Información general
Lunes 21 de Noviembre de 2016

El centro que mantiene congelada a la chica británica también tiene perros, gatos y un hámster

"No los consideramos cadáveres. No los hemos abandonado", dijo uno de los directivos de Cryonics Institute.

Los restos de una adolescente británica de 14 años, cuyo último deseo antes de morir fue que la preservaran en criogenia con la esperanza de que algún día puedan resucitarla, ya se encuentran en el Cryonics Institute, en Michigan. La instalación ya suma 270 "pacientes", de los cuales solamente 145 son humanos.
"Nos referimos a ellos como pacientes porque no los consideramos cadáveres. No los hemos abandonado", dijo Andy Zawacki, gerente de instalación en el Cryonics Institute en Clinton Township, un suburbio de Detroit. Y dio detalles de los cuerpos congelados que mantienen en el centro de criogenia, de los cuales casi la mitad son mascotas.
Dijo que un noventa por ciento de los animales son perros y gatos, pero también hay una cotorra, una iguana y un hámster.
El Cryonics Institute tiene dos tipos de membresía: una vitalicia requiere un pago único de 1.250 dólares y de 28.000 para ser congelado. La membresía anual demanda pagos de 120 dólares, una sola tarifa inicial de 75 dólares y 35.000 para ser congelado.
Solamente los miembros pueden preservar mascotas en criogenia. El costo varía según el tamaño, por ejemplo 5.800 dólares por un gato.
En cuanto a su paciente más reciente, la chica británica (de la cual no se conoce su identidad), Zawacki indicó: "Su deseo fue que la criopreservaran y le fue concedido".
Los restos de la chica fueron traídos a la instalación el mes pasado, luego que un juez de la Alta Corte británica le concedió su deseo. La niña murió a mediados de octubre después de que dijera a la corte que tenía la esperanza de que pudieran despertarla cuando encontraran una cura para su cáncer, aún si eso "tarda centenares de años".
El asunto fue resuelto finalmente en la División Familiar de la corte porque la niña era hija de padres divorciados que no estaban de acuerdo sobre lo que debía hacerse con el cadáver. El padre de la niña, que inicialmente se opuso a un procedimiento del que no hay prueba de su eficacia, flexibilizó su posición al acercarse la muerte de su hija y luego que ella expresase con sinceridad sus deseos en una carta.
"La idea de congelar cuerpos completos y devolverles la vida no tiene ninguna base científica en estos momentos", dijo Hank Greely, profesor y director del Centro de Leyes y Biociencias en la Universidad de Stanford.
El Cryonics Institute se constituyó en 1976 y preservó su primer paciente en 1977. La instalación tiene ahora 145 pacientes humanos y 125 mascotas. Asimismo tiene más de 600 "miembros contratados" que "buscan que los congelen al morir".
"El objetivo es revivir a nuestros pacientes", dijo Zawacki.
El lugar es una de las tres instalaciones de servicios integrales de criogenia que existen en el mundo. Las otras están en Arizona y Rusia.

Comentarios