Cartas de lectores

La Matanza de Cañada de Gómez

Domingo 10 de Noviembre de 2019

La Batalla de Pavón, librada en el sur de la provincia de Santa Fe en fecha de 17 de septiembre de 1861, fue un combate decisivo de las guerras civiles que dividieron a la Argentina en el siglo XIX. Los bandos que se enfrentaron fueron La Confederación Argentina, al mando de Santiago Derqui y Justo José de Urquiza, que quería lograr la autonomía de las provincias (federales), y el bando antagónico fue el Estado de Buenos Aires, bajo el mando de Bartolomé Mitre, a favor de un gobierno centralizado (unitarios). La victoria correspondió a Buenos Aires, que venció a la Confederación Argentina. El enfrentamiento aconteció cerca de la estancia de Domingo Palacios, a 1.500 metros de la orilla sur del arroyo Pavón, entre los actuales pueblos de Rueda y Godoy. Actualmente la recuerda el Cementerio de Morantes, a 12 kilómetros del campo de batalla, donde están sepultadas parte de las bajas habidas después de la contienda. El general Benjamín Virasoro nació en Corrientes en 1812 y falleció en 1897 en Buenos Aires, fue gobernador de la provincia de Corrientes, miembro destacado del Partido Federal; después de la Batalla de Pavón quedó al mando de las tropas federales que permanecieron en campaña en la provincia de Santa Fe intentando una defensa contra la invasión porteña. Su campamento de Cañada de Gómez fue asaltado por el ejército enemigo a la órdenes del uruguayo Venancio Flores, y trescientos de sus hombres fueron degollados en la noche, con sólo dos muertos en el bando atacante. Se conoce a este suceso militar como "La Matanza de Cañada de Gómez" y aconteció el 22 de noviembre de 1861, se cumplirán 158 años dentro de pocos días. Algunos de los que salvaron sus vidas escapando en el día del degüello, fueron José Hernández (1834-1886) quien escribiera el Martin Fierro en 1872, Rafael Hernández (1834-1886), quien será fundador de la Universidad Nacional de La Plata en 1889, y Leandro N. Alem, quien fundó en 1891 la Unión Cívica Radical.

Belgrano, enfermo en Tucumán

El 11 de noviembre de 1819 en Tucumán (hace 200 años) estalló un motín contra el gobernador por motivos políticos. Varios amotinados, al mando del capitán Abrahan González, irrumpieron en la casa de Manuel Belgrano para detenerlo y engrillarle las piernas ya deformadas por la hidropesía; la enérgica intervención de su médico personal, Joseph Redhead, lo impidió. Pasado este doloroso episodio, el vencedor de Tucumán y Salta expresó: "Yo quería a Tucumán como a mi propio país, pero han sido tan ingratos conmigo que es tiempo de partir a Buenos Aires". Es cierto que "a Belgrano además de su cuerpo, le dolía la Patria". José Celedonio Balbín, quien lo acompañaba en esa larga agonía de indiferencia y enfermedad "le prestó ropa y 2.000 pesos para que pudiese regresar con dignidad", pues "nadie lo visitaba", se lamentó. Belgrano le agradeció: "Mi amigo se le devolveré luego que cobre los 18 sueldos que el gobierno me adeuda", y le estrechó la mano. Pudo encontrarse con María Dolores Helguero, madre de su hija Manuela Mónica, nacida en mayo de 1819, a quien llamaba "Palomita". Dos meses después de aquel motín, en febrero de 1820, emprendió viaje a Buenos Aires junto al presbítero Villegas, el doctor Redhead y dos ayudantes. Los dos cocheros que guiaban el carruaje hacían alto en el camino, dos días en cada posta, para descansar; así transcurrió su última travesía el creador de la Bandera. Llegaron a destino a fines de marzo; en mayo redactó su testamento, rodeado por sus hermanos, los religiosos dominicos y su médico, a quien le entregó su reloj en parte de pago. Belgrano, tras múltiples vicisitudes, con fortaleza espiritual y resiliencia, entregó su alma al Señor en la casa paterna, por la mañana del 20 de junio de 1820 y musitó: "Ay Patria mía, cuántos males tienes todavía, espero que las nuevas generaciones los puedan remediar".

Las deudas de la democracia

La lógica diría que si la democracia definitivamente se ha instalado hace 36 años fue por la lucha de ciudadanos, organizaciones políticas, multipartidarias. Que lo hicieron para liberarnos de un sistema autoritario (régimen militar represivo). Hoy para quienes pasamos los 60 años, lo sentimos como un anhelo increíble. Pero para las generaciones actuales, el sistema ya está instalado, se vive con él, no hay discusión alguna, aunque sea, como dicen algunos, "joven". Pero la misma en la actualidad tiene deudas con la sociedad, que todos los días sale a trabajar, que busca un mejor horizonte, planea un futuro. A mi criterio estos son algunos: la corrupción. Si bien esto no es un fenómeno sólo en la Argentina, se detectan actos de corrupción "increíbles"; el gasto parlamentario: Perverso en un país con serias dificultades económicas, con 35 o 40 asesores, con todo tipo de prebendas (autos, pasajes, celulares, gastos); trabajadores pobres / precarizados, sindicalistas millonarios (los gordos) manejan fortunas, cuentas en el exterior; la pobreza: No se ha podido o no quisieron enfrentar este flagelo, muchas veces "casi" un negocio electoralista o simplemente como lucro; Sistemas de votación "a piachere" de los políticos, pero no a favor de la gente: Pasos, ley de lemas, listas sábanas, en función de los políticos y no pensando en la gente; las reformas educativas: se subsidia desde el Estado en educación privada, en desmedro de la pública; impuestos: que quienes más tengan en recursos, poderío económico, sean los que más tributen. Política se hace en todo ámbito, educativo, social, sindical, con la democracia como sistema estando inmersos en ella, no solo es elegir, votar sino también pensarlo como igualitario, justo, mejor, transparente, eficiente, solido, solidario.

Antes de asumir llegó el engaño

Durante su campaña electoral Alberto Fernández siempre rechazó los dichos sobre su intención de hacer revisar las sentencias o los procesamientos de los por él llamados "presos políticos", una reforma de la Constitución o un cambio profundo en el Poder Judicial. Después del acto eleccionario y siendo ya presidente electo, pudimos comprobar el 31 de octubre el primero de los engaños a los que fuimos sometidos los ciudadanos. En esta fecha, en el canal 22, en el programa del nazi y militante ultra K Santiago Cúneo, que lo reporteó junto al actor Atilio Veronelli, el abogado Eduardo Barcesat, referente de los DDHH, defensor de Boudou, Ferreyra, Hebe de Bonafini y algún otro, afirmó que pedirá al Congreso nacional una declaración conjunta solicitando a la Corte Suprema ordene a los tribunales inferiores que revisen todos los actos procesales y determinen la nulidad de los mismos en relación a las causas que surgieron por las denuncias de corrupción, saqueo y enriquecimiento ilícito durante el gobierno de los Kirchner. Si esto ya ocurre antes de haber asumido, pobre de nosotros lo que nos espera en la Argentina después del 10 de diciembre. Sófocles dijo: "Un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo". Una frase de la sabiduría judía dice: "Cuando un perro ladra no tarda en encontrar otros perros que ladren con él".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario