Edición Impresa

Emboscan y matan a puñaladas a un joven en presunta venganza

Tenía 19 años y padecía problemas de adicción. Además, poseía antecedentes con prontuario abierto. "Yo no voy a mandar en cana a nadie", le dijo el hermano a la policía.  

Sábado 27 de Abril de 2013

David Omar Robledo, un pibe de 19 años con prontuario abierto y severos problemas de adicción, murió apuñalado ayer a la madrugada en las inmediaciones de Ocampo y Solís, en el barrio Villa Urquiza de la zona sudoeste de la ciudad. El muchacho caminaba con su hermano de 18 años cuando fueron interceptados por un grupo de entre diez y quince jóvenes. Al verse acorralados, los Robledo corrieron en distintas direcciones y el que llevó la peor parte fue David, quien no sólo recibió una golpiza sino que fue masacrado a puñaladas. Recibió ocho puntazos, tres de ellos en la espalda y una en el tórax. "Yo no voy a mandar en cana a nadie", le dijo a la policía el hermano del muchacho asesinado.

Sobre el asesinato de David Robledo hay dos versiones con un mismo final. El hermano de la víctima indicó que caminaban por Solís hacia el norte, rumbo a su casa, cuando fueron interceptados por un grupo de muchachos que los acusaron de haber robado una mochila. La otra es que los hermanos Robledo robaron una mochila o lo intentaron, en inmediaciones de 27 de Febrero y Solís, y el grupo de muchachos que estaba en la zona los corrió, los alcanzó y mató a David a golpes y facazos.

Adicto. David Robledo era un pibe con problemas. Desde que cumplió los 18 años pasó entre seis y siete meses detenido en distintas seccionales de la zona oeste acusado de distintos delitos contra la propiedad y las personas, eufemismo utilizado por enmarcar los robos. Entre sus vecinos no era bien visto y las doñas del barrio solo resaltaban la figura de la madre: "Es una mujer que labura todo el día limpiando casas y que hizo lo imposible para internar a sus hijos para que los traten por las adicciones que tienen. Nadie le dio bola y ahí tenés las consecuencias. Es muy fácil hablar de que los pibes son un desastre, pero también hay que ponerse en los zapatos de la madre que quiso hacer pero nadie le prestó el apunte", explicó una mujer dolorida por lo ocurrido.

Rastreros. Pasada la medianoche del jueves, David Robledo y su hermano deambulaban a pocas cuadras de su casa. Según el relato del hermano de la víctima, aproximadamente a la 1 ellos se dirigían hacia su casa cuando se toparon con una patota de entre diez y quince muchachos. "El pibe contó que les dijeron rastreros (en la jerga el ladrón que no respeta códigos) y los acusaron de haberles robado. Luego dice que él corrió para un lado y su hermano para el otro. Y el que peor la sacó fue David, al que golpearon y apuñalaron. Tenía ocho puntazos, además de otros cortes. El hermano también fue golpeado, pero las lesiones fueron leves", explicó un vocero de la investigación, que lleva adelante el juez de Instrucción Juan Andrés Donnola.

"David estuvo detenido hasta hace un mes en la comisaría 14ª por robo. Era un pibe que desde que cumplió los 18 años se la pasó seis o siete meses preso por diferentes delitos. Y lo que ya traía como menor. Los vecinos dicen que ya los tenía cansado y la única que peleaba para que los pibes se encausaran era la mamá", relató el vocero. La otra versión, la de que a los hermanos Robledo los corrieron desde 27 de Febrero y Solís, no está judicializada, pero circulaba en boca de los vecinos. El crimen es investigado por efectivos de la comisaría 19ª y la sección Homicidios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS