Edición Impresa

El adiós a Juan Carlos Calabró deja un vacío en el humor blanco

El actor falleció ayer, a los 79 años. El Contra, Johnny Tolengo y Aníbal fueron sus personajes más recordados. En Pol-ka se lució en la tira "Campeones de la vida".  

Miércoles 06 de Noviembre de 2013

Hay personajes que dejan una huella. Grande, pequeña, no importa. Y Calabró, a su manera, lo hizo a través de sus criaturas. Desde El Contra y Aníbal hasta Johnny Tolengo y sus cantitos inocentes que se convirtieron en canciones de hinchadas futboleras. Se fue Calabró, y es un pelotazo en contra a la historia del humor televisivo.

El actor Juan Carlos Calabró falleció ayer a la mañana en el Hospital Británico de Buenos Aires, a los 79 años, donde estaba internado desde el 23 de octubre a causa de una enfermedad que afectaba la producción de glóbulos rojos.

El cómico nacido el 3 de febrero de 1934 en Buenos Aires, creó personajes como El Contra, Aníbal y Johnny Tolengo, tres de sus más populares creaciones televisivas.

Pero además de alcanzar masividad en la pantalla chica, el artista desplegó una larga y exitosa trayectoria en cine y teatro que fue reconocida en agosto pasado durante la entrega de los Martín Fierro, donde tuvo su última aparición pública.

Calabró hizo sus últimas actuaciones regulares con "El Contra" en 2003, en recordada dupla con Antonio Carrizo, y tuvo intervenciones como actor dramático en "Campeones de la vida" (1999), además de ser invitado en otros ciclos televisivos de Pol-ka.

El actor iba así tomándose un largo descanso de las cámaras, parecido a una jubilación. Hizo, mientras tanto, apariciones en el teatro de revistas junto a Flavio Mendoza en "El Gran Burlesque... mucho más que una revista", en Mar del Plata, y en "Carnaval de estrellas", en el Broadway.

Casado con Aída Elena Picardi, a la que hizo conocida por su apodo de "Coca" con quien tuvo a las mediáticas Iliana, de 47 años, y Marina, de 39, en 2009 se le animó al "stand up" con "Vení a reírte con Cala", en el Multiteatro, también sobre la avenida Corrientes.

Coetáneo del boxeador Horacio Accavallo y el periodista Enrique Macaya Márquez, a principios de 1960 apareció en el programa radial "Farandulandia" -suerte de edición oral de la revista "Radiolandia"- y dos años después pasó a la TV.

En la pantalla chica se destacó entre los humoristas de "Telecómicos" por su presencia y su excelente dicción, entre un elenco en el que figuraban Nelly Beltrán, Jorge Porcel y y una jovencísima Luisina Brando.

El ciclo se extendió algunos años, Calabró participó de "Circus Show" (1972), junto a Carlos Balá, Mario Sánchez y otros, y en 1978 comenzó a jugar en primera línea con "Calabromas", un programa a su medida donde aparecieron sus personajes más emblemáticos.

A través de las temporadas "Calabromas" incluyó a "Gran Valor", a "Johnny Tolengo, el Majestuoso", y al ingenuo "Aníbal" (ver aparte).

"El Contra" fue otro de los personajes que le agregaron popularidad, capaz de liquidar la paciencia de sus invitados, que constantemente se veían confundidos con otros -a veces ni siquiera parecidos- y cuestionados a cada paso.

La Asociación de Periodistas de la Televisión y Radio Argentinas (APTRA) lo consagró como actor cómico en 1975, lo incluyó en esa terna en 1990 y en 1999 lo nominaron al Martín Fierro como protagonista de comedia por "Campeones de la vida", en su rol de Ciro D'Alessandro.

Como si viera cercano su fin, no hace mucho declaró en un reportaje: "A la edad que tengo, uno piensa en la muerte", tras dar detalles sobre la anemia que lo acompañaba en sus últimos años y los inquietantes resultados que surgían de sus exámenes médicos.

Hizo comedias familiares y pícaras en cine

La pantalla grande también lo tuvo de protagonista a Juan Carlos Calabró. Principalmente en producciones cómicas explotadas al máximo a partir de sus personajes televisivos, pero también en otro tipo de comedias familiares e incluso hasta incursionó en el cine de culto.

“Mingo y Aníbal, dos pelotazos en contra” (1984) y su secuela “Mingo y Aníbal en la mansión embrujada” (1986), en compañía del recordado Juan Carlos Altavista, le dieron repercusión popular, así como también “Johnny Tolengo, el Majestuoso” (1987).

Al tiempo que también fue uno de los protagonistas de la primera versión argentina de “Extraña pareja” en escenarios porteños, el cine le daba un envión en sus comienzos con “Las pirañas” (1967), dirigida por el español Juan Antonio Bardem.

Su cartel creció con “Villa Cariño está que arde” (1968), “La guerra de los sostenes” (1976), dirigida por Gerardo Sofovich, “Yo también tengo fiaca” y “Abierto día y noche” (1981). También se lo vio en “¿Los piolas no se casan...?” (1981), “Diablito de barrio” (1983, junto a Lorena Paola), “Me sobra un marido” y en 2003 actuó en “Sangre”, a las órdenes de Pablo César, un director de culto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS