Cultura y Libros

La polémica llega a ArteBA en el helicóptero del artista plástico Eduardo Basualdo

ArteBA, espacio crucial, volvió a sorprender con propuestas estéticas de singulares rasgos. Entre ellas se destacó el helicóptero que presentó Eduardo Basualdo. Argumentos y contraargumentos. Los rosarinos que brillaron.

Domingo 23 de Julio de 2017

ArteBA se ha convertido en el espacio clave del arte contemporáneo argentino. Auténtico foro de debate, además de imponente muestra, la ya tradicional feria renueva cada año el desafío de sorprender y seducir a un multitudinario público, que incluye desde expertos internacionales hasta legos absolutos.

Como ya resulta habitual, y a través de su curador Fernando Farina, Chandon realizó una de las apuestas más importantes en ese marco al elegir para su espacio de arte a Eduardo Basualdo. Se trató de una propuesta que causó controversia en las instancias previas porque la obra se centró en un helicóptero con las aspas en movimiento, un vehículo asociado en nuestro país a situaciones de crisis político-social. Luego de ver la obra, y de conversar con el artista, surgieron otras interpretaciones posibles que sostienen el valor de la expresión artística más allá de lecturas superficiales.

"Freelancer pone en tensión dos elementos de naturalezas opuestas: una estructura sólida y una máquina diseñada para volar. La obra se constituye en el centro de una transición entre dos maneras de abordar el espacio. Mientras la arquitectura establece la regla, el aparato la transgrede. En el interior de la sala se agita una criatura que se abre camino entre las paredes y amenaza con abandonar todo refugio conocido. Un guerrero sin territorio, libre, solo". Estas palabras funcionaban de introducción a la sala que contenía un pequeño helicóptero que parecía a punto de despegar de la pequeña habitación de paredes blancas por la que se ingresaba a través de aberturas angostas en sus aristas. Apoyado sobre un piso cerámico que imitaba a las antiguas baldosas calcáreas de las casas chorizo de principios del siglo XX, esta máquina generaba ráfagas de viento y una sensación de temor por la proximidad entre sus aspas y los espectadores que quedaban a una distancia inquietantemente próxima. El formato de la obra es una instalación: "El modelo más ambicioso de soporte por su escala y por el diálogo que genera con el cuerpo de los espectadores", según el artista.

La inquietud generada era uno de los objetivos de Basualdo, que busca crear obras lo suficientemente contundentes para que, a través de su impacto, el espectador configure su propia interpretación. Hace tiempo que este artista investiga las leyes del espacio y por eso piensa en transgredir esas normas, en este caso, apuntando a las estructuras arquitectónicas como metáforas: un cubo blanco, asociado a una galería de arte, a un departamento o a una habitación, contiene un helicóptero. Esta máquina señala otro sistema que resulta extraño porque el espacio aéreo tiene reglas diferentes a la geografía urbana. Una combinación que conduce a pensar en la transición de un sistema lógico y racional —con ortogonales— a otro que establece atajos a través de líneas directas que unen un punto con otro y que no se rige por las leyes terrestres. Además, una abertura en el techo indica la posibilidad de salir pero resulta imposible porque su tamaño es insuficiente, creando cierto desconcierto ante la posibilidad de que el helicóptero destruya parte del cielo raso en su posible salida.

Para un artista que trabaja de manera independiente siempre es un desafío realizar una obra por encargo y, entre varios proyectos que estaba trabajando en simultáneo, Basualdo eligió Freelancer porque creía que era la más adecuada, ya que el cubo blanco que encierra el helicóptero se inserta en la trama de stands de ArteBA. Este tipo de ferias configura una especie de pequeña ciudad con sus calles y avenidas, una asociación que refuerza Chandon al auspiciar también el "Barrio joven", espacio que reúne a las galerías y artistas emergentes de Argentina y otros países de Latinoamérica. En este contexto, la obra de Basualdo está basada en "la idea de un artefacto que se propone destruir esa trama pero está pensada en muchos niveles: ficcionalmente, topográficamente y míticamente". Es este último aspecto el que le interesa particularmente al creador porque le gusta pensar en el helicóptero como "un anarquista que se desentiende de las leyes establecidas". Aspectos biográficos brindan más pistas al respecto, por ejemplo, el piso está inspirado en la casa que compartía con otros creadores en los inicios de su carrera. Pensar en el modo en que se establecen leyes aun cuando se trata de una microsociedad funcionó como leitmotiv de la obra presentada en la última edición de ArteBA. De allí surgió la idea de pensar en una especie de cápsula desde donde generar códigos propios en la búsqueda de libertad pero también de supervivencia: "Uno llega al mundo sin tener asegurado su lugar, es una sociedad muy agresiva y que uno esté vivo no es suficiente para sobrevivir, hay que buscar un trabajo y pensar que nuestro cuerpo tiene que encontrar un lugar para refugiarse en la noche y no dormir a la intemperie".

La obra plantea la fantasía de poder escapar de la trampa que nos tiende la realidad, aunque el autor considera que "no hay escape posible porque la abertura del techo no es lo suficientemente grande para que el helicóptero salga. No se puede estar al margen de un sistema tan fuerte como el capitalismo, y el espectador de la obra siente ese peligro a través de las aspas en movimiento, muy cerca suyo". En este sentido, y en relación al nombre de la obra —Freelancer—, plantea que "el artista es el exponente más agudo de un modelo que está impuesto en el mundo entero: el trabajador independiente. Algo que puede parecer seductor porque uno es su propio jefe y maneja sus tiempos pero tiene un doble filo porque se trata de contratos esporádicos, y cuando éstos se acaban, no tenés nada, dejaste de existir. Por eso, el helicóptero plantea la separación de un esquema que puede ser visto como la libertad en un sentido abstracto pero, al mismo tiempo, la conciencia de que ser libre es tener las condiciones materiales que te permitan ser feliz".

Entre las discusiones que generó inicialmente la obra de Basualdo, el testimonio del artista y las múltiples lecturas que ofrece cuando se la experimenta personalmente, se abre un abanico de posibles reacciones e interpretaciones. Una de ellas se puede vincular a la meritocracia como una fórmula del individualismo disociada de lo colectivo, algo que parece campear en los últimos tiempos. Freelancer dialoga con una época donde se publicitan modelos de éxito individual y se desatienden orígenes sociales o condiciones de existencia, pasando por alto las tramas que dan origen a una sociedad más justa en la cual los desarrollos individuales no pueden disociarse del contexto en que se inscriben.

María Laura Carrascal

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS