La ciudad
Martes 10 de Octubre de 2017

Un histórico pedido de dos ediles opositores

La idea de identificar a los cuidacoches con pecheras y carteles en los que se pueda conocer su nombre y documento, y trabajar para insertarlos socialmente no es nueva. Es más, en el Concejo hay varios proyectos que desde hace años bregan por iniciativas calcadas a la que la Municipalidad implementará a partir del lunes posterior a las elecciones legislativas.

La idea de identificar a los cuidacoches con pecheras y carteles en los que se pueda conocer su nombre y documento, y trabajar para insertarlos socialmente no es nueva. Es más, en el Concejo hay varios proyectos que desde hace años bregan por iniciativas calcadas a la que la Municipalidad implementará a partir del lunes posterior a las elecciones legislativas.

Uno de los concejales que más batalló sobre el tema cuidacoches es Jorge Boasso, quien ya en 2014 y años anteriores había presentado proyectos que tenían por objetivo regular la actividad de los trapitos.

"Es necesario terminar con la impunidad del anonimato e identificar a quienes realizan esta actividad", decía el concejal radical hace tres años y proponía que los cuidacoches llevaran consigo una credencial con datos personales, foto y zona autorizada a trabajar. La iniciativa también preveía la utilización de una casaca refractaria que comunique el carácter voluntario que tiene la contribución y una linea gratuita para denuncias en caso de abusos.

Otro que se ocupó del tema en su paso por el Concejo fue el macrista Roy López Molina, que también en 2014 propuso prohibir la actividad de "cuidacoches" o "trapitos" en la vía pública en zonas determinadas, al tiempo que promovió medidas de formación e inserción laboral brindadas por la Municipalidad de Rosario.

"Hay zonas donde trabajan los cuidacoches que están privatizadas a manos de bandas organizadas, que se juntan y exigen 30, 40 ó 50 pesos para una caja que no se sabe quién la maneja, hay que ponerles un freno de manera inmediata", decía por entonces López Molina.

La voces del macrista y de Boasso quedaban en soledad ante los ediles del Frente Progresista, que nunca avalaron la idea de regular esta actividad informal, muchas veces con ciertos dejos de extorsión. Es más, hay automovilistas que hasta han resultado golpeados por negarse a pagar.

Con algunos matices, el municipio parece haber escuchado ahora a ambos legisladores de la oposición, y desde el 23 de octubre comenzará una experiencia piloto para identificar a los cuidacoches.

Comentarios