Cultura y Libros

Conversaciones con un maestro de periodistas, con la Argentina como eje

En Vida de Perro, Horacio Verbitsky lanza una documentada y aguda mirada sobre los dramáticos hechos que signaron la historia del país en el último medio siglo.

Domingo 10 de Junio de 2018

En Vida de Perro, Horacio Verbitsky lanza una documentada y aguda mirada sobre los dramáticos hechos que signaron la historia del país en el último medio siglo

Sebastián Riestra

Resulta imposible confundirlo. Basta leer dos o tres párrafos de una nota suya para reconocerlo: se trata de un periodista cuyo apellido es el mismo de uno de los grandes prosistas argentinos del siglo pasado, que fue su padre. Hijo de tigre, él también rumbeó hacia la prosa, aunque nunca se atrevió a la ficción.

Horacio Verbitsky ―hijo del novelista Bernardo Verbitsky, recordado creador de Calles de tango y Villa Miseria también es América― constituye una auténtica marca de fábrica en el periodismo argentino. Lo suyo es la investigación. Su especialidad no son las florituras del estilo, sino el dato duro, la precisión obsesiva, el rigor que se extiende hasta los límites.

El Perro ―así se lo conoce desde quién sabe cuándo― no ha levantado nunca, sin embargo, la supuestamente deseable bandera de la neutralidad, esa objetividad aséptica que las academias de periodismo plantean como desiderátum indeclinable. Él tomó partido desde muy joven y nunca se movió de trinchera. Y eligió, también como su padre, pararse del lado de los más débiles.

A su militancia en Montoneros, de donde se fue con críticas muy similares a las que hizo su entrañable amigo Rodolfo Walsh antes de ser asesinado por los grupos de tareas de la dictadura, le sucedió la asunción definitiva del rol de lobo solitario. La obra que lenta pero seguramente comenzó a surgir entonces de la pluma de Verbitsky tiene hitos imposibles de soslayar como Ezeiza, Robo para la corona, El vuelo o La educación presidencial. Pero lo que acaso mejor represente la férrea relación que mantiene con sus lectores son las documentadas columnas que durante largos años publicó en Página/12, disparadores de hechos políticos de resonancia y refugio conceptual de quienes buscaban una voz disidente en el desierto de las complacencias.

Vida de Perro, recientemente publicado por Siglo XXI, es un libro de conversaciones en el que Verbitsky dialoga mano a mano con un interlocutor más joven, y que de entrada plantea que correrá por izquierda a su famoso entrevistado. El resultado del trabajo conjunto entre el Perro y Diego Sztulwark es un trabajo apasionante, que sin dudas despertará polémicas, pero también ―acaso― reafirmará certezas.

El arco cronológico que recorren estos jugosos diálogos es extenso: va desde 1955 hasta el presente. Desfilan ante los ojos del lector, por lo tanto, con la velocidad de un thriller, los tantas veces tremendos episodios de la historia argentina contemporánea: la caída de Perón y el sangriento amanecer de la mal llamada Libertadora, los años de la Resistencia, Onganía y Lanusse, la resistencia popular y la lucha armada, el breve lapso camporista, el regreso y la muerte del viejo líder, la caída de Isabel, el infierno militar, la recuperación de la democracia, Alfonsín, Menem, la Alianza, el 2001, los Kirchner, Macri.

Sobre cada hecho lanza Verbitsky su aguda mirada, carente de autocomplacencia, siempre en busca de certezas que alimenten el rumbo de la lucha popular. Sztulwark pregunta con astucia y completa los diálogos con flashes informativos, en los que no se priva de lanzar pertinentes opiniones personales.

Aquellos para quienes la Argentina no sólo es un enigma, sino también una elección y un destino, encontrarán en estas charlas motivos para la reflexión profunda. Bienvenidas entonces, y ojalá sean leídas por muchos.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario