Turismo

Carnaval en la quebrada

Diablos de la Quebrada protagonizaron un anticipo del carnaval en la capital jujeña. Una marca registrada del altiplano.

Domingo 19 de Enero de 2020

San Salvador de Jujuy presentó ayer un anticipo de las carnestolendas que se celebrarán en febrero en la Quebrada de Humahuaca, para convocar al turismo con un simulacro de la tradicional “bajada de los diablos de Uquía”, que cada año se reedita ante miles de visitantes en el poblado del mismo nombre, a 116 kilómetros al norte de San Salvador.

    La actividad fue organizada por “Los Alegres de Uquía”, una de las agrupaciones de mayor tradición en la región, que se destaca por el colorido de su diablada y que está integrada por cientos de disfrazados que desplegaron su ritual de desentierro del carnaval, para atraer a jujeños y turistas.

    El adelanto de lo que será el festejo carnavalero, previsto para el 22 de febrero próximo, se llevó adelante en la denominada Ciudad Cultural, predio abierto ubicado en el acceso norte a la ciudad capital.

    Los Alegres de Uquía desatan su algarabía desde hace cerca de 80 años en el pueblo ubicado a la vera de la ruta nacional 9, a escasos kilómetros de la ciudad de Humahuaca.

    La comparsa posee una importante diablada integrada por centenares de adultos, jóvenes y niños, quienes año a año desentierran el carnaval en medio de una tradición que incluye su descenso desde uno de los cerros que rodean el poblado, lo que genera una imponente y colorida postal.

    Entre talco, albahaca y papel picado, la celebración se muestra como una de las más convocantes de la Quebrada de Humahuaca, y mantiene intacta su esencia.

    Durante el simulacro en Ciudad Cultural, los diablos de Uquía imitaron la bajada y llegaron hasta la gente desde pasarelas que comunican el predio, y luego bailaron entre los asistentes al ritmo de carnavalitos, no sin antes realizar “la chaya” de un mojón que también se aposta en el lugar.

   En Jujuy, los festejos centrales por el carnaval se desarrollarán desde el 22 de febrero, con el desentierro del diablo de la alegría, lo cual marca el inicio de múltiples jornadas en las que comparsas tradicionalistas circulan por las calles de cada pueblo, en especial de la Quebrada de Humahuaca, para compartir bailes y tragos típicos, como la saratoga.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario