiembre de 2015", consideran los economistas del Cepa.

Días atrás, la diputada nacional por el Frente Renovador Mirta Tundis, junto su par José Luis Ramón, presentaron un proyecto de ley para que en diciembre los jubilados también reciban los 5 mil pesos por única vez. "La inflación de este año ha sido del 40,5% mientras que el haber jubilatorio se ha incrementado tan sólo el 20%", expresó la legisladora, que es presidenta de la Comisión de Personas Mayores de la Cámara baja.

Para Tundis, la lenta e injusta evolución de los haberes jubilatorios nunca tuvo un capítulo tan crudo como el actual, ni siquiera en la era menemista. La diputada dijo que en los 80 empezó a desbarrancar el sistema, y se comenzaron a acumular los juicios por reajustes, que "siempre hubo porque los pasivos siempre tuvieron malos haberes".

"Hubo recomposiciones en el 89, con el decreto 648, después vinieron los bocones serie 1 y 2 en el 91 y 92 y recién en 2003 comenzaron los aumentos. Las jubilaciones estaban en 150 pesos (150 dólares, como decía Menem), y después subieron a 260 pesos, pero los pasivos estaban en una situación crítica, casi como ahora. Casi", remarcó.

"Hoy se pretende volver a cambiar la movilidad y están tomando las mismas políticas de el ex ministro Domingo Cavallo, que llevaron a un sistema de privatización que perjudicó a los jubilados", dijo.

"La ley 24.241, que creó las AFJP;, tenía un sistema de movilidad bueno, semestral, que se llamaba Ampo (aporte medio previsional obligatorio). En el primer año Cavallo vio que ese aumento beneficiaba al jubilado y dijo basta. Vamos a crear el Mopre (módulo previsional), que lo establecía el presupuesto. Es probable que (la gestión macrista) haga lo mismo y se vuelvan a congelar los sueldos de los jubilados, que para muchos gobiernos siempre fueron un gasto. No hay fórmula mágica, van cambiando de nombre y rotando siempre sobre lo mismo", dijo.

También se refirió a la ley de Reparación Histórica del actual gobierno. "Fue sólo un reajuste pero que alcanzó a un sector, a unos pocos, a los que tenían aportes más importantes que quedaron devaluados, y que estuvieron más de diez años sin aumento", consideró Tundis en el marco de la presentación de los precios de la canasta para los jubilados de Rosario y la región, presentada días atrás por el Centro de Educación, Servicios y Asesoramiento al Consumidor (Cesyac) y Alerta Jubilados de Rosario (ver aparte) y agregó: "Lo cierto es que tenemos 6.800.000 jubilados. Más de 5 millones cobran menos de 16 mil pesos, están por debajo de la línea de la pobreza y 3,5 millones cobran en promedio $ 8.700, por lo que están en la indigencia".

"Con el dictado de la ley de Reparación Histórica, el Estado les propuso un acuerdo transaccional a todos los que se encontraban con un juicio de reajuste contra Ansés. Ese acuerdo consistía en que, si los demandantes aceptaban que se les redujera la jubilación mediante la aplicación de un nuevo índice de actualización, éstos cobrarían inmediatamente", señaló Fernández Pastor.

Explicó que esa reducción se produciría cambiando el histórico índice de actualización, Indice de Salarios Básicos de la Industria y de la Construcción (Isbic) por uno nuevo denominado Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables). Y señaló que sólo aceptaron "el acuerdo transaccional" unos 50 mil casos, sobre alrededor de 200 mil".

De allí que en una de las últimas reuniones del año, el 18 de diciembre, la Corte Suprema emitirá sentencia sobre la "determinación del índice aplicable para el nivel inicial de retiro", para lo cual tomará el "caso Blanco", una denuncia realizada contra la Ansés. Para el Poder Ejecutivo debe utilizarse el índice Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) para la actualización de haberes jubilatorios, mientras que muchos jubilados demandaron al Estado para que se les siga aplicando el Isbic (Indice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción).


Fallo suavizante


Lucio Orlando Blanco inició la demanda en 2012 con la expectativa de que se le aplicara una fórmula que la propia Corte había establecido para mejorar los haberes iniciales y que tomó como base el índice conocido como Isbic. La Cámara de la Seguridad Social le dio la razón a Blanco este año, pero la Ansés pretende que se utilice el Ripte, que es el índice que fijó como pauta de movilidad en la llamada "reparación histórica". Con este cálculo, se estima que la jubilación es alrededor de 60% inferior. El máximo tribunal tiene más de 7.000 expedientes de jubilaciones. Mientras que los cálculos de especialistas apuntan a que en todo el sistema judicial habría unos 150.000 reclamos.

Fernández Pastor opinó que "tanto al gobierno como al FMI, la definición de aplicar el Isbic o el Ripte no le cambia absolutamente nada. Es así, porque las sentencias se pagan de acuerdo con la partida presupuestaria que fue definida hace pocos días por la ley de presupuesto. Esto quiere decir que, según se resuelva el caso, se pagarán más o menos sentencias, pero en ningún caso se utilizará un peso más del que fija la partida presupuestaria. Por lo tanto ¿qué cuestión institucional esta en juego? Ninguna, el fallo 'Blanco' será uno más de los tantos fallos testigos que saca la corte y que, para colmo, afecta a menos del 2% de los jubilados y pensionados. Sin embargo, los medios y en particular los que actúan como voceros del gobierno, se han empecinado en resaltar la enorme trascendencia de un fallo que puede afectar las cuentas públicas. Mentira, cruda y vil mentira", enfatizó el ex titular de Ansés.

"Conociendo el paño, tengo la presunción de que al presidente le interesa y mucho que ese fallo salga a favor de los jubilados, y en esa fecha, cuando se cumple un año exacto de la escandalosa sesión en la que se modificó la ley de movilidad jubilatoria", dijo. Su suposición es que cualquier protesta por ese aniversario tendrá por respuesta grandes titulares ponderando "el fallo histórico que beneficia a los jubilados y pensionados".

"El gobierno rápidamente dirá que es respetuoso del poder judicial y que cumplirá a rajatabla el fallo. Por supuesto, lo único que habrá cambiado, es que los jubilados que hicieron juicio habrán perdido un año más para cobrar la sentencia a la que tienen derecho y, ahora deberán esperar que Ansés se digne a liquidarlas, que por supuesto no será el año que viene y, seguramente, tampoco el año siguiente", vaticinó Fernández Pastor.

También alertó sobre que, "en este toma y daca con la Corte, el presidente haya acordado que declaren constitucional la formula 'Pichetto', que actualiza 70% inflación y 30% Ripte". La aplicación de esta fórmula, dijo Fernández Pastor, "afectó la vida a 18 millones de argentinos".

Respecto del presupuesto para 2019, el abogado punteó medidas "que ya se saben que van a ocurrir: la primera es que se va a utilizar el fondo de garantía de sustentabilidad para gastos corrientes, para pagar prestaciones van a usar alrededor de 74 mil millones de pesos, que se transformará en un ahorro para el Tesoro o en todo caso, significa llevarse los impuestos con afectación específica que benefician al sistema de seguridad social al tesoro nacional".

"O sea, están destruyendo el fondo de sustentabilidad y además van a hacer una recontabilización en perjuicio del mismo", dijo.

También mencionó que en el nuevo acuerdo con el FMI, "éste ordena al gobierno avanzar en una reforma en materia de seguridad social". En este sentido, consideró que hay tres cuestiones que "son terminantes para el fondo y no van a negociar". Se trata de la eliminación de la ley de movilidad, a pesar de que se modificó el año pasado; eliminar la fórmula de recomposición y bajar la tasa de sustitución, que es lo que cobra el trabajador activo a cuando pasa a ser jubilado. "Era del 60% hasta el año pasado y con la reforma se bajó al 48%, todavía no se nota porque es paulatina esa modificación", dijo.

"Lo peor es lo que se viene: una nueva reforma en la que pretenden bajar la tasa de sustitución a menos de 35%, para instaurar un régimen de capitalización y que la gente opte por éste", concluyó Fernández Pastor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});