El Mundo

El atacante de París era un joven nacido en Chechenia

El agresor mató a cuchillazos un peatón e hirió a otros cuatro en el barrio de la Opera antes de ser abatido. Estaba fichado por los servicios.

Lunes 14 de Mayo de 2018

El ataque con cuchillo perpetrado el sábado en París y reivindicado por el Estado Islámico (EI) fue cometido por un checheno de 20 años con nacionalidad francesa y que estaba fichado por radicalización religiosa. El terrorista mató a un peatón e hirió a cuatro más en el corazón histórico de París, causando pánico antes de ser abatido a tiros por la policía.

La agresión tuvo lugar poco antes de las 21 del sábado en el céntrico distrito segundo de la capital francesa, cerca de la Opera, un barrio turístico repleto de bares, restaurantes y teatros. El agresor nació en noviembre de 1997 en Chechenia, república musulmana de la Federación de Rusia. El joven había obtenido la nacionalidad francesa. "Su padre y su madre fueron puestos bajo arresto el domingo por la mañana", declaró una fuente judicial. Las fuerzas de seguridad no hallaron "ningún elemento incriminador" durante el registro del domicilio familiar en París, informó una fuente de la investigación.

El joven agresor, Khasan Azimov, creció en una familia de refugiados en Estrasburgo, en el barrio de Elsau, donde reside una importante comunidad chechena. La policía detuvo ayer en esa misma ciudad a un amigo de Khasan nacido también en 1997. El autor del ataque terrorista del sábado no tenía antecedentes judiciales, pero figuraba en el fichero "S" de los servicios de inteligencia franceses. Este fichero reseña a más de 10.000 personas peligrosas, la mitad de las cuales son islamistas radicales o personas con contactos con movimientos terroristas, además de fanáticos de fútbol violentos o miembros de grupos de ultraizquierda o ultraderecha.

Un peatón de 29 años murió asesinado por Azimov, mientras otras cuatro personas fueron heridas por este hombre que la emprendió a cuchilladas con los paseantes al grito de "Allahu akbar" ("Alá es grande"). Los heridos están fuera de peligro, según informó el ministro del Interior francés, Gerard Collomb.

El grupo terrorista Estado Islámico, que ha atacado numerosas veces Francia desde 2015, reivindicó rápidamente el atentado. Los terroristas islámicos han causado cientos de víctimas fatales en Francia desde una ola de ataques que lanzaron en noviembre de 2015 en París. "El autor de este ataque con cuchillo en París es un soldado del Estado Islámico y la operación se llevó a cabo en respuesta a los llamadas a tomar como objetivo a los Estados de la coalición" que combate al EI, declaró la agencia de noticias del grupo terrorista.

"Francia paga de nuevo el precio de la sangre pero no cede ni lo más mínimo ante los enemigos de la libertad", reaccionó el presidente Emmanuel Macron. El primer ministro Edouard Philippe saludó "la excepcional reacción de las fuerzas de policía", cuya intervención permitió evitar "un balance mayor" de víctimas.

Cerca del emblemático teatro de la pera, los testigos del ataque relataron escenas de pánico. "Oímos dos disparos, no sabíamos qué era, vimos a la gente que salía corriendo y salimos corriendo nosotros también", explicó Sébastien, que se encontraba con dos amigos en la terraza de un café abarrotado de público. "Nos cruzamos con alguien que salía de un edificio y que dijo haber visto como el agresor degollaba a alguien. Varias personas se refugiaron en el bar", agregó su amigo Maxime.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que se trasladó inmediatamente al lugar donde se produjo el ataque terrorista, afirmó: "Esta noche, nuestra ciudad ha sido herida". Es "un ataque cobarde y bárbaro que no puede reivindicarse por ninguna religión y que condenamos firmemente", afirmó por su parte en un comunicado la Gran Mezquita de París.

El dictador de Chechenia, Ramzan Kadírov, culpó a Francia de la radicalización de Azimov. "Sólo nació en Chechenia, pero creció y formó su personalidad, sus opiniones y sus convicciones en la sociedad francesa", dijo Kadírov. Chechenia pasó por dos rebeliones nacionalistas e islamistas, que el ejército ruso reprimió de la manera más brutal. Luego de la segunda guerra, Moscú decidió la designación de Kadírov, un obediente fiel del Kremlin del presidente Vladimir Putin.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario