Policiales

Llegó para remediar un escándalo y se fue envuelto en otro

En el último año calendario la Policía Federal Argentina no pudo escapar a la crisis de credibilidad.

Domingo 22 de Septiembre de 2019

En el último año calendario la Policía Federal Argentina no pudo escapar a la crisis de credibilidad en la que cayeron las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales por protagonizar episodios vidriosos. Basta con pensar que nadie hubiese imaginado un final tan escandaloso para la gestión de Mariano Valdés al frente de la PFA de Santa Fe, adonde había llegado en mayo como corolario de otro escándalo: la remoción de seis efectivos, entre ellos el entonces jefe Marcelo Lepwalts, sospechados de connivencia con un narco.

Fue tras una investigación de cuatro meses que culminó el 9 de mayo con un allanamiento en la misma sede donde el viernes fueron arrestados Valdés y su segundo Higinio Bellagio. En aquella requisa se encontraron 88 bochitas de cocaína en un escritorio. "Ahora pueden argumentar que era droga incautada, pero el paquete no tenía ningún tipo de guarda judicial ni estaba ingresado oficialmente", sostuvo entonces el jefe de la PFA Néstor Roncaglia, y agregó que los policías involucrados encubrían a narcotraficantes.

La denuncia que derivó en aquella investigación fue iniciada por la propia PFA. "Lamentablemente tenemos un grupo de policías que no cumplieron con sus deberes. Se alejaron de las normas y delinquieron. Yo personalmente tomé el caso y de manera paralela el fiscal Rodríguez tenía un caso similar. Por eso fueron dos fiscales y dos investigaciones ligadas. No vamos a esconder la basura", aseveró Roncaglia entonces, para advertir: "No vamos a esconder la basura bajo la alfombra. En la Delegación Santa Fe hay más de 100 personas trabajando y muy bien, pero hay un grupo que cometió delitos y se harán cargo".

Oscuros

Pero el de Santa Fe no fue el único caso oscuro con participación de la PFA. En noviembre pasado el juez federal de Reconquista Aldo Alurralde ordenó el allanamiento de la sede de PFA en la cabecera del departamento General Obligado al constatar el robo de cajas de cigarrillos de un camión que había quedado bajo su custodia. El faltante fueron 38.500 atados por lo que hizo desplazar a ocho federales de esa dependencia, entre ellos el jefe Carlos Alberto Carrión.

El viernes 29 de marzo por la noche efectivos de la División Drogas Urbanas de la Policía Federal se enfrentaron frente al shopping de Avellaneda, en provincia de Buenos Aires, con efectivos de la policía bonaerense de la Delegación Departamental de Investigaciones Avellaneda-Lanús que acababan de cobrar una extorsión. En el tiroteo murió el comisario de la bonaerense David Hernán Martín.

El 11 de julio a la mañana, en el playón de una estación de servicios de la ciudad bonaerense de Azul otra investigación sobre narcotráfico terminó en un tiroteo entre PFA y la bonaerense. Dos federales baleados vestidos de civil y un bonaerense herido grave. Eso, en la historia paralela, sumaba una ficha a un potencia ataque mafioso sobre Valdés, por el simple hecho de ser un agente federal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario