Economía

"Hoy los mercados son tecnología"

La fusión de los mercados de futuros de Rosario y Buenos Aires es un hecho histórico. "El panorama que se abre es inmenso", dijo su titular.

Domingo 20 de Enero de 2019

A fines de diciembre, los mercados de futuro de Rosario y Buenos Aires, dieron un paso histórico. Con más de un siglo de historia paralela, y una vieja herencia de recelos entre "rosarinos y porteños" ambas instituciones decidieron fusionarse. Las asambleas de accionistas de Rofex y Matba avalaron ese paso, que da origen al mercado más importante del país. Restan trámites operativos que llevarán la fecha formal de esa integración hacia la mitad de año, pero en los hechos, ya trabajan como uno. Andrés Ponte, titular de la institución local, será el presidente del nuevo Matba-Rofex. "En un año difícil, logramos generar acuerdos e integrar dos culturas, para el mercado de granos y de capitales argentinos es una gran noticia", subrayó. El ejecutivo hizo el relato de la trabajosa integración y el "panorama inmenso" que se abre en materia de nuevos productos. Nacidos el siglo pasado en el ámbito de la comercialización de granos, la potencia de los futuros financieros tracciona buena parte del rumbo de la nueva plataforma. Un recorrido que hace unos cuantos años comenzó a recorrer el Rofex con el lanzamiento del famoso contrato de dólar, y que hoy tiene nuevos desafíos. Como lo enfatizó su titular, "los mercados van a ser tecnología".

—¿Cuál es la historia de la fusión entre el Matba y el Rofex?╠
—Desde que empecé a trabajar en el 87 en el mercado que se hablaba de la competencia entre los mercados a término de Rosario y Buenos Aires. Por aquella época tenían razón de ser los dos mercados, por una cuestión de falta de conectividad. El origen de los mercados es el mismo, la misma visión, los mismos objetos. Los agentes, los exportadores, los industriales, los comitentes son los mismos. Con Internet y los celulares, la cuestión física perdió relevancia. Hoy operamos todo en plataformas, la gente compra criptomonedas en mercados que no sabe ni donde están. Hubo distintos intentos de acercamiento. Pero en esta oportunidad, por estos cambios, pensamos que teníamos muchas más chances de lograr una integración. El proceso empezó con algunas charlas de los presidentes anteriores, Luis Herrera, de Rofex, y José Martins, por Matba. Fueron muy preliminares. Cuando entré en la presidencia a fines de 2016, uno de los objetivos fue la integración con el mercado de futuros de Buenos Aires. Y el primer paso era la interconexión. Es importante recordar que la ley 26.831 de mercado de capitales obligó en su momento a los mercados a interconectarnos.╠

—Es la ley que impulsó Alejandro Vanoli cuando estuvo al frente de la Comisión Nacional de Valores (CNV).
—Sí. La ley de mercados de capitales que impulsó el kirchnerismo en 2012. Todo lo que viene por obligación, a nosotros, que somos más de la libertad del mercado, no nos viene tan bien. Pero el impulso en este punto fue positivo. El mercado de capitales argentino es muy chico. En el fondo los mercados somos chicos y, en ocasiones, incluso chicos de mente. Los cinco mercados que tiene Argentina por separado generan enormes ineficiencias y muchos beneficios para pocas personas. Pero al usuario, que es al que nos interesa llegar a nosotros, no le llegan.

—Rofex fue siempre uno de los mercados más audaces en ese sentido.
—Fue el primero en desmutualizarse. O sea que para operar no tenés que ser accionista. Y lo hicimos por vocación propia en 2006. La ley impuso la desmutualización en 2012 para hacerse efectiva en 2014. La interconexión hizo que cada uno que ingrese por cualquier mercado puede operar los productos que tiene el otro, Rofex tomó el liderazgo de generar las conexiones con el resto de los mercados. Somos hoy el único mercado que está interconectado con los otros cuatro.╠

—¿Qué papel jugó la tecnología?╠
—A fines de los 90, el Rofex redefinió su perfil. No dejó de lado su base agrícola, pero entendió que los mercados van a ser tecnología. Y dentro de eso, el ambiente financiero tiene más proyección que la parte granaria. Rofex es una empresa de tecnología y nos interesa mucho desarrollar la parte financiera. Obviamente, por estar incubados en la Bolsa de Comercio de Rosario, que nos sostuvo vivos durante 60 años, sostenemos el mercado granario. Con ese enfoque, empujamos las interconexiones, primero con Merval y luego con Bolsas y Mercados Agentinos (Byma), con Mercado Abierto Electrónico (MAE), Mercado Argentino de Valores (MAV), y nos faltaba Matba. ╠

—Este proceso se aceleró en los últimos dos años.╠
—Empezamos por la interconexión. Las primeras reuniones con los directores de Matba fueron en diciembre de 2016. Al principio, a todo decían que no. Era lógico. La tecnología predomina y, al ver que teníamos mejor plataforma, había un termor de que la gente iba a operar con los productos del Matba por nuestro mercado. Entonces, nuestra postura fue: "Todo sí". Les dijimos que si nosotros facturábamos más le devolvíamos la facturación de los clientes que entraban por ese lado. Resolvimos la interconexión muy rápido y el 4 de enero de 2017 firmamos el acuerdo. El 2017 fue un año de generación de confianza. Fuimos poniendo items con ese objetivo. Organizamos juntos el congreso internacional de AFM, la asociación internacional de mercados de futuro, en Buenos Aires y Rosario. En mayo de ese año estuvieron interconectadas las plataformas. En julio y, por pedido de Agroindustria, lanzamos el primer producto en conjunto, el contrato futuro de novillo. En octubre participamos por primera vez en forma conjunta del primer congreso de la feria internacional de futuros en Chicago. Y en noviembre anunciamos que entrábamos en proceso de integración. Eso llevó todo el 2018. ╠

—Un año crítico para cualquier emprendimiento.╠
—Fue un año de muchísimos desafíos. Igual, las principales trabas estaban en las cuestiones geográficas culturales, que son muy difíciles de vencer y que fueron las causas de los intentos fallidos en el pasado. Trabajamos mucho ese tema. Matba históricamente fue más grande que Rofex. Por más que estuvieran los puertos agroexportadores acá, que Santa Fe y Córdoba sean las provincias productoras más importantes del país, las grandes empresas siguen teniendo su concentración en Buenos Aires. Pero a partir de su desarrollo tecnológico y financiero, Rofex en poco tiempo no sólo dejó de ser más chico que Matba sino que pasó a ser casi cuatro veces más grande. Eso planteaba algunas cuestiones a vencer. Cuál va a ser el nombre, la sede social, elegir el referí que iba a valuar las empresas, elegir el estudio jurídico. Lo primero fue convencer los accionistas de ambos mercados que esto era bueno. Historias de rosarinos vs porteños existen todo el tiempo. En Rosario hubo que enfatizar la importancia de ser generoso en el proceso de integración. Elegimos el árbitro evaluador que al Matba le pareció. Las valuaciones convalidaron lo que decíamos: la relación de canje daba 3.7 a uno. Nuestra valuación daba entre 230 y 260 millones de dólares, la de Matba dio en el rango entre 62 y 70 milllones de dólares. Se hicieron el 31 de julio de 2018. Luego nos agarró todo el rock and roll que tuvo el mercado entre marzo y agosto, que distorsionaba todo. Por prudencia, decidimos tomar las dos puntas más bajas. En el proceso jurídico Rofex tenía una situación de contingencias, que se resolvió escindiéndolo en dos partes. ╠

—¿Las contingencias son las derivadas de la quita impulsada por el gobierno actual sobre las operaciones con contratos de dólar futuro pactados en 2015?╠
—Sí. Tenemos demandas iniciadas por 700 millones de pesos. Esto es público. Para garantizar eso separamos 22 millones de dólares. Dejamos a Rofex Inversora con un capital para atender las contingencias. Y Matba tenía que absorber a Rofex. Para eso hubo que convencer a los accionistas del mercado rosarino. Fue un año de generar consensos.╠

—Y en el medio apareció la disputa con Byma.╠
—Al ver que esto avanzaba, en Byma empezaron a vernos como una amenaza y comenzaron a jugar fuerte en contra de la integración. Ahí nos dimos cuenta que menospreciamos un poco la importancia de lo que estábamos haciendo. Que se había empezado a jugar un partido de fondo del mercado de capitales argentinos. Pensábamos que íbamos a jugar el torneo argentino y ahí nos dimos cuenta de que también estábamos jugando la Libertadores. En febrero del año pasado, ellos empezaron a comprar acciones de Matba en forma agresiva con el fin abierto y público de oponerse a la fusión. Y eso nos impuso una tarea inesperada. A nosotros nos encanta la competencia. Pero creemos que hoy pasa más por evitar que los mercado del exterior se lleven nuestra liquidez que en disputar entre nosotros. Mucha de la soja, el trigo y el maíz argentino se opera en Chicago. A Byma le pasa que las acciones se operan en Nueva York. Nosotros apostábamos a un esquema colaborativo para pararnos frente al mundo. El juego más difícil durante 2018 fue bancar estos arrebatos de compra. La acción de Matba subió de 50 mil dólares a 150 mil desde julio de 2017 hasta ahora. Tuvimos que llevar eso con mucha cautela. Hicimos un arduo trabajo de contarles a los accionistas cómo se podía potenciar el mercado de granos, con la tecnología y experiencia que tiene Rofex de generar liquidez como la que generamos en el contrato de peso-dólar. Teníamos que transmitirle nuestra visión de que éramos los socios perfectos para ellos. La cantidad de charlas y reuniones fue infinita. Matba tiene 28 millones de acciones. Originalmente era un paquete de 400 acciones que estaban divididas en 180 accionistas distintos. Había acciones perdidas, algo que pasa mucho en estas instituciones centenarias, acciones en empresas en quiebra, en concurso, en división de bienes, dispersas en lugares muy distantes. Le fuimos contando uno a uno lo que queríamos hacer. A la par, tuvimos que hacer lo mismo en Rofex. Este fue un proceso un poco más sencillo porque la Bolsa de Rosario tiene el 42% de las acciones. Pero también fue discutido. Hay que entender que, cuando hicimos la interconexión de las plataformas, le reconocimos a Matba el liderazgo en los mercados agrícolas. Estábamos mirando lo más allá posible. Haber definido el perfíl tecnológico es clave. Logramos formar, a partir de la Bolsa de Rosario y de una universidad maravillosa como la UNR, profesionales que forman el mejor equipo del mercado de capitales argentinos. Y empezamos a ver un apoyo del sector financiero impresionante. En la asamblea del Matba, que se gana el 27 de diciembre, no sólo votaron por la integración todos los exportadores, industriales, sino también los agentes del mercado. Los 216 votos estaban atomizados entre todos los participantes del mercado, y muchos del mercado financiero. Días antes, el 12 de diciembre, hubo una asamblea fallida, porque Byma no se presentó y no se reunió el quórum. Pudimos llamar a otra asamblea y finalmente se aprobó. En la asamblea de Rofex la participación fue del 81% y en la de Matba tuvo el 83% de participación y sacamos el 70% de los votos, 56% del total del padrón. Eso es algo muy importante como imagen y para todos los procesos que siguen. CNV tiene que avalar ahora la integración. ╠

—¿Cómo queda integrado el directorio?╠
—El nuevo mercado se llamará Matba Rofex y la sede social será Rosario. Tendrá ocho directores titulares de Rofex y cuatro de Matba. La relación de canje implicaba otra conformación, de 10 contra 2, pero eso era imposible, era someterlo. Ahora hay que cerrar el proceso de fusión. Hay un período de oposiciones que vence el 14 de febrero. Después vienen la integración contable, de sistemas, habilitaciones. Tenemos que hacer una clearing house nueva, homologar productos, manuales de cada contrato. Ahora ya todo se hace integrado, hay un comité funcionando. Ya somos casi como una sola empresa.╠

—¿Qué se viene con la fusión?╠
—Se abre un panorama inmenso. Vamos a ser el mercado con la mayor facturación de argentina. Si ves los derechos de registros, Matba y Rofex juntos son más grandes que el resto. Vamos a tener una paleta de productos, con un equipo muy consolidado, con un terreno para crecer en la parte de granos. Matba hizo récord de operatoria en 44 millones de toneladas y los directores reconocen que esto es por la interconexión. Pero Argentina produce 130 millones de toneladas, no puede negociar como récord 44 millones. Mínimamente hay que llegar a operar una cosecha. Primero nos vamos enfocar en hacer crecer trigo, soja y maíz. Después tenemos terneros, leche, hay un montón de cosas que se pueden hacer. Ahí tenemos un terreno fuerte para crecer.╠

—¿Y en productos financieros?╠
—Rofex tiene proyecto financieros muy interesantes. Nuestro propósito es ayudar a que mejore la posibilidad de inversión de los argentinos. Por ejemplo, cuando se paga en Mercado Pago en cualquier comercio, al negocio que adhiere se le da la opción de invertir la plata que ingresa en un fondo común de inversión cerrado, armado específicamente para Mercado Pago, que lo construyó el Banco Industrial. Toda la estructuración tecnológica y administración de las cuentas la hace Rofex. En cuatro meses se abrieron 160 mil cuentas, de las cuales más de 130 mil tienen fondos depositados. Es un fondo que tiene más de mil millones de pesos. Rofex y Matba en toda su historia no tuvieron abiertas más de 4 mil cuentas comitentes. En cuatro meses abrimos 160 mil. Ese es el panorama que se abre.
Nuestro foco estará puesto en la parte tecnológica, crecer rápido en granos. Estamos empezando a trabajar en un certificado de depósitos para que la entrega de mercadería no sea tan importante en el proceso y puedan sumarse otros participantes al sector de comercio de granos. Estamos lanzado un proyecto de supermercado de fondos. Empezamos a trabajar con la Bolsa, un proyecto que se llama Financia click y e va a operar en el Mercado Argentino de Valores y probablemente se lance en febrero. Es un pagaré digital. . El miércoles ingresamos en una empresa que se llama Btraders junto a Poncenot, una firma que facilita el proceso de on boarding digital para que el proceso de apertura de cuenta se haga sin un sólo papel. Integra sistemas operativos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});