Pandemia

Coronavirus: aumenta el porcentaje de fallecidos menores de 60 años en Santa Fe

Pacientes de mediana edad representan el 14% del total de decesos por Covid-19. "Vemos muchos pacientes graves", reconoce Jorge Kilstein, director del Eva Perón y a cargo del hospital modular

Jueves 29 de Octubre de 2020

Jorge Kilstein lleva casi 30 años ejerciendo la medicina. Es especialista en clínica médica, fue jefe de residentes y actualmente dirige el Hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria. La pandemia lo puso, además, en un puesto muy particular: está a cargo del hospital modular que se inauguró a fines de julio, para atender a personas con diagnóstico de Covid-19. En diálogo con La Capital, remarca el aumento que se viene registrando en el porcentaje de fallecidos menores de 60 a causa de coronavirus y confiesa sin vueltas: "Nunca asistimos a algo como esto". Según datos oficiales (al 27 de octubre), de los 1080 fallecidos en Santa Fe a causa del Covid-19, 155 tenían menos de 60 años, lo que representa más del 14% del total cuando hasta ahora ese porcentaje se ubicaba en menos del 10%.

"Los datos coinciden con lo que vemos todos los días en este hospital: los pacientes graves son de mediana edad, 55, 60 años. Al principio de la pandemia los internados eran más añosos, con edades más cercanas a los 70, 75 años", dice el profesional. Y si bien la muerte por coronavirus se da más en los adultos mayores -a causa de su vulnerable sistema inmunitario y sus múltiples comorbilidades- los médicos están sorprendidos por la cantidad de personas en edad productiva con cuadros severos. De los 155 fallecidos menores de 60 años en la provincia, la mayoría tenía comorbilidades. Obesidad y diabetes se anotan entre las enfermedades previas más frecuentes de quienes murieron. Y un dato curioso, que menciona Kilstein: hay pacientes a los que el Covid-19 les "dispara" la diabetes y el diagnóstico se hace cuando están internados. La hipertensión es otra de las comorbilidades frecuentes entre los enfermos que se agravan aún siendo jóvenes. "Muchos no sabían que tenían presión arterial elevada", sostiene el profesional.

El déficit de vitamina D entre los pacientes que finalmente fallecen (o están graves) es un dato que en el hospital modular están registrando. "Medimos este valor porque estamos juntando evidencia para análisis posteriores, para ver los factores predictivos", menciona el director, y agrega: "Creemos que es un factor predisponente y agravante del cuadro, pero debemos profundizar esa evaluación". Personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (Epoc) generalmente causada por el hábito de fumar, y pacientes asmáticos, también se anotan en la lista de los que la pasan peor con el Covid-19. Y algo que llama la atención, pero no tanto para los que habitan en Rosario: "Las mayores complicaciones en pacientes con Covid que tenían problemas respiratorios previos las vimos en los días en los que el humo proveniente de las islas estuvo terrible".

Jorge Kilstein.jpeg
El director del Eva Perón, también a cargo del hospital modular, Jorge Kilstein.

El director del Eva Perón, también a cargo del hospital modular, Jorge Kilstein.

Cascos para ventilación no invasiva

Desde hace un mes, en ese pabellón anexo al Hospital Eva Perón, al que todos llaman el hospital modular, los profesionales están utilizando un casco para ventilación no invasiva que permite en muchos casos no llegar a la intubación.

"Normalmente quien es internado a causa del Covid viene con problemas respiratorios de moderados a severos y con necesidad de oxígeno (en sus diversas formas de suministro). "Con esta posibilidad que incorporamos, un casco que se diseñó especialmente durante la pandemia, podemos evitarles a algunos pacientes ir al respirador", comenta Kilstein.

El casco, además, evita que se esparzan los aerosoles, minimizando el riesgo de contagio al equipo de salud.

Cambios en el perfil de pacientes

El perfil de los pacientes fue cambiando desde que se detectaron los primeros casos en la Argentina. La mayoría de los contagiados son muy jóvenes (en Santa Fe un alto porcentaje se ubica entre los 20 y 40 años, aunque no son los que hacen formas complicadas de la enfermedad) y los que deben ser internados, generalmente por complicaciones respiratorias hoy tienen un promedio de 60 años.

"Los médicos que estuvimos trabajando a full en la pandemia por influenza, en 2009, y en otras crisis sanitarias, no vivimos algo como esto. Estamos agotados, rodeados de muchos colegas que se enferman, otros que mueren. Asistimos a pacientes graves con complicaciones particulares. Es una experiencia fuerte e inédita", dice Kilstein. Y menciona que la epidemia de coronavirus "sacó lo mejor y lo peor de las personas y el ámbito de la salud no es una excepción. Están los que se ponen el hombro todo el trabajo y los que no colaboraron en nada, es triste pero es así".

casos.jpg
Los casos de coronavirus que se confirman a diario en Rosario tienen al límite al sistema sanitario.

Los casos de coronavirus que se confirman a diario en Rosario tienen al límite al sistema sanitario.

La flexibilización en las despedidas

El día a día es bravo para los trabajadores de la salud, admite el director del Eva Perón. El cansancio, la cantidad de trabajo, la complejidad de los pacientes, el tener que extremar los cuidados para no contagiarse dentro y fuera del hospital, la pandemia que parece no tener fin. Y sin dudas, el peso de lo emocional.

"Que las familias no puedan despedirse, que los pacientes tengan miedo y se sientan solos;,que muchos sean conscientes de que se agravan y quizá no vean más a los suyos es demoledor, para ellos sin dudas y para quienes acompañamos", describe el médico.

Para paliar un poco ese impacto entre quienes están internados, se maximizaron los recursos desde el área de salud mental: "Muchos pacientes tienen problemas de ansiedad, sienten angustia, entonces se hace un seguimiento por parte de los psicólogos y terapeutas, se busca que a través del celular no pierdan contacto con sus seres queridos, se les acerca material de lectura, lo que sea para que se distraigan un poco".

En los casos muy graves, dice Kilstein, cuando el equipo de salud ya evalúa que es irreversible "se permite que ingrese un familiar, menor de 60 años y sin comorbilidades, para darle el último adiós a esa persona". El médico se queda pensando, hace una larga pausa y finalmente dice: "La verdad, es durísimo".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS