La ciudad
Viernes 11 de Noviembre de 2016

"La educación sexual integral es aún un derecho no garantizado"

A diez años de aprobarse la ley nacional, docentes y organizaciones de mujeres exigirán mañana su efectivo cumplimiento

La educación sexual integral (ESI) "es un derecho" de los alumnos de escuelas de gestión pública y privada, y su aplicación es obligatoria. Así lo plantea la ley Nº 26.150, aprobada y promulgada en octubre de 2006. Pese a que el Programa Nacional de Educación Sexual Integral va tener una década, maestros, gremios docentes y organizaciones feministas saldrán mañana a la calle para hacer un "agitazo" y exigir el efectivo cumplimiento de la normativa. La limitada capacitación de los docentes, entre otros factores, hace que "la ESI sea un derecho que en Santa Fe no está garantizado en todas las escuelas y cuya aplicación no es sistemática y efectiva en las aulas", dijo Elvira Scalona, docente y autora de un libro que recopila las experiencias realizadas en la escuela media. Con la idea de romper estereotipos, prevenir la violencia machista y la les-trans-fobia, la movida exige la formación de los docentes y mayor presupuesto. "Sin ESI no hay Ni Una Menos", afirman.

Justamente fue en el Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en Rosario donde se autoconvocó un Frente Nacional en Defensa de la Educación Sexual Integral, conformado por docentes, maestros y gremios docentes. En Santa Fe, además de las organizaciones de mujeres, dirigentes de Amsafé y Coad gestaron el "Agitazo por la Esi", que se desplegará este sábado, de 16 a 19, en Moreno y el río Paraná, en reclamo del efectivo cumplimiento de la ley y, para eso, mayor presupuesto.

"La propuesta es sumar a las familias, a los padres, los adolescentes y los chicos", señaló Claudia Etcharry, docente de historia y secretaria de Escuela Media de Amsafé.

Habrá espacios de radio abierta, fútbol mixto y femenino, espacios de juegos y cuentos no sexistas, estampa de remeras, una volanteada y la participación de la murga Modestia Aparte, y el coro de Coad.

El espacio busca justamente pedir la efectiva implementación del programa nacional, y si bien la dirigente de Amsafé reconoció que "el Ministerio de Educación de la provincia ha avanzando y cuenta con un equipo específico destinado a la aplicación del programa", también dejó en claro que la aplicación no es sistemática en todas las escuelas y niveles.

Un derecho. A la hora de hacer un balance, Scalona EM_DASHdocente y autora de "Educación sexual integral y enseñanza de las ciencias sociales. Enfoques, sujetos y objetos para su abordaje en la escuela secundaria"EM_DASH, planteó como primera dificultad "la falta de estadísticas oficiales y de investigaciones profundas" de la labor que se desarrolla efectivamente en las aulas, y explicó que la disparidad que existe a la hora de aplicar la normativa nacional está directamente vinculada "a una capacitación que no es suficiente".

Si bien remarcó que "la nueva currícula de formación docente incluye la educación sexual integral", dejó en claro que "esta falencia afecta a los docentes formados en los viejos planes de estudio, que deben revisar los paradigmas desde los cuales se formaron en sus disciplinas para que la ESI pueda abordarse transversalmente en todas las materias como plantea la ley".

Pero sobre todo, Scalona remarcó que el programa nacional aprobado hace ya diez años "es un derecho de chicas y chicos, porque, además de ser obligatoria, la educación sexual integral está contemplada dentro de los derechos humanos y la realidad es que es un derecho que todavía no está garantizado sistemáticamente para todos los chicos".

En esa disparidad, explicó que el recibir o no este abordaje en las escuelas de Santa Fe "sigue dependiendo muchas veces de la buena voluntad de un equipo directivo y de contar con docentes capacitados, cuando en rigor es una ley y debe ser sistemática".

Un riesgo. También Etcharry apuntó "a la limitada capacitación que actualmente se ofrece en cursos virtuales" como una de las principales "dificultades para la efectiva aplicación"; y ambas aseguraron que esa formación "para nada" llega a todos los maestros y profesores de la provincia.

"Sin formación no podés exigir obligatoriedad", indicó la dirigente de Amsafé, y advirtió: "Poner un docente que no ha tenido capacitación a hablar de educación sexual integral resulta cuanto menos riesgoso, porque justamente desandar sus propios prejuicios y estereotipos es lo que el docente tiene que hacer antes de poder abordarlo junto a los chicos".

Comentarios