Central

Cocca confía en su base

Pese a la racha de 9 partidos sin triunfos, el DT nunca realizó cambios profundos en cuanto a nombres. Siete futbolistas fueron titulares en los 13 partidos disputados.

Jueves 14 de Noviembre de 2019

Para los jugadores, la continuidad es fundamental. Para un entrenador, cualquiera sea el nombre y el estilo que pregone, apostar por una base y que la misma le responda es uno de los principales objetivos. Diego Cocca encontró su base en este Central que lejos está de distanciarse de la lucha por la permanencia e incluso la mantuvo a lo largo de una racha en la que los resultados estuvieron muy por debajo de las expectativas. De los once que entran a la cancha, hay siete futbolistas (Jeremías Ledesma, Nahuel Molina, Emanuel Brítez, Fabián Rinaudo, Leonardo Gil, Ciro Rius y Claudio Riaño) que fueron titulares en los 13 partidos que disputó el equipo canalla, lo que habla a las claras de que el entrenador tiene, al menos hasta aquí, nombres como sostén.

   Es normal que suceda este tipo de cosas, pero es imposible pasar por alto de esa seguidilla de partidos en los que el triunfo se le negó a Central. Es que fueron nada menos que nueve encuentros. Pero en esos siete empates y dos derrotas a Cocca jamás se le cruzó por la cabeza (al menos no lo demostró con hechos) pegar un par de puñetazos sobre la mesa y cambiar piezas de manera más enérgica. Indudablemente ese discurso que siempre tuvo respecto a que veía al equipo en constante crecimiento y que la falta de resultados estaba más relacionada con la falta de eficacia que con algunas otras debilidades, lo graficó con sus acciones. De no haber estado ciento por ciento convencido otra pudo haber sido su postura a la hora de ratificar piezas o buscar alternativas.

   Es lógico que con el correr de los partidos se vayan abriendo huecos y que aparezcan otras caras. Sucede cuando se presentan lesiones, suspensiones o cualquier otro tipo de contratiempos. De hecho Miguel Barbieri tuvo que dejar el equipo por lesión (esguince de rodilla, en el clásico) y fue así como Diego Novaretti pudo entrar en escena. De no haber ocurrido eso el ex Racing seguramente se hubiese mantenido entre los once.

   Donde más moldes se rompieron fue sin dudas en la búsqueda del volante por izquierda. Fue allí donde Cocca se movió de una manera más pronunciada, después de muchos partidos en los que Diego Zabala gozó de la confianza del entrenador. Pero llegó un momento en el que el análisis fue otro y aparecieron alternativas. Primero fue el turno de Joaquín Pereyra (durante los partidos con Racing y Lanús) y después de Nicolás Colazo (Vélez y Estudiantes).

   Salvo la búsqueda del mejor intérprete para ocupar el puesto de volante por izquierda, en el resto del mediocampo nunca nada se alteró. Más allá de algunas disposiciones tácticas muy puntales, el resto de los futbolistas (Rius, Rinaudo y Gil) siempre tuvieron su lugar.

   Incluso en la delantera se dio algo particular. Era un hecho que Lucas Gamba, quien llegó como refuerzo, en algún momento iba a tener su lugar, pero la apuesta inicial fue la de Maximiliano Lovera y Cocca se vio en la obligación de utilizar otro jugador en esa posición recién cuando el formoseño fue transferido a Olympiacos de Grecia.

Opciones sólo como recambio

El resto, más opciones de recambio que otra cosa. Por eso Sebastián Ribas tuvo una única chance: en el clásico contra Newell’s, por una lesión muscular de Gamba; al igual que Emmanuel Ojeda, quien fue puesto en órbita en medio de una idea particular, envuelta por la táctica y la estrategia, para utilizar en el choque del pasado fin de semana en el Monumental frente a River.

   Cuando Central juegue frente a Aldosivi habrá un soldado (Brítez llegó a la quinta amarilla) de los habituales que ya no tendrá asistencia perfecta, pero eso formará parte de los contratiempos anteriormente mencionados. Para lo que no hay objeciones a esta altura es que Cocca eligió una base en el arranque de la competencia y, pese a los flacos resultados durante un buen tramo del torneo, la mantuvo prácticamente inalterable.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario