Edición Impresa

Expertos crearán formas mutantes y letales de un virus de la gripe aviar

Las dos revistas científicas más importantes del mundo, Nature y Science, han anunciado ayer la intención de veintidós científicos de varios laboratorios de crear formas mutantes del peligroso...

Jueves 08 de Agosto de 2013

Las dos revistas científicas más importantes del mundo, Nature y Science, han anunciado ayer la intención de veintidós científicos de varios laboratorios de crear formas mutantes del peligroso nuevo virus de la gripe aviar. El objetivo no es otro que adelantarse a la naturaleza y reproducir de forma controlada todos los cambios genéticos que puede sufrir el patógeno para convertirse en una amenaza más peligrosa para el ser humano. Aquéllas que, por ejemplo, le permiten saltar de una especie a otra y generar resistencias para convertirse en inmunes al ataque de los tratamientos actuales.

Las modificaciones genéticas del virus se harán en laboratorios de alta seguridad, con las máximas garantías. Pero existe el riesgo de que haya una brecha en esa seguridad y se genere un arma biológica letal, perfecta para un bioterrorista. Por eso el anuncio de este grupo de investigadores no ha escapado a la polémica.

Cuando los investigadores que trabajan en gripe aviar anunciaron en 2011 que habían encontrado la fórmula para que el virus H5N1 —el primer virus aviar que generó alarma— se transmitiera entre mamíferos, Estados Unidos tomó la decisión inédita de censurar su publicación para evitar que cayera en manos "equivocadas". Un año después, con mayores controles de seguridad, se anuló la censura. Y ahora los investigadores explican a través de las dos revistas científicas de mayor impacto sus buenas intenciones, las únicas para ganarle la partida a una posible epidemia.

Los científicos Ron Fouchier y Yoshihiro Kawaoka recuerdan que el nuevo virus H7N9 que ha surgido en China ya se transmite de persona a persona y el riesgo de pandemia podría elevarse exponencialmente si adquiere la capacidad para transmitirse con facilidad. Aún no se sabe cuándo y cómo lo hará y la única fórmula de averiguarlo es reproducir en el laboratorio esas mutaciones genéticas.

"Está claro que este virus H7N9 tiene algunas características de los virus pandémicos, y también es claro que todavía le faltan una o dos de las características que hemos visto en los virus que ocasionaron las pandemias del siglo pasado», Fouchier dijo a la agencia británica Reuters en una entrevista telefónica. El investigador defiende la seguridad de los laboratorios que realizarán este trabajo, "con filtros y filtros de seguridad". El verdadero peligro, asegura es esperar a que la naturaleza siga su curso.

La prevenciones de los investigadores comienzan a tener mayor asidero luego de que se haya reportado en estos días el primer caso de transmisión de humano a humano de la nueva cepa de la gripe aviar que ha surgido en China.

El British Medical Journal dijo que una mujer de 32 años de edad resultó infectada después de cuidar a su padre, que falleció tras contraer el virus.

Antecedente. Hasta el 30 de junio último se registraron 133 casos de contagio con el virus H7N9 en el este de China, y 43 de los pacientes fallecieron. La mayoría había estado en contacto con aves de corral una o dos semanas antes de enfermarse.

Sin embargo, los investigadores encontraron que el último contagio registrado, la mujer había contraído el virus en marzo después de cuidar en un hospital a su padre de 60 años. A diferencia del hombre, que había visitado un mercado de aves de corral en una semana antes de caer enfermo, ella no había estado expuesta a aves de corral vivas, pero se enfermó seis días después de su último contacto con él. Ambos murieron en terapia intensiva por insuficiencia orgánica múltiple.

Pruebas sobre el virus tomado de los pacientes fallecidos mostraron las cepas fueron casi idénticas genéticamente, lo que apoya la teoría de que la hija había sido infectada directamente por su padre.

Los expertos dijeron que, si bien no hay pruebas para sugerir que el virus ha adquirido la capacidad de transmitirse de persona a persona de manera eficiente, este fue el primer caso de un "probable transmisión" de persona a persona.

Los virólogos están preocupados por varios hechos muy concretos. La principal proteína de la cubierta del nuevo virus —la hemaglutinina, o la H del H7N9— tiene varios tramos variables que, por lo que se sabe de otros virus, funcionan probablemente como adaptaciones a las vías respiratorias de los mamíferos. Ello incluye ciertas mutaciones que permiten al virus unirse a los receptores humanos. Muchos de estos datos cruciales se obtuvieron de la reconstrucción del virus de la gripe española que mató a 40 millones de personas en 1918, más que la Primera Guerra Mundial que terminaba justo aquel año.

Otro dato inquietante es que varios pacientes que estaban recibiendo tratamientos antivirales contra la cepa H7N9 adquirieron resistencia a los fármacos oseltamivir, peramivir y zanamivir. Estas resistencias complicarían mucho las cosas en caso de una hipotética pandemia: los fármacos antivirales son la primera línea de defensa mientras se desarrolla una vacuna, que puede tardar seis valiosos meses. "Para obtener información útil que permita iniciar las actuaciones de salud pública antes de una pandemia", aseguran Fouchier y Kawaoka, "resultan fundamentales estos experimentos".

Las investigaciones estarán supervisadas por expertos mundiales en enfermedades infecciosas, inmunología, bioterrorismo, biología molecular y salud pública. La mayor parte de estas medidas ya se utilizan para trabajar con el virus de la gripe española de 1918, pero la experiencia del año pasado ha ayudado a mejorarlas, y también a un esfuerzo de transparencia y fiscalización por la opinión pública del que no es fácil encontrar un precedente en la historia de la ciencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS