Estrictamente social

¿Cómo cultivar plantas aromáticas?

Embellecen el jardín, el balcón y los interiores de casas y departamentos. Además, son grandes aliadas para los amantes de la gastronomía.

Martes 22 de Septiembre de 2020

Llegó la primavera y con los días cálidos, crecen las ganas de estar al aire libre, conectándonos con la naturaleza. Una de las formas que tenemos de interactuar con la tierra y el verde, de una forma relajante y al mismo tiempo productiva, es armando nuestra propia huerta.

Uno de los fenómenos que trajo el aislamiento por la pandemia, es un renovado interés por la cocina, la decoración y la jardinería. Es así que las plantas aromáticas reúnen estos intereses; ya que tienen cualidades culinarias, medicinales y ornamentales.

Carlos Pischetz, ingeniero agrónomo y titular de La Catalina Huertas, explica algunas de las ventajas que hacen que sean perfectas para quienes recién se inician en jardinería: “Son plantas que se pueden cultivar todo el año ( aunque se debe evitar trasplantarlas en momentos de temperaturas extremas) y que no presentan dificultades para su cuidado, por lo que son ideales para aquellas personas que no tienen experiencia o conocimientos en el tema y que luego, pueden sumar verduras de hoja y hortalizas como el tomate que exige más cuidados”.

Las más clásicas son albahaca, romero, tomillo, orégano, perejil pero también encontramos otras opciones como cilantro, cedrón o stevia.

Carlos nos señala cuáles son los principales puntos a tener en cuenta:

-Exposición a la luz: Lo ideal son 6 horas de sol o abundante luz, aunque hay especies que toleran mejor la falta de radiación, como por ejemplo la Menta.

- Un sustrato de calidad y un volumen mínimo variando la especie. Como generalidad podemos estimar entre 1 a 2 litros por planta. Es importante asegurarnos que el recipiente tenga un buen drenaje para evitar problemas sanitarios por el exceso de humedad.

-Agruparlas por sus requerimientos de riego. La mayoría son plantas poco exigentes en riego, lo cual es importante ya que permite un cuidado de este recurso.

-Los plantines o semillas se pueden conseguir fácilmente en cualquier vivero e incluso reproducir nuestras propias plantitas a partir de otras con distintas técnicas( Ej, por esquejes)

-Informarse sobre momento y forma ideal de cada especie para cosecharlas y conservarlas en caso que no se consuman frescas. En general, se pueden hacer atados y colocar en un sitio cálido y seco. En otros casos es mejor reservarlas congeladas.

-Generalmente el sabor es más intenso cuando están secas.

- Eliminar las flores (excepto si queremos obtener semillas) ya que utilizan recursos que necesitamos que estén disponibles para la parte verde.

ESTRUCTURAS

La falta de espacio y tiempo no debe ser una excusa para privarse de los aromas y sabores que aportan las aromáticas y del placer de producir ingredientes propios para los amantes de la cocina.

“Hay numerosos recipientes donde cultivarlas, desde macetas individuales a estructuras más complejas (en lo posible evitemos las macetas plásticas)”, cuenta el ingeniero y aporta un dato relacionado a las plagas: “Es importante el uso de las aromáticas acompañando a las hortalizas por su acción como repelente de plagas y refugio de insectos benéficos, generando un ambiente de mayor biodiversidad y reduciendo el uso de productos para combatirlas”.

Las aromáticas, por sus flores y follaje, hacen que el jardín se vea más bello. Podemos elegir romero, lavanda, tagetes, salvia santolina y caléndula.

En referencia a los espacios reducidos, Carlos explica: “En las ciudades donde contamos con poco espacio podemos usar jardineras o cajones, siendo las estructuras escalonadas o verticales las que mejor aprovechamiento hacen del espacio. Y si no tenemos un balcón o una terraza, las aromáticas pueden cultivarse en interior siempre y cuando respetemos lo dicho anteriormente en cuanto a requerimientos de luz y humedad (cuidar de calefacción). Algunas son más recomendadas para estos ambientes como el ciboulette, perejil o menta”.

Para estos casos, recomienda recipientes más chicos e incluso han aparecido distintas estructuras colgantes (SKY PLANTER) que además de no ocupar espacio, aportan una cuota de diseño al ambiente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?