Tragedia de Salta 2141

Volvieron a exigir justicia por la tragedia de Salta 2141

A cinco años de la explosión que se cobró 22 vidas, hubo muestras de dolor e indignación. El juicio, en tanto, sigue sin fecha.

Martes 07 de Agosto de 2018

No terminaba de acallarse el escalofriante ulular de las sirenas de Bomberos con que ayer, a las 9.38, dio comienzo al acto por el 5º aniversario de la trágica explosión de calle Salta 2141, cuando una botella plástica llena de agua y arrojada desde un 6º piso impactó en la cabeza de un asistente a la ceremonia (ver aparte).

"No somos los culpables de la explosión, hay otros que son culpables, pero estamos acostumbrados a que nos peguen", respondió de inmediato la viuda de Hugo Montefusco, una de las 22 víctimas fatales de la tragedia, Marcela Nissoria. Tras el episodio, el acto continuó con el emotivo canto de Cecilia Petrocelli y hablaron familiares. El dolor que no cesa, la lentitud judicial, la impunidad, la promesa de no parar hasta que se haga justicia, volvieron a ser leit motiv de sus palabras. Y Litoral Gas, nuevamente, fue blanco de las mayores críticas. "Nadie se atreve a meterse" con esa empresa privada, afirmaron.

Como todos los años, ayer a la mañana Salta volvió a cortarse a la altura de Oroño, como ocurrió durante los desesperantes seis días en que se buscaron sobrevivientes tras la explosión del 6 de agosto del 2013.

Pero ahora, en el hueco que dejaron las tres torres del edificio colapsado, sólo queda en pie un paredón en el que ayer se alineaban 22 flores blancas, atrás del escenario montado para el homenaje.

"El recuerdo de ellos sigue intacto en nuestros sueños, nuestras vidas cotidianas, y por eso nos hemos convertido en sus voces", dijo Claudia Vaio, la mamá de Santiago Laguía, la última víctima en ser hallada. Por eso prometió "seguir gritando a los cuatro vientos que esta fue una tragedia evitable".

La hermana de Carlos López, Eleonora, otro de los fallecidos en la terrible explosión por un escape de gas, comenzó pidiendo que no los "dejen solos" en la lucha por condenar a los responsables no sólo de esas 22 muertes, sino también de "66 heridos, 300 hogares destruidos y una sociedad conmocionada".

Pero ni siquiera ese desastre, recordó, alcanzó "para producir los cambios necesarios para que esto no vuelva a ocurrir". Cambios que debieron haber encarado la empresa concesionaria del servicio, Litoral Gas; el ente encargado de su control, Enargás, y el Estado como garante para que esas obligaciones se cumplieran.

Por ejemplo, detalló López, la señalización de las vías de gas en las calles (como tienen países vecinos), la revisión de las instalaciones, la normalización de las llaves de corte o la atención de los reclamos en tiempo y forma.

"¿Cuántas veces vemos carteles de obras de Aguas Santafesinas o de la EPE y cuántas de Litoral Gas?", se preguntó, para afirmar que "nadie se mete" con esa compañía. Ni siquiera el Enargás, que aun cuando multa a la firma por "faltas graves", no logra que pague.

Los familiares no se conforman, y ayer lo volvieron a dejar claro, con los once procesados por la explosión: cinco empleados de Litoral Gas (de ellos, sólo una gerenta), los tres gasistas que intervinieron antes y durante la explosión, y los tres administradores del edificio colapsado.

"Para nosotros esa lista es incompleta porque falta juzgar a más gerentes", aseguró Nissoria, quien apuntó al trámite judicial por su lentitud, la incierta fecha de juicio y la falta de procesamientos a niveles de responsabilidad incluso política y económica. "La justicia lenta no es justicia", recordó.

También se habló sobre el proyecto cultural y educativo que se levantará sobre el solar donde el 6 de agosto del 2013 cayeron las torres: un espacio de música y memoria, ya que albergará el Profesorado Carlos Guastavino, un memorial y un salón de usos múltiples para la asociación de familiares.

Será, dijeron, un lugar donde "la muerte, el dolor y el espanto" se transmutarán en "vida, educación y memoria".

Pericias

La fiscal de la causa que busca determinar las responsabilidades en la explosión de Salta 2141, Graciela Argüelles, dijo ayer que resta terminar la última pericia encargada a especialistas de Córdoba y confirmó que tampoco está acordado aún cuándo se hará el juicio oral y público ni quiénes integrarán el tribunal.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario