Central

Ruben hizo tres y Central gritó fuerte

Central superó 3-1 a Arsenal con una tripleta sensacional de Ruben, el 9 campeón que volvió para cerrar su carrera en casa. Campañón canalla en la Superliga.

Lunes 02 de Marzo de 2020

Fue la noche soñada del goleador y de Central. Porque el equipo acumulador compulsivo de puntos de Diego Cocca se despidió de la Superliga jugando en casa con un triunfazo armado de menor a mayor ante Arsenal, con una tripleta fabulosa de Marco Ruben, el símbolo auriazul que volvió al club de Arroyito para ponerle un broche de lujo a su notable carrera deportiva. Fue un 3 a 1 que sirve para alejarse cada vez más de la zona roja del promedio y así el bonus track de meterse en una copa internacional toma cada vez más cuerpo.

   Ruben, el nueve de oro que había emigrado campeón de la Copa Argentina, volvió a agitar las redes jugando con la pilcha que lleva en el corazón y lo hizo por triplicado. Para que los hinchas lo despidan coreando a los gritos su nombre tras la inolvidable faena.

Central abrochó la 6ª victoria en fila de local y con la montaña de 36 puntos está en el lote de terceros en la tabla de posiciones de la Superliga. Volvió al gol Marco y además brilló a Gigante completo.

   Porque en la previa estuvo la chance de que se consumara la clausura de medio estadio por la pirotecnia arrojada ante Gimnasia, pero la sanción se esfumó y anoche el pueblo canalla no tuvo restricciones para poblar cada rincón de Arroyito. Y Marco Ruben, el gran referente auriazul de los últimos años, el campeón de la Copa Argentina, el que volvió para hacer sus últimos goles en el club en el que gritó los primeros, brindó una función de gala con una tripleta sensacional que sirvió para encarrilar un partido muy chivo, como fue torcerle la muñeca a Arsenal.

   Porque el canalla no la pasó bien en la etapa inicial y Ledesma se puso el traje de salvador con un par de intervenciones magistrales cuando el equipo no encontraba la pelota ni las marcas. Pero arriba Marco no se desesperó y sabía que tenía la llave del gol lista para abrir las redes del Gigante.

   Es cierto que la primera chance que tuvo la erró por arriba del arco tras un centro de Brítez a los 34’ de la etapa inicial. Pero este nueve jamás se rinde. Y por eso nadie se animó a pedirle la pelota en el penal que cerró los primeros 45 minutos. Se plantó frente al arco, burló la estirada del arquero Sappa y tocó suave al medio. Gol de alivio que activó la victoria.

   Es que en el complemento Central fue un equipo más corto, práctico y que usó todo el ancho de la cancha para atacar. Fue justamente el debutante Federico Martínez, encarador y de destacada presentación, el que asistió a Ruben para que la picara y anotara el segundo para confirmar el predominio definitivo auriazul.

   Y cuando Ruben olió sangre fue por más. Sabía que era su noche. Por ello abrió bien los ojos tras el centro de Zabala desde la derecha y conectó de primera para vencer por tercera vez la resistencia del arquero Sappa. Golazo y estallido en las tribunas. Tercer rugido de gol en los cuatro costados y el nombre del nueve retumbó con fuerza en la noche calurosa de Arroyito.

   El descuento de Arsenal mediante el gol de Juan Manuel García fue una anécdota. Quedó la ovación del estadio para despedir a Marco y sus compañeros, que están redondeando una Superliga extraordinaria en cuanto a la cosecha de puntos, es cierto que con falencias en el juego y defectos en la generación, pero con una efectividad para sumar unidades para resaltar con mayúsculas.

   Y aquí claro que hay méritos del entrenador Diego Cocca en dotar al equipo de una mentalidad utilitaria y efectiva.

Queda la excursión del viernes a la cancha de Argentinos Juniors para ponerle el moño a un torneo muy bueno del equipo canalla. Ayer ganó otra vez, pero la estrella fue Marco, que se llevó la pelota a su casa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario