Opinión

¿Hay santafesinos que son legisladores por la provincia, pero viven en Buenos Aires?

La periodistas Carolina Losada, que hace 28 años reside afuera de la provincia, lanzó su precandidatura a senadora por Santa Fe. Su postulación pone sobre la mesa dos fenómenos políticos que se están dando en la provincia: deslocalización y farandulización. Pero Santa Fe ya tiene tres legisladores que viven en Buenos Aires. ¿Quiénes son?

Lunes 28 de Junio de 2021

El reciente anuncio de la periodista de A24 y América Carolina Losada de que será precandidata a senadora nacional por Santa Fe dentro de Juntos por el Cambio pone sobre la mesa dos fenómenos políticos que se están dando en la provincia. Uno de estos ya no sorprende a nadie porque ya se instaló desde hace años como recurso electoral de los partidos. Recurso del cual hacen uso y abuso: convocar a famosos (actores, modelos, deportistas y periodistas) que en muchos de los casos pasan de impugnar la militancia partidaria a emplear su capital de figuración mediática para disputar puestos de poder en la política (“Criticaban lo que deseaban”, lo resumió el ex concejal Jorge Boasso en un tuit). Pero existe otro fenómeno que asoma como nuevo: ciudadanos oriundos de la provincia que se postulan como legisladores de Santa Fe, pero que residen desde hace muchos años en Buenos Aires, y lo siguen haciendo una vez que son elegidos. Es el caso de Losada, que nació en Rosario, pero hace 28 años se fue de la provincia, y de ser electa nada indica que regrese (al menos lo debería haber adelantado el día que anunció su candidatura). Pero no es el único. Hay tres legisladores de Santa Fe que actualmente están en esas condiciones, ya que residen en Buenos Aires: los diputados nacionales de Juntos por el Cambio Luciano Laspina (PRO) y Lucila Lehmann (Coalición Cívica), y la diputada provincial Amalia Granata (Unite). ¿Es legal? ¿Los partidos no tienen en Santa Fe cuadros políticos que vivan en la provincia para ocupar esos espacios? ¿Da lo mismo que los legisladores que representan al pueblo santafesino residan en Capital Federal o en el Gran Buenos Aires? ¿Acaso los rosarinos aceptarían, por ejemplo, un concejal que viva en Cañada de Gómez?

El desembarco político de outsiders porteños es una constante en la provincia de Buenos Aires. Según sus necesidades electorales, las principales fuerzas políticas mueven permanentemente a sus dirigentes de un lado a otro de la avenida General Paz para conformar sus listas de candidatos. Tan es así que incluso desde 2003 la provincia de Buenos Aires viene siendo gobernada por mandatarios nacidos en la ciudad de Buenos Aires: Felipe Solá, Daniel Scioli, María Eugenia Vidal (que incluso previamente fue vicejefa de Gobierno porteño) y Axel Kicillof. La ahora vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, pese a que no residía en esa provincia, se consagró en 2017 senadora nacional bonaerense. Incluso todo indica que el actual vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, se postularía como diputado nacional por la provincia de Buenos Aires en las elecciones de este año.

En Santa Fe aún no se llegó a ese extremo. Pero todo fenómeno siempre tiene un inicio. Desde hace algunos años comenzaron a aparecer partidos que postulan como legisladores a ciudadanos nacidos en la provincia, pero que hace años no residen acá, sino en Buenos Aires.

¿Es legal? En principio, sí. La Constitución nacional exige para ser diputado o senador nacional haber nacido en la provincia cuyo pueblo lo elige o tener dos años de residencia inmediata en ella. Y aquí hay que distinguir la diferencia entre “domicilio” y “residencia”. Domicilio es el lugar que se supone en que una persona vive en función de lo que se consigna en su documento de identidad. Y la “residencia” es la dirección en la que efectivamente una persona habita.

Así, los partidos le buscan la vuelta legal para que las inscripciones de estás candidaturas puedan ser autorizadas por la Justicia. Por ejemplo, los postulantes cambian el domicilio en el documento para aparecer en el padrón electoral del distrito donde se presentan.

“Yo impugno estas candidaturas desde el punto de vista político. Creo que es una estafa política, un elemento que desprestigia aún más a la política. Hay una defraudación al electorado, lo están confundiendo, porque en verdad ese candidato vive en otro lado y así no está representando los intereses del sector para el cual es elegido. Y más aún si se trata de ocupar una banca en el Senado de la Nación. Los senadores nacionales representan a sus provincias, con lo cual es ineludible que los senadores de Santa Fe tengan que vivir en la provincia. ¿No les da un poco de pudor que quieran representar a una provincia donde no residen ni viven desde hace mucho?”, plantea Oscar Blando, profesor en la UNR de Derecho Político, Constitucional y Electoral.

“Qué fracaso de la clase política que tiene que salir a buscar famosos porque no ha generado cuadros propios, ¿no?”, escribió el 20 de junio en Twitter el ex concejal Jorge Boasso (UCR-Juntos por el Cambio). Y un doble fracaso sería que a estas “celebridades” encima las tengan que traer de Buenos Aires.

A cientos de kilómetros de estos planteos, la periodista Losada anunció el 17 de junio pasado en el programa de TV porteño “Intratables” su salto a la política: “Estoy muy contenta con este nuevo desafío. Convencida de que es el momento de involucrarme para cambiar esta realidad que tanto me duele. Soy precandidata a senadora nacional santafesina por Juntos por el Cambio”.

https://twitter.com/carolinalosada/status/1405701750263275527

Y ya en su debut como precandidata Losada repitió este latiguillo: “La Argentina se está acercando a todas la dictaduras” (ver acá). Hasta ayer esta (¿ex?) periodista trabajaba de panelista en tres programas de TV porteños en los que pidió licencia (“Intratables” por América, “Basta Baby” por A 24 y “Snow Time” por ESPN) y uno en radio Rivadavia que continúa ("Hablemos ahora"). Y a las horas que anunció su salto a la política se paseó por los principales programas de actualidad de la TV porteña (ver acá y acá). Incluso, mostrando que su condición de celebridad es parte del mensaje y la propuesta política, los portales de noticias de Buenos Aires publicaron el jueves pasado notas para dar cuenta de “su tristeza por la pérdida de Almita, su caniche toy de casi 20 años” (ver acá). Curiosa y extraña “dictadura” la argentina que permite que una precandidata opositora hable casi por cadena nacional. ¿Qué político santafesino puede siquiera soñar con conseguir esa exposición pública en los medios porteños de alcance nacional para promocionarse? Napalm, marketing y todo por un voto.

Losada nació hace 48 años en Rosario, a los 20 se mudó a Mendoza y a los 31 ya se radicó en Buenos Aires (hoy vive en un barrio cerrado de Tigre). O sea, hace 28 años que no reside en la provincia de Santa Fe. Sin embargo, sectores del radicalismo la convocaron para que sea precandidata a senadora por Santa Fe. Esto se empezó a hacer público cuando se reunió con el presidente de la UCR nacional, el mendocino Alfredo Cornejo (ver acá), y días después con la concejala rosarina Ana Martínez (PRO), el ex intendente santafesino Mario Barletta (UCR) y el diputado provincial Julián Galdeano (UCR) (ver acá). “Compartimos la mirada sobre la realidad de Santa Fe”, expresó Losada en las redes sociales tras estos encuentros.

El 18 de junio, el día después de que anunció públicamente en Capital Federal su precandidatura a senadora por Santa Fe, Losada decidió viajar en plan de campaña a la ciudad de Santa Fe y se llevó de regalo a su hogar de Tigre unos alfajores santafesinos (ver acá). Y el viernes pasado visitó Rosario, donde fue recibida por el intendente Pablo Javkin (Frente Progresista) en el propio Palacio de los Leones (ver acá). ¿El intendente dará audiencias a cada uno de los precandidatos a senadores, diputados y concejales de todos los partidos que se presenten en los comicios de este año? La política santafesina a veces desconcierta.

losada-javkin.jpg

Pero, para ser rigurosos, el caso de Losada no es el único. Santa Fe tiene actualmente tres legisladores que no residen en la provincia:

  • Luciano Laspina es un economista rosarino, pero hace más de 15 años que vive en Capital Federal. Hasta julio de 2014 fue economista jefe del Banco Ciudad de Buenos Aires durante el gobierno porteño de Mauricio Macri. Durante ese mes asumió como diputado nacional por Santa Fe reemplazando a Miguel del Sel, quien renunció a la banca para ser candidato a gobernador. En 2017 Laspina volvió a postularse en la lista de diputados santafesinos de Cambiemos y fue electo por otro mandato hasta diciembre de 2021. Y ahora el propio ex presidente Macri pidió que nuevamente integre la nómina santafesina para los comicios de este año.

  • En la misma situación está Lucila Lehmann, que nació en la provincia de Santa Fe, pero que hace años vive en Buenos Aires junto a su esposo, Luciano Bugallo. Ambos son fervientes militantes del sector de Elisa Carrió y legisladores por Juntos por el Cambio. Bugallo es diputado provincial de Buenos Aires. Y Lehmann fue electa en 2017 diputada nacional por Santa Fe. ¿Dónde reside este matrimonio que individualmente representa en sus cargos legislativos a distritos diferentes? “Actualmente vivo algunos días en Capital Federal, otros en la provincia de Buenos Aires y los fines de semana que puedo los paso en Santa Fe, de donde es oriunda mi mujer, Lucila Lehmann”, lo explica el propio Bugallo en su perfil de la red social LinkedIn (ver acá).

  • La modelo y panelista de TV Amalia Granata nació en Rosario, pero desde hace años vive en Buenos Aires, ahora en un barrio cerrado de Malvinas Argentinas, en la zona norte del conurbano. Es diputada provincial desde diciembre de 2019, cuando accedió a una banca por el partido Unite por la Familia y la Vida. En 2017 ya se había presentado como candidata a diputada nacional, pero no movió el amperímetro electoral y sufrió un fracaso en las urnas. Pero dos años después todo cambió: se embanderó con el pañuelo celeste contra el aborto legal, y eso le dio los votos suficientes para consagrarse como diputada provincial (representó una clara oferta electoral que apuntaba a sectores conservadores católicos y evangelistas). Hace ya un año y medio que Granata es legisladora santafesina, pero sigue residiendo en Buenos Aires y viaja cada tanto a la capital provincial para ejercer su cargo. Incluso en Buenos Aires sigue trabajando los sábados en un programa de radio Mitre. Su lugar de residencia afuera de los límites de la provincia generó polémicas públicas: el 15 de abril pasado el secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop), Martín Lucero, salió a criticarla duramente. El gremialista la cuestionó por protestar en la puerta de la Quinta Presidencial de Olivos luego de que se suspendieran las clases presenciales en el Amba (Área Metropolitana de Buenos Aires) por la alarmante suba de casos de Covid-19. Es que esas restricciones regían en la Ciudad y provincia de Buenos Aires, pero no en Santa Fe, donde ella es diputada. “¿La diputada provincial Granata sabrá que en Santa Fe hay clases presenciales? Es una buena oportunidad para mudarse a la provincia y conocer los problemas de santafesinas y santafesinos, que son quienes le pagan la dieta. ¿Qué hacía Granata en Buenos Aires con los problemas que hay acá?”, disparó Lucero en Twitter.

https://twitter.com/tincholucero/status/1382755689441890307

Si se buscan antecedentes históricos hay que remontarse a un siglo atrás para encontrar casos de legisladores santafesinos que no hayan residido en la provincia durante sus mandatos. Según se desprende del libro “Legislatura, identidad y desarrollo”, del historiador Miguel Ángel de Marco (h), hay dos precedentes: Luciano M. Leiva (mandato 1912-1916) y Luis María Urdaniz (1918-1922), ambos con domicilio en Buenos Aires.

Nadie asegura por estas horas que en las Paso del próximo 12 de septiembre y las generales del 14 de noviembre no haya en Santa Fe incluso más candidatos provenientes del mundo mediático y/o que residan afuera de la provincia. Es que el ex canciller macrista Jorge Faurie ya admitió públicamente sus deseos de postularse como senador nacional por Santa Fe (ver acá). Faurie hizo su carrera universitaria en la ciudad de Santa Fe, pero hace muchos años que se radicó en la Capital Federal. E incluso Cora Reutemann, una de las dos hijas del senador Carlos Reutemann (Juntos por el Cambio), también estaría evaluando su postulación como diputada nacional por Santa Fe. Cora vive en Capital Federal desde hace décadas.

Hasta el 24 de julio, fecha tope para la presentación legal de las precandidaturas, pueden surgir muchas novedades. La farandulización y deslocalización de la política promete más sorpresas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario