Cartas de lectores

La libertad negativa

Domingo 14 de Abril de 2019

El individualismo moderno está poniendo en jaque la libertad propia del individuo, abrumado por el deber de tener que decidir por sí mismo; ignorando cómo autorregular el peso inmanejable de su condicionada autonomía, y sin encontrar el equilibrio. Los políticos arrastran a las masas con actitudes demagógicas, los padres rinden tributo a los caprichos de sus hijos sin percibir que de padres permisivos surgen hijos inimputables. En las escuelas, forzadas por modernas deducciones desaparecen las reglas porque reprimir a los niños puede resultar traumático. La autoridad se somete al juicio popular, impulsada por la mediatez de las informaciones antes que a la Justicia. La publicidad por su parte, nos vende lo que haga falta motivando nuestras aspiraciones de felicidad, ofreciéndonos vivir sensaciones fuertes. No sabemos distinguir que lo más caro es aquello barato que no necesitamos. Estas modernas expresiones de los sentimientos se basan en un equivocado uso de la libertad, que algunos analistas sociales dan en llamar como "libertad negativa". Dicha tendencia manejada por los discursos emocionales, indica que es preferible sentir en lugar de pensar. Nos resulta más fácil recibir órdenes, direccionar ideas o percibir miedos inexistentes mediante mensajes mediáticos, que tener que decidir por nosotros mismos. Hoy a todas luces la tiranía por la pasión ha superado el culto por la razón. Dejando como saldo evidente que: "Hay personas que sueñan con la libertad, pero viven enamoradas de sus cadenas".

Norberto Ivaldi

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario