Información Gral

Confirman condena de 24 años a Conzi por el crimen de Schenone

El dueño del comercio gastronómico Dallas podrá pedir salidas transitorias en 2015 cuando cumpla la mitad de la pena y obtener la libertad condicional a fin de 2019.

Sábado 22 de Diciembre de 2012

La Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires confirmó ayer la condena de 24 años y nueve meses de prisión para el empresario gastronómico Horacio Santiago Conzi por el homicidio de Marcos Schenone, cometido en enero de 2003 en la localidad bonaerense de Béccar.

A menos de un mes de cumplirse los 10 años del caso, Conzi quedó condenado por el homicidio simple de Schenone en concurso ideal con la tentativa de homicidio de otras cuatro personas y ahora sólo le queda como última instancia de apelación un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Los jueces de la Suprema Corte, además, dispusieron reenviar la causa al tribunal de casación a fin de que dicte un nuevo pronunciamiento en torno a la indemnización fijada en materia civil.

Casación había condenado a Conzi a pagar una indemnización de 580.000 pesos para cada uno de los padres de Schenone, pero ahora la familia deberá esperar un nuevo fallo al respecto.

"Tuvimos que esperar diez años pero lo más importante es que terminó un nuevo capítulo de esta película de terror para mi familia y el asesino de mi hermano seguirá en la cárcel", dijo María Eugenia Schenone al enterarse del fallo.

Con esta pena de 24 años y nueve meses de prisión confirmada, el dueño del restaurante Las Olas (ex Dallas), de Martínez, podrá comenzar a pedir sus primeras salidas transitorias a mediados de 2015 cuando se cumpla la mitad de la condena, y la condicional recién a fines de 2019.

El crimen de Marcos Schenone, de 23 años, ocurrió la madrugada del 16 de enero de 2003 cuando Conzi efectuó 14 balazos con una de sus pistolas nueve milímetros contra un remís en el que viajaban la víctima, un amigo, dos chicas y el chofer. Todos habían salido de Dallas minutos antes; Conzi los perseguía.

Schenone murió de tres balazos por la espalda mientras que las dos chicas y el remisero resultaron también heridos. El único ileso fue el amigo de la víctima.

A pocas horas del hecho, el por entonces fiscal de instrucción de San Isidro Mario Kohan (actual juez de Casación) ya tenía a Conzi como principal sospechoso, ya que los sobrevivientes lo habían visto, y al allanar su casa de Boulogne secuestró una pistola Pietro Beretta calibre nueve milímetros que las pericias luego demostraron que era el arma homicida.

La hermana de la víctima lamentó que su padre, Eugenio Schenone, quien luego del crimen de su hijo participó de las actividades de la asociación Madres del Dolor y llegó a ser concejal por el partido de San Isidro, "no esté presente en este momento".

Schenone padre murió en noviembre de 2010 y cuando estaba agonizando su familia decidió mentirle y decirle que este fallo de la Suprema Corte que confirma la condena de Conzi ya había salido y que la causa había terminado, para que pudiera morir en paz.

Conzi, actualmente de 53 años, se encuentra detenido desde 2003, alojado en la Unidad 21 del servicio penitenciario bonaerense, en Campana.

En el juicio oral realizado en 2005, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro dio por acreditado que Conzi tuvo un ataque de celos cuando dentro de su restaurante Dallas de Martínez vio a Schenone besándose con Paula Alonso (ver Ataque de celos).

Conzi estuvo prófugo 57 días hasta que el 14 de marzo de 2003 fue detenido por la Policía Federal con peluca y documento falso en la ciudad de Mar del Plata.

Los jueces Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Carlos Vales Garbo, del TOC 4 de San Isidro, condenaron a Conzi a la pena máxima del homicidio simple, 25 años de prisión.

El fallo fue apelado por la defensa y el 3 de febrero 2009, la Sala III de la Cámara de Casación bonaerense confirmó la condena pero redujo la pena para el empresario a 24 años y nueve meses de cárcel, condena ayer confirmada por la Suprema Corte.

Los hermanos. Horacio Conzi y su hermano Hugo habían acumulado una fortuna en los años 90. Juntos explotaban una estación de servicio bajo la marca de Shell. La petrolera inició acciones penales contra ellos por supuesta adulteración de naftas. Pero la Justicia los absolvió y debieron ser indemnizados por Shell. Parte de la millonaria indemnización la aplicaron a la construcción de Dallas y el complejo que, sobre Libertador, incluía una pequeña disco, guardería y gimnasio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario