Series

El robo perfecto

"La casa de papel" se convirtió en un éxito más allá de las fronteras de España gracias a Netflix. Un thriller atrapante con buenas actuaciones y excelente factura técnica. Los fans esperan la segunda temporada con ansiedad.

Viernes 23 de Febrero de 2018

"La casa de papel" llegó a Netflix en medio del furor que provocaron series españolas como "Las chicas del cable", "Merlí", "Vis a vis" y, sobre todo, "Velvet", un culebrón que tuvo con la nariz pegada a la pantalla a los nostálgicos de los tiempos dorados de Pol-K y antes, mucho antes, cuando la televisión era la televisión y en blanco y negro, a los amantes de "El amor tiene cara de mujer".
De qué se trata: Un hombre, el Profesor, recluta a siete delincuentes, cada uno con una habilidad distinta, para dar un gran golpe en el Museo de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de España. Lleva años trazando el plan que, aunque luce perfecto, cuando lo ponen en práctica revela sus grietas. Y no podía ser de otro modo. porque lo que quieren no es robar sino imprimir su propio dinero -2.400 millones de euros- y para hacerlo deben mantener secuestrados a 67 rehenes durante 12 días, en las narices de la policía y el mundo entero.
Porque hay que verla: Porque desde que Netflix se convirtió en una parte indivisible del entretenimiento hogareño. Aquí, allá y en todas partes se habla de fútbol, de política y ahora también de series. Así fue como desde que la plataforma de video en streaming colgó "La casa de papel" es tema de conversación obligado. Si uno no la vio no tiene de qué hablar. Pero esa no es la única razón, porque con cerrar la boca bastaría para no quedar en ridículo, claro, en realidad hay que verla porque la historia, la realización y las actuaciones son atrapantes. Mantiene la tensión desde el primer minuto hasta el último.
trailer

Lo que importa: El tema es tan viejo como el hombre, el robo perfecto, pero se anima a más, extiende el desafío a lo largo de 19 capítulos, en dos entregas. Y no es nada fácil, porque una vez que se abre la caja de Pandora el misterio desaparece, es es sabido, así que los realizadores tuvieron que apelar a creatividad e ingenio para no perder la atención del público. Por eso tiene algo de "El plan perfecto", de aquel gran contrapunto entre Clive Owen y Denzel Washington, y de las intrigas de "Los simuladores", que funcionaban como una maquinaria perfecta.
casa final.jpg
El Profesor, el entrañable personaje que encarna Alvaro Morte.
El Profesor, el entrañable personaje que encarna Alvaro Morte.

Hasta el fondo: "Solo vemos las consecuencias cuando están delante de nuestras narices", reflexiona Tokio, cuando ve que su cara en los noticieros de televisión y que su vida se va por la alcantarilla después de un asalto sangriento y frustrado. Suya es la voz en off que acompaña el relato, a veces innecesaria, siempre sensual. De eso se trata "La casa de papel", de lo que hacemos, de porque lo hacemos y de los daños colaterales que las decisiones que tomamos tienen en nuestras vidas. El asalto es una metáfora que, mientras se disfruta o se padece la trama, inevitablemente dispara la reflexión.
la casa de papel

Para que sepas: La música es un elemento vital en la historia, aunque no se trate de un melodrama y apenas se repare en que está ahí, que se escucha. Por un lado, está "Bella ciao"". la canción que cantaban los partisanos italianos durante la resistencia en la Segunda Guerra Mundial, que cantan de pie como si fuera el Himno Nacional el Profesor y Berlín, en uno de los flashbabks que explican como empezó todo. Por el otro, el tocadiscos que da vueltas y vueltas en el búnker del cerebro del ataco y que marca sus estados de ánimo. También está "My life is going on", el tema de los títulos, que canta Cecilia Krull y que, con una melodía hipnótica, le abre las puertas a la imaginación.
Alerta spoilers: Netflix todavía no informó cuando va a colgar la segunda tanda de capítulos de la serie, aunque no va a faltar mucho para que lo haga. Desde que se estrenaron en España hay pícaros que los suben a la web y, como no es difícil encontrarlos, se quedan con su negocio. Lo cierto que el final está ahí, al alcance de los dedos, y es el deseado, con una que otra sorpresita, pero en línea con la empatía que se fue dando entre los ladrones y los espectadores.
¡Chapeau!, para el creador de la serie Alex Pina, y el director, Jesús Colmenar, que hicieron bien su trabajo.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});